Se realizó una charla sobre “alimentación saludable para adultos mayores”

Organizada por el Departamento de Ingeniería Química de la FIO y la Escuela de Ciencias de la Salud, estuvo a cargo de la licenciada en nutrición Macarena Durán y el doctor en medicina Marcelo Tavella.

---------------------------------
Fuente: Prensa FIO

Aunque la industria cosmética y la tecnología médica se perfeccionen constantemente, no pueden hasta el momento, evitar las marcas que el paso del tiempo deja en el cuerpo. A través de recursos estéticos se pueden ocultar las arrugas y las canas, pero es imposible que el ajetreo diario y los años no resientan el funcionamiento del cuerpo. Es por eso que el cuidado personal requiere una atención cada vez más importante, y uno de los aspectos principales a tener en cuenta es la alimentación.

Con el objetivo de promover hábitos alimentarios saludables, se realizó en la Facultad de Ingeniería de la UNICEN una charla sobre “Alimentación saludable para adultos mayores”, a cargo de los docentes de la Escuela Superior de Ciencias de la Salud, la licenciada en nutrición Macarena Durán y el doctor en medicina Marcelo Tavella.

Ante un concurrido auditorio, los profesionales abordaron la problemática desde distintas ópticas: cuáles son los alimentos más saludables, cómo establecer una dieta equilibrada y la importancia del entorno en la calidad de los productos que consumimos fueron algunos de los puntos destacados de la actividad.

La vicedecana de la Facultad, María Haydeé Peralta, fue la encargada de dar comienzo a la actividad y destacó la importancia del tema en la comunidad. En tanto, la nutricionista Macarena Durán, que además de ser docente en la Escuela de Ciencias de la Salud trabaja en los Centros de Salud Primaria municipales y el Hospital de Pediatría, dio comienzo a la charla. “Es muy importante conocer que el adulto mayor tiene menos requerimientos energéticos porque realiza menos actividades, pero debe ingerir los mismos nutrientes que a lo largo de la vida”, señaló la profesional.

La licenciada explicó que hay características generales del envejecimiento, tales como pesar menos o más de lo debido, que el organismo sufra pérdidas de agua, calcio y proteínas, tener menor capacidad física, y mayor predisposición a contraer enfermedades (hipertensión, diabetes, hipercolesterolemia).

Una alimentación saludable, sostuvo Durán, es aquella que prevé el consumo diario de todos los grupos de alimentos constituidos por frutas, verduras, lácteos, cereales, carnes y grasas. La clave está en combinar los diferentes alimentos. El consumo de agua abundante y el ejercicio físico como caminatas y paseos también son factores que contribuyen al cuidado del cuerpo.

Dentro del proceso productivo

Por otro lado, el doctor Marcelo Tavella habló de la “modificación del entorno”. El médico, con una larga trayectoria en el campo de la investigación, aseguró que la Organización Mundial de la Salud (OMS) con sede en Ginebra elaboró hace tiempo atrás una “Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud”, que guía los avances globales en el campo de la salud.

En este sentido la comunidad debe formar parte de un cambio integral, que no sólo contempla los cambios de hábitos de cada habitante, sino que además se complementa con transformaciones en el proceso de producción de alimentos. “Por ejemplo, hay una campaña que se lleva adelante para bajar el consumo de la sal, de la cual todos formamos parte. Pero no solamente uno tiene que disminuir la sal que le agrega a su comida, sino que también se tiene que trabajar en que el panadero baje un poco el sodio en su producto, que sería imperceptible en sabor pero beneficioso para la salud”, ejemplificó.

Ya hay avances en una nueva concepción de lo que se denomina “alimentos funcionales”, es decir, aquellos productos a los que se les ha añadido un componente beneficioso, a los que se le ha potenciado algún ingrediente para hacerlo más saludable o que se le haya eliminado algún elemento nocivo.

De acuerdo a lo expuesto por Tavella, este escenario es posible si las empresas, el estado y sobre todo las instituciones académicas trabajan en conjunto para un objetivo en común. “Es muy destacable que una charla de salud y alimentación se haga en una Facultad de Ingeniería, con gran injerencia en el campo”, destacó el profesional.

La charla estuvo organizada por el Departamento de Ingeniería Química de la FIO y la Escuela de Ciencias de la Salud, pertenecientes a la UNICEN.




Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario