Racing perdió y quedó al borde del precipicio

Cayó frente a Alvarado de Mar del Plata por 2 a 0 en una verdadera final contra un rival directo. El equipo local se puso en ventaja apenas a los 2 minutos con gol de Germán Sosa y liquidó el encuentro a los 13’ del complemento con tanto de Brian Uribe. El chaira terminó con 9 hombres. El miércoles jugará su última carta en Entre Ríos en un mano o mano frente a Gimnasia de Concepción del Uruguay.

-----------------------
Texto Sebastián Lisiecki 0223.com.ar / Infoeme
Fotos: Diego Berrutti / www.0223.com.ar

Racing perdió en Mar del Plata frente a Alvarado y quedó muy cerca de perder la categoría, ya que quedó ocho puntos de Gimnasia de Concepción del Uruguay, su próximo rival y a doce unidades de los marplatentes, con igual cantidad de puntos en juego.

Alvarado se sacó la “mufa”, cortó la racha de 13 partidos sin ganar y volvió a sumar de a tres con un buen partido ante el Chaira al que venció por 2 a 0, por la quinta fecha del Pentagonal B de la Reválida del Torneo Argentino A.

A los 2’ el “Torito” madrugó a un Racing que entró dormido. Los marplaenses gamaron dos veces a la salida de un córner, pivoteó Uribe para Tello que sacó el centro, Vega cabeceó al medio y Germán Sosa se tiró con alma y vida (¿en offside?) para empujar y abrir rápidamente el marcador.

Lejos de lo habitual, de sacar ventaja y retroceder, Alvarado siguió presionando y atacando por las bandas. Por eso, a los 4’, un gran cambio de frente de Molina encontró a Uribe por el segundo palo, el “9” la bajó perfecta para el ingreso de Tello, pero “Lauri” abrió el pie, la agarró muy abajo y la estrelló en el travesaño de un Mocoroa que ya estaba vencido.



Esa presión duró un ratito, porque el juego después se equilibró, Alvarado se relajó y Racing se empezó a adelantar, sin peligro, pero sí preocupando porque tenía la pelota en terreno local. Pero el equipo de Miori era más incisivo, lastimaba por los costados y si hubiera estado acertado Sosa en un centro que lanzó Molina, podría haber estirado la diferencia, pero saltó antes y la agarró con la parte de arriba de la cabeza. En el juego aéreo tuvo la igualdad Racing, con un frentazo bárbaro de Mamberti que fue devuelto por el travesaño y volvió a sacar Ramiro Jorge.

Cuando Nicolás Ramírez se tiraba a enlazar atrás de los volantes centrales complicaba, porque ni Tántera ni Luengo lo tomaban y el “10” se juntaba con Mamberti y Alexis Canario. De todas formas, era más peligroso el “torito”, que a los 27’ encontró una nueva trepada de Tello por la derecha, Buongiorno le tiró el cuerpo encima y Nasier no dudó en sancionar el penal. Era la ocasión ideal para Alvarado de alargar la ventaja, pero el mismo que recibió la infracción se hizo cargo de la ejecución, le pegó feo, al piso, desviado sobre el caño izquierdo de Mocoroa que había elegido el otro palo.

El encuentro estaba tranquilo, Racing apenas podía acercarse con pelotazos aéreos que no inquietaban a Aldo Suárez. Por eso, Milanese Commisso, sabiendo que estaba obligado a revertir la historia, metió un delantero (Luciano Rojas) por un volante (Teijo), para tratar de tener más peso en la zona ofensiva. Pero no le dio resultado, porque apenas estuvo dos minutos en la cancha, le metió un planchazo a Giménez en la banda derecha de la defensa y Nasier no dudó en mandarlo a las duchas. Con una ventaja exigua se fue Alvarado al descanso, pero ventaja en sí y tenía la misión de mantenerla, algo que le ha costado en los últimos compromisos.

La tónica no cambió demasiado al regreso de los vestuarios, otra vez por arriba tuvieron las mejores situaciones. Primero Racing con un frentazo libre en el primer palo que se perdió ancho y, del otro lado, con Uribe y Sosa, una complicación permanente para la última línea visitante. El equipo de Milanese Commiso estaba nervioso y empezó a pegar con la venia de Nasier, que permitió un planchazo de Santellán sobre Tello que no llegó a destino porque el volante marplatense saltó justo. Y después un “cortito” de Mamberti sobre el propio Tello, que tampoco sancionó. El partido no tenía emociones, Alvarado manejaba los tiempos y Racing la pelota, pero sin profundidad, por lo que los minutos transcurrían en el terreno que más le convenía al local.



Pero Alvarado sabía que la ventaja no alcanzaba y que tenía que tratar de definirlo. Y usó su mejor arma, las trepadas de Tello por la derecha, un gran desborde del “8”, mejor centro al segundo palo que no alcanzó a conectar Molina, le quedó a Uribe que la paró, desairó a Mocora, se quedó sin ángulo y volvió a enganchar hacia dentro para mandarla con furia al fondo del arco y sentenciar al festejado 2 a 0, que parecía definir el encuentro.

El partido se desmadró. Racing ya no tenía fuerzas ni ánimo para ir por la hazaña y el árbitro de Chascomús continuaba perdonándoles la vida a los jugadores de Olavarría. Santellán otra vez fue con los pies para adelante, Buongiorno cometió una infracción y después le tiró la pelota en la cabeza a Vázquez que estaba en el piso (lo arregló con una amarilla) y Erramuspe lo “acomodó” con el codo a Vega ante la “vista gorda” de Nasier. Para completarla, el “flaco” le cometió una dura falta a Vázquez que el juez una vez más dejó pasar.

A los 30’, ya no pudo hacerse más el distraído el árbitro y le mostró la roja directa a Cristian Draghi, que se tiró con todo para cruzar a Molina que iba en diagonal de cara al arco tras un cambio de frente de Uribe. El cierre fue a pura orquesta de Alvarado, que movía la pelota y buscaba el espacio para habilitar a algún delantero y ponerle la frutilla del postre. Tuvo no menos de cinco situaciones claras que desaprovecharon entre Uribe y Molina, cuando siempre estaba Lederhos como opción de pase. Justamente el “colo”, pudo darle el tercero con un derechazo que no llegó a tomar la rosca y se fue besando el caño izquierdo.



Sólo había que esperar que llegue el final y Alvarado logre el desahogo de los trece partidos sin ganar, y olvidarse definitivamente del maldito descenso. Porque si bien los puntos que lo separan de Racing son 12, con la misma cantidad en juego, parece imposible que el “chaira” gane los cuatro partidos que le quedan y el “torito” pierda la misma cantidad, para ir a una definición por goles.

Para el chaira el partido del próximo miércoles en Entre Ríos frente a Gimnasia de Concepción del Uruguay será decisivo. Una victoria le permitiría quedar a cinco puntos pero la derrota lo dejaría virtualmente descendido.

Síntesis

Alvarado (2): Aldo Suárez; Pablo Giménez, Ramiro Jorge, Facundo Vega y Leandro Páez; Laureano Tello, Damián Luengo, Pablo Tántera y Francisco Molina; Germán Sosa y Braian Uribe. DT: Carlos Miori.

Cambios: ST: 14’ Mariano Vázquez por Sosa, 22’ Gustavo Mathier por Tello y 35’ Ariel Lederhos por Tántera.

Racing (Olavarría) (0): Martín Mocoroa; Esteban Erramuspe, Christian Draghi, Mathías Buongiorno y Darío Santellán; Leandro Teijo, Facundo Alfonso, Milton Blanco y Nicolás Mamberti; Nicolás Ramírez y Alexis Canario. DT: Víctor Milanese Commisso.

Cambios: PT 35’ Luciano Rojas por Teijo, 20’ Lorenzo Ferrara por Santellán

Goles: PT 2’ Sosa (A); ST: 13’ Uribe (A)

Incidencias: PT 37’ expulsado Rojas (R); ST 30’ expulsado Draghi (R)

Árbitro: Esteban Nasier, de Chascomús.

Estadio: José María Minella.



Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario