Grave denuncia por acoso sexual contra joven olavarriense en La Plata

Grave denuncia por acoso sexual contra joven olavarriense en La Plata

La noticia trascendió a través de los medios nacionales y son cinco los hombres que al momento fueron denunciados por sus compañeras. Una de las denunciantes dialogó con TN y contó su historia. 

Según publica hoy el portal de noticias web de TN (Todo Noticias), una alumna de la Facultad de Trabajo Social fue la primera en animarse a denunciar a un grupo de dirigentes de izquierda que ejercía violencia sexual y acoso. A partir de una publicación en Facebook, hubo una catarata de acusaciones, los acusados son cinco pero aseguran que podría haber más.

 

El portal cuenta que “Julieta Contreras nunca dudó en inscribirse en la Universidad de la Plata, porque su papá había estudiado allí. Pensó en estudiar arquitectura, pero la atrajo el programa de la carrera de Trabajo Social. Cuando empezaron las clases, esta chica de Quilmes estuvo segura de que no se había equivocado. ´Te recibía la gente de las agrupaciones, y entonces me gustó, porque podía combinar el estudio con la militancia, y así ayudar a la gente, que era lo que yo quería’, explica”.

 

“Durante las inundaciones de La Plata, trabajó colaborando, reuniendo donaciones. Empezó a militar en la agrupación estudiantil Insurrectos que tenía su expresión en la Juventud Guevarista, que luego se dividió. Así surgió Marcha Guevarista del Pueblo. Los primeros dos años viajó desde Quilmes, pero después, entre las actividades políticas y las cursadas, entendió que era mejor mudarse a La Plata. Escuchó a dos compañeros, que conocía y vivían juntos, decir que estaban buscando compartir su departamento con otra persona para dividir gastos, y sin dudarlo un momento se ofreció. ´Mi mamá estuvo enseguida de acuerdo, mi papá se puso un poco celoso pero estuvo todo bien. El primer año convivimos sin problemas, ellos tenía un dormitorio y yo mi cuarto. Estudiábamos, charlábamos hasta tarde sobre temas de la facultad y de la militancia. Pero un día eso cambió” le contó la denunciante al diario mencionado.

 

Luego, la crónica de la periodista Miriam Lewin continúa: “Uno de los chicos, Nuncio Píparo, se metió en su habitación: ´Se me tiró encima en la cama, no podía sacármelo. No entendía. No recuerdo qué me decía, pero yo me levanté, forcejeamos e intenté salir, y me agarró de atrás´, se angustia. Julieta salió del edificio y trató de distraerse. Volvió pero ya no me sentía bien ahí. Mientras habla el miedo y la angustia, revive la decisión de irse del departamento. Juntó algunas cosas esa noche y salió al pasillo. Ahí, Nuncio la interceptó, la quiso agarrar, le bloqueó el paso y volvió a insistir con el acoso. Ella lo empujó y se escapó”.

 

Julieta estaba aterrorizada, sigue el relato: "No entendía qué había pasado. Yo conocía a su novia, venía, estaba todo bien. Se lo conté a mi novio, que me vino a buscar´ continúa. No volvió más al departamento. Pasó un tiempo con una amiga, en un monoambiente minúsculo”.

 

Más adelante, indica el texto, la joven “habló por teléfono con el tercer ocupante, Joaquín, que le reclamó el alquiler. Cuando le comunicó que no estaba viviendo más allí, Nuncio la llamó. "Que no era para tanto, que no exagerara", trató de convencerla. "Date cuenta de lo que hiciste", le recriminó. Le temblaban las manos, estaba indignada”.

 

“Pasó el tiempo. Siempre que recordaba la situación o que se cruzaba con Pipa, como le dicen en la facultad -incluso coincidió en la cursada de una materia con él- se sentía mal. Lo que la decidió a hacer algún tipo de denuncia fue ver que su victimario figuraba como candidato a consejero estudiantil en las elecciones de la Facultad. Fue entonces que dijo basta” precisa la periodista de TN en su crónica.

 

“Tomó la iniciativa de publicar un texto en Facebook. La denuncia de Julieta explotó y fue la primera de una larga serie. Surgieron muchas otras voces de chicas que se reunieron e identificaron a dirigentes de Marcha Guevarista del Pueblo y a un militante de la CORREPI como acosadores, violentos y abusadores sexuales. Abrieron la página Las Pibas No nos Callamos más” agrega.

 

"Empezaron a salir situaciones de violación, de embarazo. Uno de ellos hablaba de amor libre. Las chicas se despertaban desnudas, borrachas. Cosas horribles", describe Julieta a este sitio.

 

Resultó para ellas necesario hacer una asamblea solamente de mujeres en la facultad y una marcha de escrache que recorrió las casas de los acusados y terminó en el Rectorado de la Universidad. Se está aplicando un protocolo que podría terminar con sanciones y exclusión de Píparo de la Facultad. Julieta hizo efectiva la denuncia penal el pasado viernes 10. Quiere una medida de restricción perimetral.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Mustang Mustang Cloud - CMS para portales de noticias