Por “escasez de fondos”, el Pampa Solar no va a Chile

Después de participar con gran éxito en las dos primeras ediciones, el vehículo híbrido construido por la Facultad de Ingeniería se perderá este año la Carrera Solar que se disputará en noviembre a través del desierto chileno de Atacama. Aunque los ingenieros, técnicos y estudiantes de la institución tienen todo listo para poder construir un nuevo vehículo solar, la falta de recursos para llevar adelante el proyecto hace inviable su ejecución.

---------------------------
Fuente: Prensa FIO

Después de participar con gran éxito en las dos primeras ediciones, el vehículo híbrido Pampa Solar, desarrollado y construido por la Facultad de Ingeniería de la Unicén, se perderá este año la Carrera Solar que se disputará en noviembre a través del desierto chileno de Atacama. Sin el equipo olavarriense, Argentina no tendrá representantes en la competencia de autos solares más importante del continente.

Aunque los ingenieros, técnicos y estudiantes de la Facultad tienen todo listo para poder construir un nuevo vehículo solar, pensado para participar en la máxima categoría de la carrera, la escasez de fondos para llevar adelante el proyecto hace inviable su ejecución.

No se trata de cifras exorbitantes, pero lo suficientemente vitales para que los desarrollos tecnológicos surgidos de la universidad pública argentina puedan verse reflejados en un encuentro de nivel internacional. Los fondos prometidos al equipo, aunque muy dignos, no fueron suficientes para comprar tecnología imposible de sustituir, construir desde cero un nuevo auto solar, y sostener a un contingente durante el viaje a Chile y la competencia en Atacama.

Según la organización de la Carrera, está prevista hasta el momento la participación de 26 equipos de siete países. Latinoamérica estará representada por Bolivia, Colombia, Ecuador, Venezuela y Chile. Desde Europa se espera la asistencia del equipo francés Helios, así como desde Asia, con el equipo japonés Tokai. En esta tercera edición, los vehículos solares recorrerán 1400 kilómetros, en una travesía de cinco días a través del desierto con la mayor radiación del mundo.

Los recursos necesarios para el Pampa Solar, asimismo, no se agotan solo en la participación de una carrera, sino que extienden su influencia a un proyecto más integral para consolidar las bases que permitan transferir el conocimiento sobre tracción eléctrica y móviles con cero emisión. Y en esto la Facultad olavarriense es una de las pioneras nacionales en elaborar un prototipo de carrera capaz de moverse con energía solar, probado y premiado varias veces, así como un proyecto hermano para su versión urbana.

Desarrollo local

Ingeniería construyó en 2011 la primera versión del vehículo híbrido Pampa Solar, que se adjudicó el cuarto puesto en la inaugural Carrera de Autos Solares de Latinoamérica, en Chile, además del premio al Mejor Uso de la Energía Solar, y frente a poderosos equipos sostenidos por grandes empresas y los principales organismo públicos. Para la competencia 2012, la Facultad construyó un nuevo vehículo, más moderno tecnológicamente, que alcanzó la misma ubicación y el premio al Mejor Uso del Litio.

Sin competencia el año pasado, el 2014 era una oportunidad para reafirmar todos los avances generados en torno a la movilidad eléctrica, y para la aplicación de varias novedades tecnológicas.

Pensado como proyecto integral de conocimiento y transferencia tecnológica, a partir del Pampa Solar fueron varios los estudiantes que elaboraron su trabajo final de carrera para graduarse, y ese aporte fue una innovación aplicada a los prototipos. Como por ejemplo la integración de celdas fotovoltaicas, que ahora genera el interés de equipos chilenos en emular el procedimiento, el desarrollo de reguladores de máxima potencia, de controladores para las baterías de litio, avances en los sistemas electrónicos de adquisición de datos, simuladores energéticos. Actualmente están en marcha nuevos diseños para mejorar la suspensión delantera, en torno a un proyecto de tesis, así como innovaciones aerodinámicas para una nueva carcasa a partir de materiales orgánicos.
Algunos de estos desarrollos surgidos en Ingeniería tienen que ver con las dificultades actuales para ingresar al país, en tiempos razonables, dispositivos y componentes vitales para el funcionamiento de un vehículo eléctrico. Por eso la dinámica de sustituir todo lo posible, con ingenio, incluso mejorando las alternativas comerciales.

La posibilidad de construir un modelo más avanzado de vehículo pondría por primera vez al Pampa Solar a la altura de los más destacados autos solares, como el desarrollado por el equipo chileno Intikallpa, ganador dos veces de Atacama y segundo en su categoría en Word Solar Challenge, en Australia el año pasado.

Distinguido no solo en el ámbito de las competencias por su desempeño, el Pampa Solar cosechó reconocimientos de empresas e instituciones locales y de la región, así como de organismos públicos de la Provincia y la Nación. Con la pasión intacta, ahora espera un cielo más despejado y nuevos compromisos para que Olavarría, y Argentina en general, pueda definir su futuro asociado a la movilidad eléctrica.



Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario