Rescatan fósil de 3 millones de años sumergido en una cantera

Se trata de un perezoso de tamaño mediano a grande que fue encontrado en una cantera de la empresa Cementos Avellaneda, ubicada camino a L’ Amalí. Los restos del animal extinto habían sido detectado meses atrás pero quedaron sumergidos debido a que la cantera se inundó cuando dejó se ser explotada. Intervinieron en el rescate técnicos paleontológicos junto a responsables de la Escuela de Buceo de Olavarría y personal de la empresa. Todos los detalles. Galería de imágenes.

--------------------

Fotos: Gentileza Martín de los Reyes y Federico Sgarbossa

Un sorprendente rescate paleontológico se produjo la última semana en el Partido de Olavarría, cuando especialistas junto a un equipo de buzos lograron recuperar los restos fósiles de un perezoso extinto hace más de tres millones de años que se encontraba en una cantera perteneciente a la empresa Cementos Avellaneda.

Los restos del animal fueron localizados en la cantera “La Alicia” ubicada camino a L’ Amalí en cumplimiento de la ley de protección del patrimonio Arqueológico y Paleontológico.

La singularidad del caso fue que la mencionada cantera se inundó y los restos quedaron sumergidos a más de tres metros de profundidad, hecho que requirió el trabajo conjunto entre profesionales, personal de la empresa y de la Escuela de Buceo de Olavarría.

Infoeme dialogó con el técnico paleontológico Martín de los Reyes y Federico Sgarbossa, responsable de la escuela local de buceo, dos de los integrantes del equipo que participó del asombroso hallazgo.

En primer lugar, el especialista Martín de los Reyes explicó que el animal encontrado “es un resto fósil de entre 3 y 4 millones de años. Se trata de un perezoso extinto de un tamaño mediano a grande” describió.

Puntualizó que la cantera “estaba siendo explotada desde hace tiempo y yo trabajo para la empresa Cementos Avellaneda en el tema de rescate paleontológico y encontré sobre uno de los perfiles expuestos restos óseos. Los empezamos a sacar. Habíamos sacado parte del cráneo, mandíbula, omoplatos, parte del esqueleto y habíamos dejado preparado el sacro y parte de la cola que está toda articulada. Lo preparamos y esa cantera se dejó de explotar” relató.

De los Reyes añadió que en la zona luego “se abrió otra cantera, empezaron a salir otros restos. Estaba esperando a un especialista de Corrientes que estaba por realizar el estudio y como se deja de bombear se llenó de agua y eso se tapó de agua” puntualizó.

“Ahí nos pusimos en contacto instructores de buzos y los llamamos. Los buzos hicieron un gran trabajo de varias horas. Los guiamos sobre como estaba el material, como tenían que hacer. Es una experiencia única en el país porque rescatar un material bajo el agua no hay antecedentes” destacó.




El experto consideró que la maniobra de rescate “salió 10 puntos. Creía que no íbamos a poder rescatarlo porque se complica por la fragilidad del material. Tenía una cubierta de yeso para que el hueso no se rompa y eso estaba todo bajo del agua y al momento de mover el bocón se sale y se cae el yeso pero se hizo una estructura – una cama- y ahí con una grúa que aportó la empresa lo pudimos sacar. Quiero destacar la ayuda que nos brindó José María Canalicchio, uno de los artífices para que pudiéramos hacer este trabajo” valoró.

Indicó que “el fósil prácticamente no se deterioró. Ahora está en el laboratorio que nos proveyó Cementos Avellaneda. Durante el año vamos a tratar de limpiarlo, consolidarlo y ya está en estudio con el especialista que va a venir de Corrientes. Y la idea es después ver si se puede acondicionar un espacio en el Museo de Ciencias” dijo.

”Fue un trabajo de casi dos horas porque había quedado a tres metros de profundidad”

El responsable de la Escuela de Buceo de Olavarría, Federico Sgarbossa contó la inédita experiencia de la que formó parte junto a su compañero Carlos Tolosa hace alrededor de diez días.

“Tenemos la escuela de buceo y justo una de las personas que había ido a certificar con nosotros me llamó y me dijeron hay un paleontólogo que había extraído un hueso y la cantera se llenó de agua y podían ver si lo podíamos sacar” recordó.

Sobre las dificultades que tuvieron que sortear bajo las aguas de la cantera, Sgarbossa precisó que “con el yeso era un trabajo importante porque pesaba como 80 kilos. Se extrajo con la grúa pero llevó un trabajo de casi dos horas porque había quedado a tres metros de profundidad y hubo que romper la parte de abajo”.

“Pudimos sacar lo que era la cadera y la cola de un perezoso que es de unos 3 a 4 millones de años nos dijeron” destacó.


Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Las más Leídas en Infoeme