Registro de vida más antiguo de Sudamérica: no descartan nuevos hallazgos

Registro de vida más antiguo de Sudamérica: no descartan nuevos hallazgos

Daniel Poiré, el geólogo que halló en Olavarría el registro de vida más antiguo de Sudamérica, celebró la publicación del descubrimiento en la reconocida revista científica Scientific Reports.

Daniel Poiré, el geólogo que halló en nuestra ciudad el registro de vida más antiguo de Sudamérica, celebró la publicación del descubrimiento en la reconocida revista científica Scientific Reports y se mostró optimista sobre la posibilidad de encontrar otras muestras.



"Aparentemente, hubo una gran tormenta que arrancó del territorio una parte de la biota encontrada y dejó la marca de los discos.Si tardamos quince años en encontrar esto, podemos esperar un tiempo más para encontrar las otras muestras", expresó Poiré en una entrevista realizada por la Agencia CtyS-UNLaM, de la Universidad de La Matanza.



Hace quince años Poiré terminaba su tesis de grado en Olavarría y se trasladaba a la ciudad inglesa de Liverpool para seguir profundizando sus estudios.


Allí, entre otras tareas, analizó materiales fósiles provenientes de Namibia denominados biota de Ediacara, nombre que define las formas de vida primitivas anteriores a la fauna actual: "Esto tiene que estar en Argentina", pensó.


Finalmente, el 3 de enero se dio a conocer que una biota, forma de vida de hace 545 millones de años y antecesora a la fauna actual, fue encontrada en la formación Cerro Negro, del partido bonaerense de Olavarría por un grupo de científicos del Conicet, el registro más antiguo hallado en América del Sur.


Se trata de cientos de impresiones fósiles de un conjunto de seres vivos hallados sobre piedras, que fueron encontrados por geólogos del Centro de Investigaciones Geológicas del Conicet y la Universidad Nacional de La Plata.


"Descubrimos impresiones de organismos pluricelulares, extintos y previos a la Explosión Cámbrica, que es cuando comienza a aparecer toda la fauna tal cual la conocemos en la actualidad", explicó Poiré y la publicación de Nature, la reconocida revista científica Scientific Reports, le dio la razón ante los ojos del mundo.


Según las estimaciones, las especies descritas vivían debajo de aguas marinas someras, en una profundidad de 40 centímetros, a 30 metros, formando comunidades, una al lado de la otra.


De esta manera, gracias a la tarea del Centro de Investigaciones Geológicas de la UNLP, Argentina pasó a formar parte de un grupo de países selectos. Muestras similares sólo se habían halla




Fuente: Télam

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Mustang Mustang Cloud - CMS para portales de noticias