Una estudiante alemana investiga en los laboratorios de Ingeniería

Daniela Winkler tiene 22 años y estuvo en nuestra ciudad durante dos meses en una investigación y quedó encantada con la cultura argentina.

---------------------------------
Fuente: Prensa FIO

El turismo internacional sitúa a la ciudad de Freiburg como una de las más lindas de Alemania, pero a pesar de haber estudiado durante tres años ahí, Daniela Winkler piensa volver a Olavarría en un futuro. La estudiante alemana de 22 años estuvo en nuestra ciudad durante dos meses para trabajar en los laboratorios de la Facultad de Ingeniería, en una investigación del campo de la nanotecnología, y quedó encantada con la cultura argentina.

Con un manejo del castellano fluido, Daniela contó que estudió Química de la Universidad de Universidad Albert-Ludwigs en Freiburg, ciudad que limita con Francia y Suiza, a 500 kilómetros de la casa de sus padres. Allí estudió Química. “La Ingeniería en Química no existe como acá, sino que es un sistema de licenciatura”, explicó Winkler, que cuando regrese se especializará en un máster.

A Olavarría llegó en agosto para estudiar la descomposición de los peróxidos bajo la tutoría del docente Gastón Barreto. Lo hizo en el marco de un programa de movilidad internacional que la FIO mantiene con universidades internacionales y a través del cual este cuatrimestre llegaron estudiantes de Francia, Brasil, Colombia y México.

“Me gustó mucho la ciudad, conocí a gente muy buena”, expresó la alemana. Detalló que la invitaron a recorrer en bicicleta, la llevaron a diferentes espectáculos locales y que si bien no llegó a conocer las colonias alemanas asentadas en las localidades, le hablaron un poco de la historia de las comunidades.

Costumbres argentinas

Obviamente durante su estadía en la Residencia Universitaria de la FIO, Daniela no pudo escapar a la prueba de fuego que deben atravesar los extranjeros en Argentina: el mate. Y la superó con creces. “Siempre tomamos mate en la Facultad. Cuando llego al laboratorio saludo a todos y a medida que paso por las oficinas me dan un mate”, relató. Es por eso que se llevará a su patria un equipo para disfrutar la infusión nacional.

En relación a la comida confesó que sus amigos “me decían que no iba a sobrevivir en Argentina porque era vegetariana”, reveló la investigadora, que probó la carne y le gustó. “Hacía un año y medio que no comía carne, allá es mucho más cara y acá más rica”, dijo.

Decidió este destino para reforzar su experiencia profesional, conocer y ejercitar el idioma, ya que en el colegio cursó cinco años de español. Su llegada encontró a los argentinos en un momento sensible luego de perder el Mundial de Fútbol 1-0 precisamente con Alemania. “Con mi tutor acordamos no hablar de fútbol aunque luego se jugó un amistoso y perdimos. Cada vez que voy al comedor universitario me cargan con el 4-2”, contó divertida.

Daniela tiene una hermana de 21 años que estudia Comunicación, y no tiene novio, aunque admitió que los argentinos son lindos. “En Alemania y en Francia se dice que los argentinos y las argentinas son las más lindas del mundo”, dijo Winkler, y aseguró que en el futuro volverá a nuestra ciudad.

La ciudad donde estudia, Freiburg o Friburgo de Brisgovia, tiene alrededor de 220 mil habitantes, de los cuales el 10 por ciento son estudiantes. Además de integrar el ranking de las ciudades más lindas de Alemania, es considerada la más soleada del país europeo y se caracteriza por tener un clima cálido.

Culturas cruzadas

La localidad es denominada “capital alemana de la ecología”, está al sur de la región y queda a una distancia de 500 kilómetros (cinco horas de viaje) de la casa de sus padres, en el centro de Alemania. “Para nosotros es atravesar la mitad del país”, dijo.

Entre las principales diferencias con Olavarría, la extranjera destacó que allá los autos son mucho más modernos, “incluso en algunas ciudades no puedes entrar con autos viejos porque contaminan. Sólo puedes ingresar con autos nuevos, con catalizadores que limpian el aire”, señaló. También remarcó que la mayoría de los estudiantes se trasladan en bicicleta, principal medio de transporte de la ciudad.

Alemania es líder mundial indiscutible en el uso de energía fotovoltaica. Particularmente, “en Freiburg es muy importante el medio ambiente y hay una parte de la ciudad donde todas las casas tienen paneles solares. También algunas calles están restringidas a los vehículos y se usan solamente para bicicletas y para caminar”, señaló la joven.

En unos días se despedirá de Olavarría pero no de la Argentina. Junto con una amiga que viajará a nuestro país conocerá Buenos Aires, el norte del territorio nacional, y hasta febrero continuará su travesía por América Latina hasta llegar a Colombia. Finalmente regresará a su tierra natal con nuevas experiencias dignas de una trotamundos, y los colores celeste y blanco pintados un poco en su corazón.





Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario