Los varones tienen más sobrepeso e hipertensión que las mujeres

Un sondeo sobre 1627 casos mostró que más de la mitad de los hombres tenía sobrepeso. Entre ellas, en cambio, ese porcentaje no superó el 39%. Además, en los hospitales, el 60% de las consultas son femeninas.

-----------------

La concurrencia a las carpas sanitarias instaladas en Mar del Plata y Villa Gesell corrobora que, a la hora de cuidarse e ir al médico, las que van al frente son las mujeres.

El dato, además, confirma una tendencia que se repite en los hospitales bonaerenses: según cifras de la Dirección de Información Sistematizada de la Provincia el año pasado se registraron 25.450.992 consultas correspondientes a personas mayores de 15 años. De ese total, el 60 por ciento correspondió a mujeres y solo el 40 por ciento a varones.

Si se analiza la franja de edad de las personas jóvenes, de entre 20 a 34 años, la diferencia es notable: el 65 por ciento de las que consultan al médico son mujeres y el resto, apenas un 35 por ciento, varones.

MÁS GORDOS E HIPERTENSOS

Quienes concurren a las carpas sanitarias hacen un circuito en el que controlan peso, talla, hipertensión, glucemia y responden una serie de preguntas sobre hábitos relacionados con la salud.

Sobre 1.627 concurrentes a esas carpas, el 65 por ciento fueron mujeres y, si bien en ambos sexos prevalecen los problemas de sobrepeso, son más los varones excedidos. “El 54 por ciento de los hombres presentó más peso del considerado normal en relación a su altura. En cambio, en el caso de las mujeres, ese porcentaje se redujo al 39 por ciento del total”, detalló el ministro de Salud provincial, Alejandro Collia.

Junto con el sobrepeso, los hombres también fueron los que más problemas de hipertensión presentaron. El 23 por ciento del total de varones tenía valores elevados contra un 10 por ciento entre el grupo de mujeres.

“Cuando una persona tiene hipertensión, la sangre que bombea el corazón ejerce una mayor presión sobre las arterias. Si sube de peso tendrá que oxigenar más grasa y masa muscular, de modo que el corazón se verá mucho más exigido”, explicó el director provincial de Atención Primaria de la Salud, Luis Crovetto.

Es que el sedentarismo sumado a las dietas ricas en grasas y sodio acarrea sobrepeso, obesidad y más riesgo de hipertensión. A su vez, la presión arterial predispone a sufrir infartos, problemas cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares, problemas que hoy constituyen las principales causales de muerte en todo el mundo occidental.

En cuanto al tabaquismo, en cambio, las mujeres mostraron ser más fumadoras que ellos. Sin embargo, un dato positivo es que de los casos analizados, sin diferenciar por sexo, el 96 por ciento de quienes asistieron a las carpas dijo no fumar.

“Cada vez más personas dejan el cigarrillo y cada vez menos jóvenes empiezan a fumar”, dijo Collia y enfatizó que esto es un logro de las políticas públicas que se vienen implementando como los ambientes libres de humo, las campañas antitabaco y los servicios hospitalarios que ofrecen tratamientos gratuitos para abandonar esa adicción.

ANÁLISIS DEL FENÓMENO

Para los especialistas del ministerio de Salud de la Provincia la cultura del cuidado de la salud incide mucho más en las mujeres que en los varones. En parte, porque la importancia de los controles en el embarazo están ampliamente difundidos.

“Cuando espera un bebé, la mujer se cuida al tiempo que protege a su hijo, y todo el entorno la motiva a cuidarse y a consultar, cosa que no ocurre con el varón. A esto se suma que algunos prejuicios machistas ahuyentan al hombre del médico, o tienden a dejarse estar y a ‘aguantar’ ante los dolores”, expresó la coordinadora del Instituto Provincial del Cáncer, Alejandra Fontao.

Además, decenas de campañas hacen eje en los controles ginecológicos, en especial en las bondades de hacerse el Papanicolaou a partir de la primera relación sexual para prevenir el cáncer de cuello uterino.

“De este modo, la mujer queda ligada al médico culturalmente desde la adolescencia y, si son madres, mucho más, porque llevan a sus hijos a vacunarse, a controlarse y, al estar más tiempo en ámbitos sanitarios, se interiorizan sobre sus propias necesidades”, agregó Fontao.

Los varones adultos -concluyeron los especialistas-, sobre todo a partir de los 50 años, presentan peores indicadores de salud que las mujeres. Por eso recomiendan motivar el hábito de los chequeos médicos periódicos entre los varones de cada familia. De este modo, es posible prevenir o detectar a tiempo factores de riesgo como el sobrepeso, la hipertensión, la diabetes y el cáncer de colon, afecciones que, de no controlarse, pueden provocar cuadros severos.





Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario