Sergio Massa: "No somos veletas que nos movemos por un cheque o por una encuesta"

El precandidato a presidente volvió a Olavarría por primera vez desde el alejamiento de José Eseverri del Frente Renovador. Sin mencionar a quien fuera uno de sus socios políticos más cercanos, Massa dijo: "Yo no cambie, yo sigo pensando lo mismo que pensaba hace dos meses".

Era, tal vez, la visita política más esperada de los últimos tiempos. Es que Sergio Massa es un asiduo visitante de nuestra ciudad, pero esta era la primera tras el alejamiento de José Eseverri del Frente Renovador para volver al Frente para la Victoria.

Para sorpresa de muchos, lo que no cambió fue el cálido recibimiento de muchos olavarrienses para con el tigrense. Acompañado por la precandidata a Intendente, la diputada Liliana Schwindt, recorrió calles céntricas, ingresó a comercios y dialogó con vecinos haciendo gala, una vez más, del carisma que lo caracteriza.

Un importante número de gente lo esperaba en un hotel céntrico, donde participó de un acto. También lo esperaban medios locales y de la región, con quienes dialogó antes de su encuentro con los cientos de olavarrienses que aguardaban escucharlo.

Sergio Massa llegó a Olavarría acompañado por la diputada nacional Graciela Camaño, el economista Aldo Pignareli y referentes del Frente Renovador de la sección.

"Vivimos en un país donde se le viene faltando el respeto al votante. Tenemos candidatos que no dicen qué es lo que van a hacer, tenemos candidatos del silencio y nosotros hemos elegido el camino de la propuesta", comenzó el ex intendente de Tigre su charla con la prensa.

Al ser consultado sobre sus sentimientos al visitar una vez más Olavarría, tierra de Eseverri, dijo sentir "la alegría de hablar con los comerciantes, los vecinos nos recibieron con mucho afecto. La alegría de compartir con Liliana (Schwindt), con Mario (Cura), y sobre todas las cosas la alegría de saber que mis convicciones tienen que ser más fuertes que el dolor de algún comportamiento personal inesperado. Uno puede sentir dolor por algún comportamiento de alguien que no esperaba, pero más allá de eso uno tiene que tener la seguridad de qué piensa y de qué quiere para la Argentina".

Fue muy crítico con las políticas en territorio bonaerense y dijo: "Hoy tenemos dos proyectos de Provincia. El que plantea la legalización de la droga, que encabeza Aníbal Fernández, que dice que hay que despenalizar la venta y que cada uno decida si compra o no compra droga. Y el que encabezamos nosotros que planteamos con Felipe Solá, perpetua al narcotraficante, pena de 8 a 25 años para el que vende droga, la recuperación de los centros de prevención de adicciones, la puesta en marcha de un sistema de salud asociado al sistema de prevención de adicciones".

Cuando Felipe (Solá) dejó la gobernación la tasa de homicidios en la provincia era de cinco cada cien mil. Scioli la deja con nueve de cada cien mil. Si hay algo que se puede adjudicar Scioli es haber duplicado la inseguridad en la provincia de Buenos Aires

Aunque en ningún momento mencionó a José Eseverri, Massa le disparó por elevación: "Ustedes han tenido mucho contacto conmigo. Lo que quiero que sepan es que yo no cambie, yo sigo pensando lo mismo que pensaba hace dos meses. Yo sigo pensando que este país tiene muchas cosas para cuidar, pero que tiene muchas cosas para cambiar y muchas cosas que le faltan".

En este sentido se cuestionó: "¿Cuántos años hace que a esta región les prometen la autovía en la ruta 3? Hoy tuvimos dos muertes más. ¿Cuánto hace que vienen, hacen actos, firman actas, firman convenios? ¿Cuántas muertes más toleran Azul, Olavarría y esta región de las falsas promesas del Gobierno?"

De los demás candidatos, el ex Jefe de Gabinete de la Nación manifestó: "A Scioli le pusieron una tobillera electrónica, que es Zaninni. Y de hecho si uno mira, todas las listas son de La Cámpora. Miren la lista de acá, de la Séptima. A los intendentes creo que les convidaron piedra".

De Mauricio Macri, consideró que "preocupado por nuestro crecimiento en las encuestas, trató de girar hacia nuestro electorado. El problema es que para hablarle a la clase media argentina hay que sentirse parte de ella. Yo soy hijo de la clase media, no soy un chico bien. Yo no jugaba a la pelota en un balcón en Barrio Norte, yo jugaba a la pelota en la calle".

Yo no cambie. Yo sigo creyendo que en la Argentina hay inflación, como hace un año. Yo sigo creyendo que Scioli es un muy mal gobernador, como hace un año. Yo sigo creyendo que en la Argentina la inseguridad no se combate seriamente, como hace un año. Usted puede leer todos mis tuits de los últimos dos años y yo sostengo cada una de las cosas que dije en los últimos dos años

Massa reconoció que la caída en las encuestas afectaron a su espacio: "Nos agarró alguna piedra. Pero también tuvimos el coraje de podar algunas ramas, y para que un árbol crezca fuerte también hay que podarle algunas ramas".

Y en este sentido volvió a lanzar críticas indirectas: "Nosotros armamos con coherencia, no somos veletas que nos movemos ni por un cheque ni por una encuesta. Armamos pensando en el país que queremos".

Tras la conferencia de prensa, Massa se dirigió al acto, donde lo aguardaban cientos de personas y militantes.

En un encendido discurso, apuntó dejar bien en claro su rol de opositor. Castigó a Mauricio Macri por su viraje discursivo y también tiró por elevación contra Eseverri, sin nombrarlo en ningún momento.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario