¿Sabes qué es un "Troll"? En esta nota te lo contamos

Qué tratan esas cuentas y algunos ejemplos de las existentes, en Olavarría y en el país, en este informe.

Nota/ Diego Barbieri

Trolling, es el verbo que se utiliza para describir una forma de pescar, que consiste en
"arrastrar" aparejos, cebando el agua para atraer los peces; de la misma manera.


Empezando por el principio: El concepto del Troll, nace en la prehistoria de internet, allá por los 90´, en uno de los más famosos y concurridos grupos de noticias de, el antecesor de los foros, USENET.


La cantidad de usuarios crecía a ritmo exponencial: en ese momento el anonimato era – o se creía – casi obligatorio y muy pocas personas ponían sus datos reales cuando se creaban una cuenta en los diferentes servicios on-line.


Los viejos usuarios, de forma elitista, ponían el "cebo" abriendo un tema muchas veces comentado y de esa manera, veían quiénes eran los nuevos usuarios, para poder evitarlos.


Pero la misión fue mutando y lo que en principio se trataba de una "autodefensa" contra las novatos, se transformó en gente – aislada – que protegidos en un supuesto anonimato comenzaron practicarlo, sólo para divertirse, viendo como el resto de los usuarios entraban al juego, desviándose del tema principal.

Un poco más acá en el tiempo, esa diversión derivó en ofensas, ya que se dedicaron a maltratar a determinados usuarios, publicando incluso, datos personales muy precisos.


Hoy, si bien siguen existiendo a montones, la práctica se profesionalizó; se organizan desde una central, con una bajada de línea clara.


Usina de trolls: gente paga, entrenada y con bajada de línea clara, crean blogs, páginas de face, twt, e inundan los principales foros de discusión del país.


Siendo Taringa.net, su bastión absoluto. La virtualización de las campañas electorales, los creadores de imágenes y las manifestaciones "autoconvocadas" son manejados por ejércitos de trolls, que están al servicio del mejor postor.


Nadie puede escapar de ellos, están por todas partes, no se puede razonar con ellos, no se puede negociar, así que si encuentra uno, recuerde, la mejor manera de combatirlos, es ignorarlos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario