Reconstruyeron la muerte del joven baleado por un policía

Las diferencias entre las versiones de los familiares de la víctima y la policía, llevaron a que la Justicia decidiera la reconstrucción del episodio donde Jorge Javier Ortega recibió una herida de bala que le costaría la vida. La autopsia preliminar arrojó que el disparo al joven de 33 años ingresó por el hígado y las pericias determinaron que estaba de frente a su agresor, por lo que el fiscal que interviene en la causa evalúa descartar la posibilidad de que se haya tratado de un caso de gatillo fácil.

--------------------
Jorge Scotton / infoeme

A las 15:35 de este martes, el fiscal Martín Pizzolo, junto a los ayudantes de fiscalía Diego Pluis y Aldana Barresi, investigadores y el jefe de policía de Olavarría, Rogelio Ordoqui, acompañaron al padre del joven muerto en manos de un policía cuando intentaba suicidarse a reconstruir con su testimonio los hechos ocurridos este lunes en 118 y el arroyo Tapalqué.

La declaración de Jorge Ortega, padre de la víctima, aclaró algunos aspectos oscuros y dudas que existían en torno a este hecho. A ello se le sumó el resultado parcial de la operación de autopsia que se le realizó a su hijo en la mañana de este martes.


Ortega muestra en qué posición quedó su hijo tras el disparo.

La versión de la familia de la víctima abrió un manto de dudas a la de la policía, que se conoció ni bien ocurrió este episodio. Familiares directos y testigos presenciales (su mujer y su padre) aseguraban que el disparo a Ortega se le había efectuado por la espalda, perforando riñón e hígado, heridas que finalmente le ocasionaron la muerte. Jorge Javier Ortega (33) se encontraba sentado mirando hacia la barranca del arroyo Tapalqué. Detrás de él se encontraba el policía Coria y a su izquierda el sargento Barbesín, de acuerdo al testimonio del padre de Ortega.

Las diferencias de versiones obligaron al fiscal a concurrir con el padre de la víctima al lugar del hecho y filmar toda la declaración para esclarecer el caso. La Policía indicó que Ortega apuntó con su arma al policía Coria, quien disparó al joven ingresando la bala por el hígado y saliendo en sentido descendente del cuerpo de la víctima. Esta versión fue avalada por la autopsia y el informe preliminar que le adelantaron al fiscal de la causa Dr. Martín Pizzolo.


El padre de la victima señaló desde donde observó el policía Barbesin.

La familia de Ortega, la mujer y el padre, que fueron testigos directos del hecho, habían afirmado que la víctima estaba sentada de espaldas al policía que le disparó y que la bala había ingresado por la espalda y salido a la altura del hígado. Pero además sostenían que el joven fallecido nunca le había apuntado al policía con el arma que intentaba quitarse la vida.

El fiscal hizo recorrer al padre de la víctima cada uno de los lugares y la posición que tenía cada uno de los presentes en el momento que se escuchó el disparo que provocó heridas mortales en su hijo.

Con la confirmación de la posición de la víctima, más el ingreso del proyectil, para los investigadores no hay dudas que el policía Coria disparó tras un movimiento de Ortega que lo hizo sentir amenazado por el joven que portaba un arma calibre 22.


Mostró desde donde observó los hechos.

Para llegar al lugar hay que recorrer unos 400 metros por un camino agreste, de difícil acceso, mas un sendero que tiene pequeñas lomas que llevan hasta la barranca del arroyo Tapalqué.

El padre de la víctima mostró desde donde observó todo lo ocurrido y desde allí en reiteradas oportunidades el fiscal lo interrogó sobre la posición de los actores que protagonizaron este lamentable hecho. De todas formas restan pericias tanto al arma de Coria como la de la víctima, el informe completo de la autopsia y que declare la esposa de la víctima, testigo presencial y directo del hecho.


Pizzolo junto a Diego Pluis y Aldana Barresi, ayudantes de Fiscalía.




Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario