Qué es la hidatidosis y cómo prevenirla

Desde la Secretaría de Prevención y Atención sanitaria municipal se brindó esta información tras detectarse un caso aislado en nuestra ciudad.

La Secretaría de Prevención y Atención Sanitaria municipal, brindó información acerca de la hidatidosis, ante el fallecimiento de un niño de seis años por causa de esta patología.

En principio, se destaca que se trata de un caso aislado, dado que la hidatidosis es una enfermedad de muy baja incidencia. Se produce por un parásito que se encuentra en los perros, los cuales se contagian consumiendo achuras crudas con quistes de ovejas, cabras, bovinos y cerdos.

La niñez es la etapa de la vida donde generalmente se adquiere la infección, en la mayoría de los casos entrando en contacto con perros infectados, normalmente al darle besos, dejarse lamer la cara, o tocar al animal y llevarse las manos a la boca. También puede contagiarse consumiendo alimentos (verduras y agua) contaminados con las heces de perros infectados. No se transmite directamente de una persona a otra.

Una vez que los huevos del parásito han ingresado al organismo, se produce un quiste hidatídico, que puede alojarse en el hígado, en los pulmones o minoritariamente en otros órganos como riñón, cerebro, corazón, hueso, músculo, etc.

Si bien la mayoría de las infecciones se adquieren durante la niñez, la mayoría de los pacientes no presentan síntomas durante mucho tiempo, y la enfermedad se descubre accidentalmente.

Los quistes pequeños se tratan con medicación pero si alcanzan un gran tamaño se debe recurrir a la cirugía. En los perros también se realiza un tratamiento con medicación para evitar la eliminación del parásito por materia fecal.

Para prevenir la hidatidosis, es fundamental cumplir con las siguientes recomendaciones:

- Desparasitar a los perros cada 45 días.

- Mantener a los perros lejos de los lugares donde se carnea.

- Controlar la salud de los hospederos intermediarios (ovejas, cabras, bovinos y cerdos).

- Evitar la faena domiciliaria.

- Evitar la permanencia de animales muertos en áreas rurales (enterrarlos).

- No alimentar a los perros con achuras crudas.

- Lavar con agua potable y a chorro fuerte las frutas y verduras.

- Evitar que los perros laman a los niños en la boca.

- Evitar que los niños se lleven tierra o arena a la boca.

- Lavarse bien las manos, después de tocar un perro, antes de comer y tanta veces como sea necesario.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario