Scioli insistirá con el regreso de los visitantes pese a los incidentes en Mendoza

La Provincia podría anunciar esta semana su plan a pesar de los hechos que se produjeron el domingo en Godoy Cruz-Racing.

"El partido está suspendido porque no dejan de tirar piedras y eso no se puede controlar", manifestó este domingo el árbitro Germán Delfino cuando anunció que se suspendía el partido que Racing le ganaba a Godoy Cruz en Mendoza debido a los proyectiles que no paraban de caer de la tribuna local.

Racing le ganaba por 1-0 a Godoy Cruz con gol de Diego Milito, de penal a los 2 minutos, pero el partido debió ser suspendido a los 25', cuando desde la tribuna que ocupa la barra brava comenzaron a lanzar piedras sobre el área de Racing.

En la previa del encuentro se escucharon disparos en las cercanías del estadio, un grupo que pertenecería a la barra causó incidentes menores. Tras el partido, en tanto, hubo destrozos en los baños del estadio Malvinas Argentinas y Juan Calleri, jefe del operativo de seguridad del evento deportivo, informó a la prensa que por los disturbios fueron detenidos 20 hinchas y hubo 6 policías heridos.

El violento episodio ocurrió apenas 48 horas después de que el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, instruyera a su ministro de Seguridad, Alejandro Granados, para elaborar un plan para el regreso gradual del público visitante en los estadios de su territorio, que sería aplicado en la fecha 25 del torneo de Primera División, previo a las elecciones presidenciales.

Los hechos ya conocidos se habrían dado en el marco de la interna que existe entre la barra de Godoy Cruz con integrantes de la Comisión Directiva del club. El jefe del violento grupo, Daniel "El Rengo" Aguilera, pretende cada vez más espacios de poder por sus aspiraciones electoralistas en la institución. En este contexto hubo antes del encuentro una amenaza de suspensión y se anticipó el motín para hacer que Gabriel Heinze, técnico del "Tomba" que por no tener su carnet no puede presenciar los partidos en el campo, dejara su cargo. "O echás a Heinze mañana o te paramos el partido", le habría dicho el líder de la barra a José Manzur, presidente del club, según consigna el diario La Nación.

La amenaza estaba latente y los incidentes de la previa daban cuenta de que el plan de los violentos estaba en pie. El gol de Racing a los 2 minutos fue entonces el argumento perfecto para concretar la advertencia. El final ya es conocido: una suspensión momentánea del partido, una espera de 12 minutos para intentar la reanudación, la exacerbación del salvajismo y el parate definitivo. La barra había ganado otra vez.

Autoridades de la Provincia de Buenos Aires entienden que la historia va por el estricto curso de una problemática particular que corresponde resolver a la dirigencia de Godoy Cruz que no afecta al resto de las instituciones.

Así las cosas, la decisión de levantar de a poco la prohibición que rige desde mediados de 2013 seguiría en pie y reforzada en su instauración por el gobernador de la provincia y candidato presidencial del oficialismo, Daniel Scioli.

"El regreso de público visitante gradualmente nosotros lo planificamos con responsabilidad y no por contexto electoral, sino porque egresaron 18.000 policías que nos permite reforzar la prevención y destinar algunos de ellos para espectáculos deportivos", declaró el gobernador a la prensa el pasado viernes tras un acto de campaña.

La medida consistiría en autorizar a concurrir el público visitante de un solo partido por fin de semana, en el ámbito de la provincia de Buenos Aires, lo que no se aplicará en los clubes con sede en capital, como Boca Juniors y River Plate, los más populares.

En cambio, sí entran otros clubes de primera como Racing Club e Independiente, con sede en Avellaneda (periferia sur de Buenos Aires), Estudiantes y Gimnasia, con sede en La Plata (60 km al sur de la capital).

También tienen sede en este distrito los clubes Banfield, Quilmes y Lanús, Tigre, Sarmiento de Junín, Arsenal de Sarandí y Defensa y Justicia.

Lo ocurrido ayer en Mendoza determinó la segunda suspensión de un partido del campeonato por violencia después del que protagonizaron Arsenal y Aldosivi el 30 de marzo, por disturbios entre hinchas del equipo de Sarandí y la policía.

Por otra parte, la serie de octavos de final de la Copa Libertadores de América entre Boca y River también debió suspenderse por incidentes, luego de que hinchas de Boca le arrojaron gas pimienta en el acceso del vestuario a jugadores del equipo rival. Por esa acción, Boca fue expulsado del certamen y River avanzó a los cuartos de final.

La enfermedad está latente pero los síntomas se enmascaran. En el medio, la seguridad de todos los hinchas del fútbol argentino.

Fuente: Infobae

Notas Relacionadas

Deja tu comentario