Riki y Patricio, la "realidad" que se trata de cambiar

Riki es un nene de la terminal de Retiro que fue conocido por Patricio, quién contó a través de las redes sociales una historia de maltrato infantil y ganas de cambiar el mundo. El poder de las redes sociales, intentan darle una nueva vida a Riki.

Argentina muy a su pesar, tiene muchas historias como las de Riki. Esa historia en particular, la contó Patricio (fundador de la ONG "Salvemos al mundo esta noche") a través de las redes sociales y rápidamente se viralizó. Ricardo -"Riki"- vive en la calle y ahora quizás, después de conocerse su historia, también se pueda cambiar.

Patricio conoció a Riki de casualidad en la terminal de Retiro, desde donde emprendía viaje a hacia Entre Ríos. Estuvo en la terminal con antelación y ahí conoció a Riki y su historia. Ahora busca cómo cambiarle la vida a través de las redes sociales.

Embed

Hoy estoy muy triste.Si bien en la foto salí fingiendo una sonrisa... por dentro me estaba derritiendo de bronca y...

Posted by Salvemos A Riki Esta Noche on Martes, 4 de agosto de 2015


Mientras esperaba que se haga la hora, Patricio, conoció a Ricardo, de aquí en más Riki, un chico huérfano que -tras ser abandonado- fue a parar a un hogar de niños, del que se escapó por los maltratos que sufría. Por eso desde hace unos años vive en la calle, comiendo a veces, bañándose una vez a la semana, "sin robar y tratando bien a las personas", dice, porque alguien le dijo alguna vez que "así le iba a ir mejor".

Patricio quiso comprarle algo de comida a Riki que compartió con él una charla, un abrazo, lágrimas; su historia. Y así fue que compartiendo, se permitieron ganarle a la indiferencia.

Cuando la emoción y las ganas de aportar un mínimo granito de arena para construir un mundo mejor, le ganan a la indeferencia, pasan historia como estas, donde algún Patricio puede ayudar a cambiar la vida de otros Rikis.

Las palabras de Patricio se conocieron a través de las redes sociales y se viralizaron rápidamente, buscando conmover a otros para cambiar, en principio, la historia de Riki. Y seguramente, la propia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario