Un homenaje a los héroes de la Patria, a orillas del Tapalqué

A horas de conmemorarse un nuevo “Día del veterano y de los caídos en la guerra de Malvinas”, el historiador Claudio Filardo nos acerca la historia del monumento “Gesta de Malvinas”, uno de los primeros del país. El emblema está emplazado en el parque del Bicentenario en homenaje a los soldados que defendieron la patria con cuerpo y alma.

------------------

Por Claudio Filardo /clafi64@hotmail.com
monumentosdeolavarria.blogspot.com.ar

La guerra de Malvinas representó para la Argentina volver a la democracia y dejar atrás ese afán de los militares por quedarse en el poder injustificadamente. Mucho se ha escrito y hablado de este tema en todos estos años, pero al día de hoy, seguimos sin disculpar a aquellos hombres que ordenaron recuperar algo por intermedio de la fuerza.
Esas personas quisieron hacer una obra de arte con armas y gano la muerte, a los soldados el pueblo los va a recordar siempre con homenajes, porque fueron, son y serán, verdaderos héroes.

Uno de los primeros monumentos en levantarse en el país, fue en la capital de Córdoba, el 5 de Octubre de 1983. En la localidad de Luján, provincia de Buenos Aires, el 2 de abril de 1984. Olavarría, fue sin dudas unas de las primeras ciudades que construyó uno en ofrenda, a todos aquellos que pelearon en las islas. Luego vinieron muchos más a lo largo y ancho del país.

Olavarría no quedo ajena a esa guerra y realizó una movida muy importante, tanto como de parte del Regimiento de Caballería de Tanques 2 “Lanceros General Paz”, del Escuadrón de Ingenieros Blindado 1 y de la población en general, cuando se hicieron las jornadas “Todos juntos por Malvinas”. O del multitudinario acto en la plaza central, del 3 de mayo de 1982, donde se reafirmaba la Soberanía Nacional.


Estación de trenes, vagones cargados con tanques hacia el sur. Foto: diario Tribuna. Archivo Histórico Municipal.


Historia del monumento

Muchos adolescentes olavarrienses, fueron a la guerra de Malvinas en abril de 1982. Al terminar la misma, los primeros tres que llegaron a nuestra ciudad fueron Marcelo Macchiaroli, Oscar de Olaso y Oscar Moreno, que fueron recibidos como unos verdaderos héroes.


Macchiaroli, de Olaso y Moreno en una entrevista de junio de 1982. Foto: diario Tribuna. Archivo Histórico Municipal.


El papá de uno de ellos, Orlando Macchiaroli tenía una imprenta en calle Belgrano, e iba muy seguido a Capital Federal por razones comerciales y comenzó a tener contacto con el Comando Central del Ejército. La idea era empezar a conseguir reconocimientos a los ex-combatientes.

Un día en el fondo de su casa, donde tenía una gran parrilla y organizaba algunas comidas, los empezó a reunir antes que terminara el año 1982,cuando las heridas todavía estaban frescas. Eran 15 o 16 muchachos y la idea era que se mantengan juntos y unidos y le comentaba de sus viajes a Capital y de los derechos que deberían tener.
Antes de que Olavarría contara con un monumento,los actos en recuerdo por el 2 de abril, se realizaron en la plaza central Cnel. Olavarría y lo organizaban ellos mismos con aportes del municipio, donde solamente un clarín, cuyas sonoridades se adaptan paradójicamente con el timbre funeral del toque de silencio.


2 de abril de 1985. Acto en la plaza central. Revista Pulso.


En octubre de 1983 volvió la democracia y en la intendencia había asumido Helios Eseverri. Según cuenta Orlando, un día se lo cruza en la calle y le comenta lo que venía haciendo, de reunir a los chicos de las Malvinas en su casa y que sería bueno hacer un reconocimiento, emplazando un monumento en lugar a designar.

Desde ese día no pararon hasta ver realizado su sueño y el 5 de abril de 1986 se inauguraba el monumento “Gesta de Malvinas”. En él trabajaron todos ad-honorem:el arquitecto Julio César Bidé, que realizo el proyecto; el lugar y los materiales fueron donados por la Municipalidad y algunas empresas y la mano de obra a cargo de Natalio Teixeira, que se pudo abonar, con la realización de un bono contribución, con aportes que hizo la comunidad entera.


Construcción del monumento, recorte periodístico de Orlando Macchiaroli.


En la charla realizada con Orlando en su casa, donde tiene guardado muy prolijamente todos los recuerdos con testimonios, fotos y recortes periodísticos, comentó que fue elegido ese lugar, teniendo en cuenta que era y es un camino obligado para ir al cementerio. De esta manera cuando se transita con un ramo de flores para visitar a un ser querido en la necrópolis, la intención era que con una sola mirada al monumento, recordemos a todos aquellos que dejaron la vida en la guerra.


5 de abril de 1986. Día de su inauguración. Recorte periodístico de Orlando Macchiaroli.


El arquitecto Julio C. Bidé, autor intelectual, representólas seis columnas blancas, que con el tiempo fueron pintadas con los colores argentinos:al hombre y la vida, con sus cinco elementos: agua, aire, fuego, cielo y tierra, sobre un espejo de agua que estaba proyectado y que nunca se realizó.

Ese 5 de abril de 1986, se colocaron ofrendas florales por parte de las instituciones de las fuerzas Armadas, la Policía y del Servicio Penitenciario. Estuvieron presentes los más altos jefes de las guarniciones del Ejército de Olavarría y Azul, Autoridades Municipales, Eclesiásticas y los llamados veteranos de la guerra, que le dieron un marco brillante, a una jornada que por siempre estará en su memoria.

En esa época la plaza Aguado lucia mástiles, donde en los actos se adornaban con banderas de las Naciones de América. El balneario municipal y el monumento al Gral. San Martín, eran el complemento donde el monumento a Malvinas, representaban un lugar donde tener memoria.

Como toda ciudad que progresa, lo mismo pasó con los parques en Olavarría y en el año 2009 se comenzó con la proyección para posterior modificación de la plaza Aguado. Denominado Proyecto Parque del Bicentenario, con distintas etapas que abarcarían desde el puente de la Avda. del Valle hasta la calle Hornos, realizando la construcción de un sendero peatonal, plazoleta para el monumento del Gral. San Martín y la construcción de una fuente, además de arbolar la zona y poner más iluminación.

Nada hacía suponer en el proyecto, que el monumento a Malvinas sería lisa y llanamente demolido y reemplazado por una fuente. Olavarría ya había sufrido en el año 1964, cuando el denominado progreso de esa época, hacer desaparecer el “Monumento al Trabajo” de Leopoldo Boccazzi de la Avda. Pringles y Republica del Líbano.

Luego de un par de notas y reuniones, entre los históricos que realizaron el monumento y las autoridades del nuevo proyecto, llegaron a un acuerdo, dejar en el mismo lugar al de Malvinas y emplazar la fuente más cerca del arroyo. Orlando en su charla, comenta que nunca más iba a ser lo mismo, sacarlo y volverlo a armar en otro lugar, que ya no iba a tener sentido los homenajes y que todos estamos acostumbrados a verlo, como al pasar, y que sus seis torres sigan representando el significado que le dio su creador.


Durante un acto, años posteriores a su inauguración . Foto Orlando Macchiaroli.


Agradezco a Orlando Macchiaroli, por dejarme recordar este hermoso monumento y revivir un poco la historia del mismo. Esta vez el progreso triunfo, pero sin destruir el pasado, que hace a una ciudad tener recuerdos y al arquitecto Julio C. Bidé, que muy gentilmente me ofreció toda la información que tiene, agregando que la idea del proyecto ahora busca acompañar la emoción y que propuso su puesta en valor, al enterarse de la intención de sacarlo. Fue escuchado, respetado y apoyado por las autoridades municipales.

Bidé me agrega que, es el respeto que se le debe al tema, necesario para su comprensión, esencial para preservar la memoria. El monumento no constituye en sí mismo un homenaje a la guerra, sino todo lo contrario. Nuestros muertos son un vacío, un hueco brutal. El operativo de masacre que nos socavo sistemáticamente, es un círculo de horror pero necesariamente culmina en un nuevo apoyo para que la naturaleza genere vida. Esta ha sido la pretensión de traducir a un objeto, sin aspirar a la representación simbólica tradicional figurativa, sino la de elevación contemplativa, sin pedestales, un lugar contra el olvido. Los monumentos no transmiten explicaciones, personifican un “lugar”.

Una representación a través del arte es difícil, probablemente imposible, pero para el acto que busca en este caso su expresión simbólica, no existe un medio mejor que lo visual como forma abstracta del arte moderno. La no representación es un mandato presente desde el comienzo, sobre lo que puede hacer el arte con una guerra. He buscado la desnudez y el vacío simbólico, aunque las columnas de concepción ancestral, recrean el sostén y el apoyo de la vida del ser, en clara ascensión al cielo, de base circular, ya que el círculo nos significa el infinito.
Su base es cuadrada y rotada a 45 grados, ya que el cuadrado es orden y robustez, escalonada para graduar su sentido, donde la variación de altura responde a una combinatoria planificada, pero imperceptible. Una rampa de suave declive provee la accesibilidad para todos. La línea de la base es el horizonte, el futuro.
Una pequeña pirámide nos retrotrae a las primeras manifestaciones en arquitectura del hombre: Machu Pichu, Gizeh en Egipto, y más. Se dice que las pirámides, las torres,los obeliscos, coligan tierra y cielo.

Se utilizaron materiales simples, austeros y locales, la piedra natural, el hormigón, lejos de toda posible ostentación, una contracara de piedras de granito local, se apilan al azar. El árbol existente, acompaña.

Cada ciudad tiene geográficamente casi siempre algún sello distintivo de la naturaleza. Aquí, tenemos nuestro arroyo que la surca, entonces elegir el sitio para su emplazamiento no ha sido casual sino…causal. Su expresión formal trata de evitar la dispersión, preservando cierta autonomía que asegure su cabal identificación.


Acto del año 2010, antes de su remodelación.


Desde aquel lejano 5 de abril de 1986, los homenajes se vinieron haciendo en este lugar, aunque a veces se trasladaron a la plazoleta del barrio de Veteranos de Guerra "2 de Abril". Las condiciones del tiempo nunca fueron impedimento para recordar cada aniversario y un puñado de ex-combatientes se reúnen al pie del mismo.
En el año 2005, al conmemorarse un nuevo aniversario, se inauguró la plazoleta “Veterano de Guerra Javier Osvaldo Ponce”, en el barrio Independencia, ubicada en la calle San Lorenzo entre Buchardo y Azopardo.

En Olavarría, tenemos un barrio, una biblioteca, y se corre la “Maratón Malvinas” organizada en forma conjunta por el Círculo de Atletas Veteranos de Olavarría y la Agrupación Veteranos de Guerra "2 de Abril", fiscalizada por el CAVO y auspiciada por la Municipalidad de Olavarría, a través de la Dirección de Deportes, Recreación y Tiempo Libre, como para que nunca nos olvidemos de ellos.

Hoy a 32 años de haberse declarado una guerra sin sentido, debemos seguir demostrándoles a todos los ex-combatientes, con palabras y actos, sentimientos que le lleguen al alma, más si tenemos un “lugar”, como -permítanme decirlo- la querida plaza Aguado, aquella que llevo el nombre por ser el amigo personal del Gral. San Martín yla misma que soñaron nuestros antepasados y nosotros supimos conservar, aunque ahora con otro nombre.

Las pirámides, los obeliscos, las estatuas y cuanta obra pueda hacerse en honor de tan noble recuerdo, no nos hablan al corazón como lo hace la historia, que nos enseña lo que aquellos hombres hicieron, pensaron y sufrieron.

También quiero agradecer a Monica Poggi del Archivo Histórico Municipal, que siempre tiene las puertas abiertas a nosotros -quienes traemos el pasado al presente- con historias olavarrienses que no se deben olvidar.


Acto del año 2011, con el monumento recién restaurado.




Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario