Los presos y el uso del teléfono celular

Un abogado denuncia que a un interno de la Unidad 38 de Sierra Chica, personal penitenciario le ha sustraído el celular. “Se arguye que con dicha telefonía se pueden producir delitos, pero, hoy en el afuera se cometen delitos con teléfonos, y no por eso a nadie se le ocurre que se suprima la telefonía”, señaló.

------------
En la Unidad 38 de Sierra Chica, a un amigo-hermano mío, que está detenido, le han quitado un celular y amenazan con trasladarlo de la Unidad y otras tantas calamidades por su accionar.

Ese es el hecho puntual que me merece una reflexión. Quizás se pregunten quien soy yo para opinar sobre este tema, pues bien, por orden cronológico, o como en las novelas, por orden de aparición (en mi vida) soy abogado recibido en la UBA en el año 1986, estuve preso casi cinco años de mi vida (dos de ellos en la Unidad 38) y en la actualidad enseño como profesor universitario en contextos de encierro, como verán estoy mínimamente capacitado para opinar sobre el tema.

En nuestro sistema penal de ejecución de la pena que rige en contextos de encierro, propenden a la comunicación del interno con su familia y con el afuera, la misma corte suprema ha expresado que no constituye delito, ahora bien puede que est& eacute; prohibido su uso por reglamento carcelario, pero de ello nunca debería devenir una sanción.

Se arguye que con dicha telefonía se pueden producir delitos, pero, hoy en el afuera se cometen delitos con teléfonos, y no por eso a nadie se le ocurre que se suprima la telefonía. En los pabellones hay teléfonos fijos, ¿por qué se puede cometer un delito con un celular y no con un fijo?

Es más, mi experiencia personal me dice, que no menos de la mitad de la población penitenciaria tiene en su poder un teléfono celular en modo clandestino, y ello es así porque cuentan con la complicidad del Servicio Penitenciario. Las cárceles, de acuerdo con la Constitución, son para seguridad y no para castigo de las personas que se encuentran alojadas. El único derecho que tienen privado es la libertad locomotiva y la Ley Penal bonaerense establece como derecho el de comunicarse de modo expreso y explícito.

Es por eso que antes que los “miedos” de comunicación nos formen la opinión en contrario en temas como este y tantos otros, que es bueno pensar “con nuestra cabecita”…. alguna vez.

Como diría un poeta catalán, “nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio”.

Benjamín Roberto García
DNI 14217248


Fuente:

Deja tu comentario