Los peligros del boxeo callejero sin preparación

Los combates juveniles de boxeo en pleno Paseo Jesús Mendía ponen en debate los riegos a los que se exponen chicos y chicas que no cuentan con la preparación y el lugar adecuado para está práctica. Infoeme consultó al entrenador de boxeo Rubén Pendás, quien explicó que pelear sin preparación “es muy peligroso” ya que sólo el boxeador entrenado “está preparado y sabe amortiguar un golpe”.

----------------------

Los combates callejeros con guantes de boxeo se convirtieron en una peligrosa moda entre decenas de jóvenes olavarrienses, quienes desde hace algunas semanas comenzaron a reunirse los domingos en el Paseo Jesús Mendía para practicar improvisadas peleas en rondas, a la vista de todos.


Según explicó a Infoeme el entrenador de boxeo Rubén Pendás, quien pudo ver las imágenes difundidas por este diario on line, pelear sin preparación “es muy peligroso, porque el boxeo es muy difícil si no estás preparado y no tenés un entrenamiento”.


“Lo que hacen ellos es como el ‘Club de Pelea’, pegarse para sacarse las ganas” aseguró el profesor y ex boxeador.

Pendás remarcó que un boxeador entrenado “está preparado para recibir un golpe. Tiene su gimnasia, su entrenamiento diario para aprender a recibir el castigo. Estos chicos lo reciben en crudo. Pueden pegar la cabeza contra el piso” advirtió.

En este sentido, señaló que en el boxeo recreativo “primero hay que aprender a caminar, a sacar las manos. Si querés, a hacer guantes. Porque no solo vas a pegar sino que te van a pegar. El recreativo es un golpe light ya para entrenar para combatir es otra cosa. Tenés que aprender a esquivar, a amortiguar el golpe acompañarlo para que no sea tan neto. Tenés que estar preparado” remarcó.

Consultado sobre los elementos mínimos de seguridad, dijo que se requiere “protector bucal, cabezal y un guante de 12 o 14 onzas y no de ocho”.


“Tiene que intervenir la Municipalidad, la policía, alguien. Porque cualquier pibe que pasa por ahí dice me pongo los guantes y le pegan y cae y rompen la cabeza. Te agarra medio débil y no estás capacitado. El cuerpo cae muerto. El boxeador por instinto pone la mano o acomoda el hombro cuando va cayendo pero uno que no sabe es como una caída de una moto. Es una salvajada. Porque para organizar un boxeo te piden ambulancias médicos y hay que hablar con Azul” remarcó el entrenador Rubén Pendás.


Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario