Tolosa rompió el silencio: "fueron los peores 50 días de mi vida"

El penitenciario olavarriense César Tolosa habló por primera vez sobre la fuga de los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci en el penal de General Alvear. Junto al sindicalista Juan Montenegro brindó una entrevista al programa El Expediente que se emite por C5N. "Vivo con $3500" explicó y pidió por su reincorporación al SPB.

Rompió el silencio. El penitenciario olavarriense César Tolosa, quien se desempeñaba como jefe de turno en el penal de General Alvear al momento de la fuga de los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci, dio por primera vez su versión de los hechos públicamente.


Embed

Junto al sindicalista Juan Montenegro brindó su versión de los hechos en el Programa "El Expediente" que conducen los periodistas Mauro Szeta y Paulo Kablan en la pantalla de C5N.

Negó las acusaciones de algunos testigos que afirmaron que Lanatta y Schillaci se retiraron del recinto al grito de "Tolosa nos cagó".

"La ropa del servicio la llevo en la sangre. Si hay algo que me mantiene tranquilo y puedo dormir por las noches que al Servicio Penitenciario nunca le fallé. No le fallé a mi gente" dijo.

Contó que la imputación y los 50 días en los que estuvo detenido "me trajo muchas consecuencias. Estoy cobrando el 50% del sueldo" manifestó.


Incluso contó que debió retomar su antiguo oficio de pintor: "Gracias a Dios tengo el oficio de la pintura de autos y me estoy defendiendo con eso. Vivo con $3500" expresó.

Consideró que los días en los que estuvo preso "fueron los peores que pasé en mi vida"

De estar del otro lado me pasaron a custodiar a mí como a un delincuente.

Tolosa explicó que el día de la fuga de los autores del Triple Crimen estaba a cargo indirectamente ya que había sido relevado: "Reglamentariamente me tenía que ir a dormir. A las 03:00 recibo un llamado telefónico por parte del Director y me dice Cesár me están llamando porque se están fugando unos presos. Bajo las escalares y me encuentro con un Subdirector y nos encontramos con el oficial de servicio atado. Todos querían ingresar (la guardia está fuera del contexto de encierro). El médico que había quedado dentro me dice se fueron los Lanatta" recordó.

Describió las falencias estructurales del sistema de seguridad carcelaria: "Que haya poca gente lo tomamos como algo normal. Uno hace lo que puede. Tengo cinco personas levantadas con 560 presos por sector. Un penitenciario cada cien presos" contó

Expresó que la decisión de alojar a los Lanatta y a Schillaci en enfermería fueron de sus superiores: "yo no lo manejo".


Embed

Afirmó "puedo dormir tranquilo" pero se mostró preocupado por su futuro laboral: "Quiero volver a vestir el uniforme. 16 años en el Servicio no fueron en vano. Tengo que salir a vender lo poco que tengo para poder pagar un abogado Que me reintegren. No tengo absolutamente nada que ver en esto".

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario