Podar es antinatural: consejos y tips para cuidar los árboles

Comenzamos el primero de los meses adecuados donde podemos podar y manipular los árboles. A través de la Dirección de Espacios Verdes del Municipio se brindan una serie de consejos para el manejo del arbolado, el cuidado, y la poda, en la voz de la paisajista Ana Geoghegan. El desmoche es el tipo de poda que más se usa y el que más daño hace a los árboles.

Es importante entender que la poda sólo se justifica en caso de seguridad, mantenimiento, o por razones estéticas. Es natural que con la llegada del otoño los árboles comienzan a regalar el espectáculo de los cambios de colores en sus diferentes follajes; sin embargo, cuando empiezan a desprenderse de sus hojas o cuando empiezan a rebrotar en primavera, son los dos momentos menos oportunos para dañarlos. Sí, podar los árboles es una manera de producirles una herida.


La poda no es un proceso natural, por lo tanto puede considerarse una agresión al árbol


A principios de primavera, es cuando las hojas se están formando porque las reservas están en nivel muy bajo, y cuando las hojas se están cayendo debido a que se pierden reservas necesarias para la formación de los pelos absorbentes.


El momento menos perjudicial para podar es cuando el árbol tiene altas las reservas, o sea antes de la brotación.


LOS MESES SIN R


Una manera fácil de saber cuando sí o cuando no, es traer a la mente esa vieja regla que dice " la poda se debe realizar durante los meses que no llevan R en su nombre ".


De ser necesario la poda puede realizarse también durante la estación de crecimiento, pero deben esperarse algunas semanas después de la expansión foliar, recomiendan desde el área de Espacios Verdes.


El buen equilibrio de la copa y del sistema radicular, brindan su sanidad y solidez.


Tampoco debe podarse cuando el árbol presenta síntomas evidentes de ataques de patógenos. En tal caso, sólo se le deben podar las ramas secas y muertas.


Las podas durante la época de crecimiento, tienen como ventaja una más rápida cicatrización de las heridas. Durante la época de receso la ventaja es que la estructura del árbol es bien visible y además el ataque de patógenos es menor.


Los árboles no necesitan poda

La paisajista Ana Geoghegan, responsable de la Dirección de Espacios Verdes, que pertenece a la Subsecretaría de Obras y Servicios Públicos, señaló que la poda puede resultar peligrosa para el árbol, ya que puede causar daños y riesgos importantes, que aumentan cuando no se dominan correctamente las técnicas de realización.


Las condiciones y las restricciones del medio urbano pueden conducir a la poda ya que el espacio aéreo y subterráneo se ven reducidos.


Para evitar las podas irrestrictas en el arbolado urbano se deben cumplir varios factores:

  • Elección correcta de la especie, en relación al entorno en el que crece.

  • Seguir un plan de gestión del arbolado a largo plazo, y una buena planificación del mismo



Geoghegan indicó que sólo se justifica la poda en las siguientes situaciones:

  • Poda de seguridad

El carácter público del arbolado hace que por el mismo se deba responder ante situaciones que estos produzcan afectando a bienes y personas, por lo tanto deben eliminarse las ramas muertas o deterioradas y las que, teniendo uniones demasiado débiles, presentan mayores riesgos.

  • Poda de mantenimiento

Podas de ramas muertas, eliminación de renuevos y supresión de ramas estructurales mal dispuestos.

  • Poda estética

Conducción de copas a formas artificiales. Topiarios. Se da mucho en árboles de hoja perenne.


Métodos de corte

Las buenas técnicas de corte harán preservar la salud del árbol, ya que una poda mal realizada puede considerarse como lo más dañino para el árbol. Conocer la anatomía de los arboles, y conocer los mecanismos biológicos ayudan a garantizar las mejores garantías de curación.


El desmoche es el tipo de poda, es la práctica más corriente, y la que más daño hace a los árboles.


Cuidado de los árboles

Es importante resaltar que ningún árbol naturalmente necesita ser podado ; la cultura de podar seguramente la heredamos del cuidado de los montes frutales, para intervenir en la producción de frutas, pero un árbol ornamental o de sombra no tiene que ser podado, la poda no es un proceso natural, por lo tanto puede considerarse una agresión al árbol.


Es tan importante el buen manejo de los árboles como la plantación.


Olavarría debe caracterizarse no sólo por la cantidad de árboles que se plantan, sino también y mucho más aún, por el compromiso en el cuidado y las buenas prácticas de manejo de todo el arbolado, tanto en la vía pública como en las plantaciones en parques y espacios públicos.

Beneficios del arbolado urbano

  • Fijan dióxido de carbono y liberan oxígeno al medio

  • Reducen la contaminación actuando como filtro

  • Reducen la contaminación sonora

  • Regulan la humedad ambiental

  • Favorecen el proceso de infiltración del agua

  • Contribuyen a la disminución de la erosión hídrica y eólica

  • Proveen sombra-microclimas menos agresivos y la disminución de la temperatura en 1 a 2º C

  • Reducción de la velocidad del viento.

  • Proveen habitar (aves).

  • Inducen estados anímicos positivos.

  • Implementan mejoras estético- paisajísticas.

  • Comportan como bioindicadores.

  • Incentivan la concientización de la comunidad.

Fuente:

Deja tu comentario