"No tengo temor en absoluto de ir a la cárcel"

La ex presidente Cristina Fernández de Kirchner brindó una rueda de prensa a seis medios internacionales en El Calafate. Volvió a apuntar contra Bonadio por los embargos y criticó a Macri.


La ex presidente Cristina Fernández consideró "patético y hasta ridículo" el embargo a sus cuentas bancarias dispuesto por el juez federal Claudio Bonadio en la causa por dólar futuro y aseguró que no tiene "en absoluto" temor de ir a la cárcel.



Embed

POLITICA Y CORRUPCION


Tras reiterar su argumento de que sufre una "persecución judicial", advirtió sobre "el triunfo de las corporaciones que siguen manejando a la gente por el concepto de que la política es corrupta" y sostuvo que "la política no es corrupta, puede haber políticos corruptos, identifiquémoslos".


En la entrevista que concedió a seis medios el jueves en su casa de El Calafate y que se difundió este sábado, incluso en el portal de Cristina, evitó dar respuestas claras sobre los ex miembros de su gobierno que quedaron involucrados en causas judiciales por delitos graves al indicar que "lo que puede haber pasado con tal ex funcionario, y sin minimizarlo, tiene que ver con lo que puede pasar en cualquier gobierno".


La política no es corrupta, puede haber políticos corruptos, identifiquémoslos.


"Embargar las cuentas de la pensión del ex presidente (su marido fallecido Néstor Kirchner) es patético y hasta ridículo", planteó y consideró que la causa de dólar futuro "es lo más emblemático en materia de persecución judicial".


Asimismo, resaltó que ya la investigaron por enriquecimiento ilícito "desde 1995 hasta 2012; tres causas, sobreseimiento, siguen", a la vez que fue denunciada "cuatro veces por no ser abogada y el título me lo terminaron dando en Comodoro Py".


Fernández cuestionó "el oportunismo" de la "dirigencia política a partir de denuncias indiscriminadas", en alusión a la diputada Margarita Stolbizer que impulsa las causas Los Sauces y Hotesur, esta última cargo del juez federal Julián Ercolini que en los últimos días resolvió embargar las cuentas y las cajas de seguridad a nombre de su hija, Florencia Kirchner.


CONTRA EL RUMBO ECONOMICO


Hoy el desempleo figura, junto a la inseguridad y la inflación, como una de las principales preocupaciones de los argentinos; el desempleo no era un tema durante nuestra gestión y hoy la inflación está superando el 50 por ciento.


En tanto, recordó que durante su último mandato se realizó un 'cacerolazo' "porque la gente no podía comprar dólares y ahora, yo pregunto, ¿cuántos pueden comprar dólares? Diría que una ínfima minoría de los argentinos, cuando durante mi gestión se llegaron a hacer 14 millones de operaciones, y los asalariados ahorraban en dólares lo que les sobraba de sueldo".


"Ahora le critican que usen el aire acondicionado o que usen la estufa, yo nunca lo critiqué; al contrario, fue durante nuestro gobierno que millones de argentinos pudieron tener estufas, o acceder al gas, o al aire acondicionado", recalcó.


Sobre la gestión de Mauricio Macri, consideró que hubo una "mala evaluación, mal cálculo" en la suba de tarifas y aseguró que "ni siquiera fueron los resultados esperados por el equipo que se autodefinía a sí mismo como el mejor equipo de los últimos 50 años". Agregó que "nadie duda de las buenas intenciones de nadie", pero enumeró que "a la sociedad le habían dicho que no iba a ver tarifazo, devaluación, que no se iba a perseguir a nadie, que todo iba a ser mejor, que hasta el fútbol se iba conservar".


Respecto de su situación judicial, volvió a apuntar contra lo que llama "partido judicial y el partido mediático" al reclamar que los procedimientos "sean de acuerdo a las garantías que establece la Constitución, no se puede estar acusando o montando un show mediático en base a la violación de las garantías".


Por último, realizó una defensa de sus hijos al señalar que el diputado nacional Máximo Kirchner "la última vez que salió del país fue en 2001" y que Florencia Kirchner "no vive en un departamento de Nueva York, sino en un departamento Monserrat, y no tiene auto porque no sabe manejar".


"Hay que ver cómo vive cada uno de nosotros, para evaluar o juzgar", planteó y aseguró que su casa en El Calafate es suya desde "antes de ser presidenta y no de ninguna empresa constructora que, además, es socia de los amigos del poder".

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario