Revisarán la situación de los dos abusadores condenados

Luego de escuchar a las víctimas y a los condenados en una audiencia llevada a cabo este martes en el TOC 1 de Azul, el juez Joaquín Duba deberá resolver en cinco días si continúan los acusados con prisión domiciliaria o hace lugar al pedido de la fiscalía de revocarla.

------------------------------------

En una audiencia que se realizó este martes en la sala de juicio del Tribunal Oral Criminal 1 de Azul, el juez en lo penal Joaquín Duba, volvió a escuchar a las víctimas de abuso sexual Loana Desanto y Mariana y Maira Gómez.

Con la presencia del secretario de la fiscalía general Dr. Sergio Hernández, la psicóloga de la Fiscalía General Lic. Marianela Morris, la abogada Mariana Mocciaro que representa la defensa de Guillermo Sosa, la abogada Mariana Hernández que representa a Osvaldo Sosa y reemplaza al Dr. Samuel Berdensky y el fiscal de la causa Martín Pizzolo.

Las victimas, en la audiencia que se realizó ante el juez Joaquín Duba, antes de ingresar a la sala pidieron que no estén presentes los acusados por temor y por no querer estar nuevamente frente a ellos.

Ingresaron a la sala a dar testimonio en forma individual, la primera declaración fue la de Mariana Gómez, quien afirmó que desde un episodio violento que ocurrió en inmediaciones de la Escuela 22, en una causa que investiga la fiscal Viviana Beytía, no se cruzó mas con los acusados, aunque admitió que su hermana Loana se había cruzado dos veces con Osvaldo Sosa en el Hospital Municipal.

Por otro lado Loana Desanto, ratificó ante el juez haberse cruzado con Osvaldo Sosa en el Hospital Municipal y que en la casa de los acusados viven menores de edad.

En tanto Maira Gómez coincidió que no se había cruzado con los Sosa pero que sabía que Loana si lo había hecho.

Ante la finalización de su declaración, el juez les pidió a las víctimas que dejen la sala para hacer pasar a los acusados, tal cual lo habían pedido en el inicio de la audiencia, aunque en esta oportunidad prefirieron quedarse ante la presencia de Guillermo Sosa y Osvaldo Sosa que estaban en una sala contigua.

Guillermo Sosa, que está con pulsera electrónica, prestó declaración al igual que Osvaldo Sosa, quien ratificó que el día que estaba en el Hospital, lo hizo con autorización del juez y con la compañía de su mujer.

Seguidamente el Juez Joaquín Duba les explicó, como es la modalidad de juicio abreviado y cual es el rol del magistrado en un juicio de estas características.

Por otro lado la fiscalía en manos del Dr. Martín Pizzolo reiteró el pedido que la prisión de los acusados se cumpla en una dependencia del servicio penitenciario, argumentando que, “viven niños en el domicilio de ellos, viven a pocas cuadras de las víctimas y hay peligro de fuga.”

En tanto la defensa de Osvaldo Sosa dijo que se “estaba cumpliendo con lo que había determinado el Tribunal” y la de Guillermo Sosa giró en el mismo sentido.

El juez Joaquín Duba deberá resolver en cinco días, si continúan los acusados con la pena morigerada como actualmente o hace lugar al pedido de la fiscalía de revocarla, es decir, que la cumplan en la sede del servicio penitenciario hasta que el fallo quede firme.







Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario