Sobrevivió a un transplante y murió en un accidente

Una nena oriunda de Azul de 9 años que había sido transplantada en el 2011, y que desde entonces mantenía controles regulares en la ciudad de Buenos Aires, este lunes falleció tras protagonizar un accidente automovilístico en uno de esos viajes hacia Capital Federal.

La vecina ciudad de Azul no puede creer tremenda desgracia. Varios vecinos conocían a Felicitas Lazarte, una nena que nació con problemas del corazón y debió ser trasplantada en 2011.

Desde aquel momento, cuando su vida corrió peligro, la niña tenía una vida normal, sólo interrumpida por los chequeos a los que debía someterse habitualmente en el Hospital Garrahan.

Este lunes en medio de uno de los viajes que realizaba la familia a Capital Federal para los controles de Felicitas, el auto que los transportaba chocó contra un caballo y volcó.

El padre (52 años) y la niña murieron en el acto. La mamá (43) fue la única sobreviviente.

El desafortunado hecho entristece a cualquiera, tanto a los vecinos y amigos de la familia, como también a los médicos que atendían a Felicitas en el Garrahan. El esfuerzo por preservar la vida de la niña había sido inmenso: la mamá llegó a vivir en la cochera del hospital para ahorrar y poder mudarse a Capital. Se vinieron todos. La hermana de Feli tuvo que dejar el colegio para instalarse en la Ciudad de Buenos Aires con su familia.

FELICITAS

Feli era una nena alegre, se reía todo el tiempo a pesar de lo que estaba viviendo. Y sus padres corrían los límites de las máquinas para que ella estuviera contenta. "Recuerdo que mientras estaba conectada al corazón artificial, la llevaban al patio del hospital y la ayudaban a tirarse del tobogán", recordó Carolina Cordero, una productora de televisión que grabó la evolución de la niña para una serie llamada Con una mano en el corazón.

Desde los 9 meses y hasta la aparición del órgano, cinco años después, Felicitas recibió medicación. "Está cansada y, como es chiquita, a veces no se le pueden explicar algunas cosas. Un día me dijo ¿por qué no me compraste el corazón?", relató en 2011 la mamá.

No hay palabras para explicar situaciones que superan cualquier orden lógico. Una ciudad conmovida y atravesada por el dolor.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Las más Leídas en Infoeme