Mientras avanza el cilantro, mejora tu estado de ánimo

Por fama, como ese viejo dicho, el perejil le roba protagonismo al cilantro. Hagan una prueba: salgan a comprar cilantro. Les va a costar conseguirlo, o bien pregunten a sus amigos a ver quién afirma que le gusta su sabor. Lo más probable es que la mayoría no lo conozca. Permitite conocer un nuevo sabor y disfrutar más allá del perejil.

Por: Romina "Peque" Reser


En nuestro país consumimos más perejil que cilantro, más por costumbre y desconocimiento que otra cosa. Lo bueno, es que "la sartén cambio de manos" y el cilantro comienza a ganar la calle.


Aromática hierba alimonada que seduce y fascina


Somos un país afecto al perejil antes que al cilantro. Exactamente al revés que casi todos nuestros vecinos. Lo cierto es que con el ascenso de las gastronomías latinas y asiáticas, en especial de la peruana y thai, el cilantro llegó a nuestro paladar y ahora comenzamos a familiarizarnos con su sabor. Atenti el cilantro es todo y más. Se caracteriza por ser estridente, vegetal y cítrico, y lejanamente emparentado con la lejía, ergo, usalo con mesura.

Como la política o el fútbol, el cilantro provoca sentimientos encontrados. Se lo ama con toda el alma y se lo aborrece con la misma pasión.


cilantro gardeningknowhow.com .jpg

Como todo lo que cultivamos en casa, estos dos disputan el grado de frescura. Muchas veces voy a la verdulería y porque me mia, está ahí tan verde y turjente, me llevo un atado de perejil. Posteriormente en casa, lo pongo en un florero y adorna la mesada. Tenerlo a mano lo hace más usable, siempre. Ni hablemos del aporte que da en varios sentidos, cocinar con colores.


Ponele verde al otoño.


Tanto el perejil como el cilantro son dos hierbas muy difundidas en la cocina mundial, precisamente por sus aceites esenciales, que además de ser antioxidantes, aportan una inequívoca frescura aromática al plato.


La manera ideal de emplearlos es descartando el tallo y echando mano de las hojas –enteras o picadas-, ya que ellas son las portadoras de la mayor concentración de aceites esenciales. Y según la cantidad empleada, pasan rápidamente de ser un toque de distinción a un sabor dominante. ¡Cuidado!.


El cilantro pasó de ser una desconocida de la mesa local a convertirse en protagonista, en especial gracias al gran auge que vive la cocina peruana.


Por ejemplo: para hacer una lengua vinagreta el perejil en cantidad es clave, aunque falla notablemente si se trata de pescados crudos, donde el cilantro en cuotas justas funciona a la perfección. O bien, una pizca de perejil al terminar un risotto es un detalle agradable, mientras que un ceviche sin cilantro es una pérdida de tiempo. Cualquiera sea el caso, está claro que un puñadito de estas hojas puede cambiar radicalmente la puntuación de tu plato. Tanto el cilantro como el perejil, son mucho más que decoración.


¿Abuelita, por qué lo pones en el tupper? Para conservarte mejor.


La forma más sencilla de conservarlas es en un tupper, dentro de la heladera, con algo de humedad, pero nunca congelados. Para eso, nada mejor que lavarlas con agua corrientes y sacudirlas para sacar el exceso antes de ponerlas a reposar en el tupper. Como tienen muchas vitaminas y antioxidantes, tiran un par de días sin echarse a perder. Y a la hora de usarlo, tomás un par de ramas y conservás el resto como estaba.


cilantro thecookingjar.com .jpg

Ponele cilantro a tu vida: mejora el ánimo


Está claro que ninguna de estas hierbas es un secreto en la cocina. Pero también está claro que, sobre todo el cilantro, tampoco es de uso corriente. Y debiera, ya que mejoran la circulación, el ánimo e incluso tiene fama de afrodisíaco, como su primo el perejil. Así es que ya sabés, la próxima vez que planees un plato sencillo, echale un puñado de cilantro y mirá la cara de los comensales cuando lo descubran.


ÁMALO O DÉJALO

La división entre amor y odio por el cilantro tiene alcance mundial. El sitio web I Hate Cilantro lo define como "la comida más ofensiva que se conoce para el ser humano". El sitio hace una lista de más de cuatrocientos poemas en formato de haiku en los que sus usuarios dan rienda suelta a su odio por esta hierba.


Ahora sí, ésta es la verdadera grieta y como ya sabemos "las pasiones no se cambian", ni siquiera las que despierta el cilantro. Permitite conocerlo y después decime, "¿de qué lado estás, chabón?".



Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario