Nuevamente aparecieron yararás en Sierras Bayas

Los vecinos de la localidad están preocupados por la aparición de este tipo de serpientes que no son agresivas, aunque atacan mordiendo si se sienten amenazadas. Las recomendaciones ante una eventual mordedura.

Los vecinos de la localidad expresaron su preocupación a través de las redes sociales al haber encontrado varias yarará en las calles de Sierras Bayas.

Las mordeduras de víboras suelen dejar dos orificios en el lugar de la inoculación, aunque si hubiese uno solo, esto no debe descartar la consulta al médico.

Puntualmente en el camino de la virgen, en cercanías a la plaza de la localidad, fue vista esta yarará que despertó la preocupación de los vecinos Sierras Bayas. En primera instancia ante el impacto de ver este tipo de serpientes que no es agresiva, aunque ataca si se siente amenazada.

yarara.jpg

En la mayoría de los casos los ataques y/o conductas agresivas se dan sólo si son molestadas o si se tropieza con ella accidentalmente, como en este caso. Es necesario resaltar que sus morderduras son raramente fatales, aunque con frecuencia causan severos daños al tejido.

Las mordeduras de víboras suelen dejar dos orificios en el lugar de la inoculación. Pero, aunque hubiese uno solo, esto no debe descartar la consulta, ya que muchas veces los ofidios recambian sus dientes o los pierden.

Lo que NO HAY QUE HACER

  • NO permita que la persona se esfuerce demasiado. Si es necesario, llévela hacia un sitio seguro.
  • NO aplique torniquetes.
  • NO aplique compresas frías ni hielo en el lugar de la mordedura.
  • NO corte el área de la mordedura con un cuchillo ni con una cuchilla de afeitar.
  • NO trate de succionar el veneno con la boca.
  • No suministre estimulantes, ni analgésicos, ni alcohol a la persona.
  • NO le suministre a la persona alcohol ni bebida alguna.
  • NO levante el lugar de la mordida por encima del nivel del corazón de la persona.

La intoxicación con el veneno de esta especie produce un cambio de coloración en la zona, dolor, y lo más característico es que algunas horas después de la inoculación, esa puntura sangra espontáneamente, es decir, sin que se la oprima o se haga presión. Esto se debe al desorden que el veneno produce en el sistema de coagulación, y es el síntoma más preciso de que se trata de una yarará. Sin embargo, el suero, administrado dentro de las 12 horas posteriores a la inoculación, asegura la efectividad del antídoto, según la cartera sanitaria.

Ante la presencia de un animal sospechoso, la recomendación es comunicarse inmediatamente con el zoológico, tratar de no perder de vista el ejemplar y no tratar de capturarlo por el riesgo que esto implica.

RECOMENDACIONES
  • No tocar nunca a una serpiente, ni siquiera aunque parezca muerta, porque algunas se quedan quietas para que no las ataquen.
  • Tomar precauciones por la noche, ya que es entonces cuando inician su actividad muchas serpientes.
  • Los niños pequeños deben ser llevados en andas al atravesar zonas con potencial presencia de ofidios.
  • En zonas con ofidios, colocar en las aberturas de las casas alambre tejido o similares a fin de impedir la entrada de los ofidios al domicilio.
  • Es conveniente mantener las instalaciones libres de residuos que atraigan roedores, ya que éstos son el principal alimento y atraen a los ofidios, quienes se acercan a los ámbitos habitados por el hombre en busca de alimento.


Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario