Un perito realizó una detallada descripción de la muerte de Mairel Mora

Se trata del Licenciado en criminología, Federico Ariel Villanueva, quien recreó de manera pormenorizada el brutal asesinato de la trabajadora sexual. Aseguró que por las manchas hemáticas y salpicaduras halladas en la vivienda en construcción la mujer intentó salir pero fue retenida abruptamente. Otra trabajadora sexual contó como fue agredida por el imputado. El martes serán los alegatos.


Cobertura Jorge Scotton/ Daiana Coppero

Este jueves se llevó a cabo en el Tribunal Criminal Oral Nº 1 de Azul la segunda audiencia del juicio que se le sigue a Martín Gabriel Vivas (44) por el femicidio de la trabajadora sexual dominicana Mairel Mora (30), quien fue salvajemente asesinada el 24 de octubre de 2010 en una vivienda en construcción de calle España y Juan XXIII, en el barrio Norte de la Ciudad.

Durante la audiencia declararon cinco testigos, entre ellos se escuchó el testimonio del Licenciado en criminología, Federico Ariel Villanueva, quien recreó de manera pormenorizada la escena del brutal asesinato de la trabajadora sexual. Fue tan contundente y precisa la reconstrucción que realizó de la escena del crimen de Mairel Mora, que derivó en una inusual felicitación de los jueces del Tribunal.

Expresó que concurrió a la escena un día y medio después del episodio para efectuar "un análisis de patrón hemático" y efectuar la reconstrucción del hecho.

Indicó que halló en diferentes sectores "gotas , manchas y salpicaduras" en la pared y en el piso y sostuvo que a partir de ellas y del estudio de los ángulos y las alturas de la vivienda en construcción pudo conocer que la víctima "quiso salir del lugar" pero "fue retenida bruscamente".

Puntualizó que en un sector de la casa había mayor cantidad "de muestras de agresiones" y precisó que la mujer fue trasladada hacia otro lugar de la vivienda a partir de los rastros de una "impresión de una mano ensangrentada apoyada en la pared" y la gran cantidad de sangre que había en el suelo.

Además detalló que hubo "agresiones múltiples en el suelo" con diferentes elementos y dedujo que Mairel Mora alcanzó a levantarse.

Indicó que "no hay restos de arrastre" y que Mairel fue llevada "hacia otro sector cerca de la ventana". Estimó que el agresor le "dio el último golpe" porque queda "semisentada" y "colocada como fue puesta al final" advirtió.

Detalló que el femicida utilizó para el ataque "bloques y la tapa de una cámara aséptica" además de "madera de mampostería" y un "hormigón de peso importante con punta".

mairel




La primera testigo de la jornada fue la trabajadora sexual María Alejandra Aguado, quien concurrió a la sala de audiencias acompañada de la fuerza pública.


Señaló que habitualmente trabajaba en la obra en construcción donde se sucedieron los hechos porque sus clientes no tenían para pagar un hotel y recordó que el día del crimen, el 24 de octubre de 2010, estuvo en el lugar hasta pasadas las 22:00 (el asesinato se produjo cerca de la medianoche).

Manifestó que aquel día estuvo unos quince minutos en el lugar y no vio nada raro. Describió la zona y sostuvo que sólo alumbraba la luz de la calle. Expresó que las trabajadoras sexuales se turnaban en el lugar y dijo no conocer al acusado Martín Vivas.

Contó que a Mairel Mora la había visto trabajando en cercanías del lugar y que siempre estaba con otra mujer de su misma nacionalidad pero que ellas concurrían a un hotel y que si hubiera utilizado ese lugar – la obra en construcción - rompía los códigos por no avisar a sus colegas.

Al igual que las testigos que declararon en la primera audiencia afirmó que en las relaciones sexuales siempre utilizaba preservativos.

La insistencia del Tribunal y de la fiscalía se debe a una serie de pericias incorporadas por lectura en donde fue hallado ADN de la víctima y del acusado en un en profiláctico recolectado en el lugar.

mairel1



Luego declaró la psicóloga María Eugenia Navarro, quien efectuó los estudios psicológicos y psiquiatricos al acusado, Martín Gabriel Vivas.


Reveló que los estudios arrojaron aspectos agresivos que forman parte de la personalidad del acusado y puntualizó en la fecha del crimen, el 24 de octubre (día en el que también fue asesinada la remisera Olga Serantes, delito por el cual el imputado cumple una pena de prisión perpetua) una fecha que el acusado asocia con el Día de la Madre.

Dijo que existe un conflicto evidente con una cuestión materna ya que Vivas es el único de los hijos que fue producto de una infidelidad y expresó que si bien "no lo reconoce concientemente" es detectable mediante la indagación. Sostuvo que ese síntoma "lo traspasa a sus vinculaciones de pareja" y que se relaciona "de manera superficial" con las mujeres.

Argumentó que si bien comenta y reconoce situaciones de violencia con sus parejas las "minimiza y pide perdón".

Manifestó que hay "indicadores recurrentes de agresividad con las mujeres" que son "aptas para la proyección materna" y reveló que el acusado presenta una "capacidad de ocultamiento" de sus rasgos agresivos.

mairel4



Luego prestó declaración Andrea Vázquez, otra trabajadora sexual que reveló haber sido víctima de una agresión por parte del acusado.

Contó que conocía a Vivas y que salió con él en una oportunidad donde mantuvo relaciones sexuales en la casa de la madre del imputado.

Relató que se encontró por segunda vez con él y que la llevó a una casilla ubicada en Colón al fondo (cerca del basural) donde se registró la violenta escena.

"Me agarró del cogote y empezó a agredirme" aseguró y explicó que el episodio ocurrió durante alrededor de una hora.

Detalló que alcanzó a defenderse con rasguños y que el acusado "me agarraba para matarme" y dijo que alcanzó a salir de la casilla aunque la persiguió y "me agarró de los pelos" pero señaló que tuvo "fuerza para defenderme y logré escapar y dar aviso a la policía".

Ubicó temporalmente al hecho una semana más tarde al asesinato de Mairel Mora y expresó que aquel día Vivas no "quería mantener relaciones" sino simplemente agredirla.

mairel6




También ofreció su testimonio Luis Rodríguez, un policía que fue el primero en arribar a la escena del crimen en la vivienda en construcción de de calle España y Juan XXIII

Dijo que mientras recorría el lugar observó fuego y se bajó del patrullero. Que entró al lugar y observó "a una persona prendida fuego".

Relató que pidió ayuda a sus superiores y que intentó apagar el fuego pero no pudo y que se encontró con "un cuerpo tirado boca abajo" con "una madera arriba" que había sido "prendido fuego".

Estaban previstas tres declaraciones más, pero los testigos no arribaron al Tribunal, por lo que se dieron por finalizadas las audiencias de testigos. Adriana Hernandez, la defensora de Vivas, le recomendó a su defendido que no declarara y finalmente el imputado no prestó declaración testimonial.

El próximo martes desde las 9.30 se dará lugar a los alegatos.










Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario