Saludo al Sol, una tradición para comenzar el año

La propuesta del Centro de Yoga “Ser Libre”, profesores e instructores de Yoga Vital, junto con el grupo de alumnas de yoga de la Municipalidad es juntar nuevamente a más de 108 personas de todas las edades el 1º de enero de 2014, a las 19:00 en el Parque Helios Eseverri. Los participantes llevarán alimentos para colaborar con dos instituciones de Olavarría.

------------------

Ya es una tradición que para comenzar el año más de cien personas se reúnen para realizar la práctica del Saludo al Sol.

La propuesta del Centro de Yoga “Ser Libre” de la profesora de Yoga Vital Sandra López, profesores e instructores de Yoga Vital, junto con el grupo de alumnas de yoga de la Municipalidad de Olavarría es juntar a más de 108 personas para saludar al Sol el día 1º de enero de 2014, a las 19:00 en el Parque Helios Eseverri.

Podrán participar personas de todas las edades, desde niños hasta adultos mayores. La intención, además de reunirse para compartir la práctica, es que este sea un evento solidario y que cada participante lleve un alimento no perecedero para colaborar con dos instituciones de Olavarría.

La práctica se realizará en círculo, en torno a la tradicional ofrenda de flores, frutas e incienso. Luego se dispondrán las personas que harán el saludo (que deberán llevar colchoneta o manta) y, alrededor de estas, quienes quieran participar sin hacer la práctica, a fin de apoyar y contener energéticamente, teniendo en cuenta que este es también un trabajo interno y que se puede estar saludando al Sol desde la actitud interior.

El Saludo al Sol

El Sol es la máxima representación del Maestro, un Ser del cual todos formamos parte. Es la conciencia central del Sistema Solar. Así, el “Saludo al Sol” representa una visita que hacemos a nuestro Maestro.

En esta visita se debe llevar, simbólica y tradicionalmente, una ofrenda que consiste en frutas, flores e incienso. Las frutas representan nuestros méritos, los resultados de nuestras buenas acciones. Las flores, lo mejor y más lindo de nosotros. El incienso es el perfume, la esencia, el alma.

Esto es lo que se hace cuando se realiza el Saludo al Sol: estamos ofreciendo estos tres aspectos al Gran Maestro, esa fuente superior a la que cada persona pondrá el nombre que quiera ya que es un símbolo de lo que cada uno considera como máxima energía.

Tradicionalmente, cuando se hace la ofrenda, el Maestro toma lo que le entregamos, lo bendice y lo devuelve. Así, esta nueva energía retorna a nosotros y a nuestro sistema para que la ofrezcamos también a la Madre Tierra. Allí es donde comienza todo el proceso alquímico del Saludo que es una transformación interior que van haciendo estas dos energías, la del Sol y la de la Tierra.

Según la tradición, en la India, los 1º de enero las personas van a lugares naturales en busca de espacios donde se pueda ver al Sol al amanecer y hacen 108 Saludos creyendo que la voluntad y la energía que han puesto en movimiento en este trabajo les brindará un muy buen nuevo ciclo pleno de logros.




Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario