Preocupa la baja calidad del trigo

La falta de inversiones al comenzar la campaña afecta las existencias, por lo que se desconoce si los granos estarán a la altura de los nuevos pedidos externos que llegan hoy al paísLa falta de inversiones al comenzar la campaña afecta las existencias, por lo que se desconoce si los granos estarán a la altura de los nuevos pedidos externos que llegan hoy al país..


Los valores del trigo mantienen en el mercado doméstico una fuerte disparidad, sustentado en la baja calidad que ofrecen las existencias de este cereal, en momentos en que surge demanda desde el exterior para colocar granos disponibles.

Así lo advirtió el economista Iván Ullmann, de la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca, quien comentó que "hoy en el mercado bahiense el trigo de proteína 10,5 se podía conseguir colocado en el puerto a u$s180; para 10 puntos se lo ofrece a u$s160; y por debajo de 9,5 de proteína se maneja entre $1.950 a $2.050".

Para Ullmann, la situación del mercado triguero "se está colocando y se va a agilizar, el trigo se va a comercializar y hay que esperar un poco más adelante a Brasil, que va a tomar fuerza sus compras".

Respecto a las fluctuaciones que exhiben los valores trigueros atento a su nivel de calidad, el especialista de la bolsa bahiense expresó: "Hay diferencias en el precio por calidad, algo que se seguirá manteniendo en el tiempo en un mercado que se comporta en base a los movimientos y a la demanda externa".

"¿Qué pasa con la calidad? Es algo a lo que se deberá atener la cadena triguera. Este año los niveles de precipitaciones fueron muy buenos pero nos quedamos en el uso de fertilizantes y tecnología, algo que afectó la calidad de los granos que se obtengan", dijo.


En línea con lo expuesto, distintas fuentes indicaron a la agencia de noticias DyN que los lotes de baja calidad rondan el 70% del volumen de trigo disponible, y al que se le debe sumar el cereal nuevo, mientras que los granos de mejor calidad (es decir de 9,5 y 10 puntos de proteína) fueron comprados con anticipación por la molinería y la exportación.

Si bien la medidas adelantadas por la administración de Mauricio Macri respecto a la eliminación de las retenciones al trigo o al maíz lograron reforzar la siembra gruesa y tardía a partir de mediados de diciembre, esto no sucedió en el caso triguero.

Así, a una producción estimada (según datos pronosticados por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires) en 10,3 millones de toneladas para la presente campaña, se le deben sumar otros 2,5 millones que aún permanece en silos desde la anterior cosecha.

Pese a que en los últimos días se han producido un importante número de pedidos desde el exterior para tratar de retomar las compras de trigo argentino (del norte de África, los Estados Unidos y el sudeste asiático, entre otros mercados), la falta de calidad se presenta un limitante para avanzar con estos negocios en un mercado mundial que se muestra como bien abastecido con este cereal.

Esto se debe a que, debido a la escasa inversión de los últimos años, actualmente los lotes que se obtendrán en el sudeste bonaerense o sudoeste de La Pampa no contarían con los granos de la calidad que se desearía para atender los pedidos externos.

Más allá de esto, los operadores evalúan cuál será la actitud que asumirá Brasil, que siempre busca un nivel promedio de 10 puntos de proteína para abastecer su demanda anual. Ese país importa hasta 6 millones de toneladas, que de no conseguirlas en Uruguay o Paraguay, volvería a pedirlas a los Estados Unidos o bien a Ucrania.

Fuente: DyN

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario