Mientras siguen en baja los autos 0 KM de alta gama, los populares aumentan

Con nuevas listas de precios publicadas se mantiene la tendencia: aumentan los modelos de segmentos bajos y medios y reducen sus valores los vehículos de alta gama.

Aparecieron las primeras listas de precios de vehículos 0 km luego de 2016 con significativas modificaciones. En ellas se advertía que los autos más accesibles aumentaron de precio, afectados principalmente la devaluación que significó la liberación del cepo al dólar, y que los modelos de alta gama los reducían, debido a las modificaciones del impuesto automotor. Con la llegada de nuevos listados de otras marcas, la tendencia sigue siendo la misma: suben los populares y bajan los más caros.

Un ejemplo claro es el de Renault, cuyo modelo de pasajeros más económico, el Clio Mio de fabricación nacional, pasó de costar en diciembre pasado 159.800 a 172.600 pesos. Pero los incrementos se dan en casi toda la gama de la marca francesa. Así es que el valor de la versión más econmómica del Logan (importado de Brasil) se fue de 186.800 a 199.900 pesos y la del Fluence (mediano de industria argentina) trepó de 261.100 a 279.400 pesos.

Del lado opuesto aparece una marca de lujo como Audi, cuyos precios se ven beneficiados por los cambios que se hicieron en el esquema del impuesto a los autos de alta gama, que desde este mes se aplica un 10 % cuando el valor del precio mayorista supera los 350.000 pesos y un 20 % cuando supera los 800.000. Con el diagrama anterior las escalas eran de 30 % (que afectaba en un 42 % sobre el precio final) y 50 % (98 %). De este modo se explica que un A1, el auto más chico de la marca alemana, haya reducido su precio en dólares de 48.250 a 31.700. Y si se hace la conversión a pesos, teniendo en cuenta el valor del dólar en diciembre ($ 9,8) y el actual ($ 14), el descenso fue de 472.850 a 443.800 pesos. Cuanto más caro es el vehículo más drástico es el cambio. Un buen ejemplo es el Audi Q5, un 4x4 mediano que en dólares pasó de 131.900 a 71.600. La conversión a pesos da una baja de 1.292.620 a 1.002.400.

Son pocas las marcas que restan informar sus nuevas listas de precios, entre ellas se esperan las de fabricantes como Ford y Citroën. También habrá que ver qué sucede con empresas como Peugeot, Toyota y Honda que decidieron no hacer modificaciones, al menos por ahora. Pero todo indica que los ajustes en estas marcas serán hacia arriba en sus gamas bajas y medias. En una situación distinta están constructores como BMW, Porsche, Volvo, Jaguar y Land Rover, entre otros, que tenían todos sus vehículos alcanzados por el impuesto y que en las nuevas listas deberán mostrar descensos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario