Los músicos de Callejeros deberán volver a prisión

Luego de quedar firmes las penas, ahora los miembros de la banda deberán completar las sentencias.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación rechazó por "inadmisibles" los recursos extraordinarios de los 11 condenados por la tragedia de Cromagnon, ocurrida el 30 de diciembre de 2004 y que provocó 193 muertes, por lo que los integrantes del grupo Callejeros y ex funcionarios del gobierno porteño que recibieron penas de cumplimiento efectivo deberán ahora regresar a prisión.


El Centro de Información Judicial comunicó que la medida alcanzó a los músicos Patricio Fontanet, Christian Torrejón, Maximiliano Djerfy, Daniel Cardell, Eduardo Vázquez, Juan Carbone y Elio Delgado; los ex funcionarios Fabiana Fiszbin, Gustavo Torres y Ana María Fernández, y Raúl Villarreal, asistente directo de Omar Chabán.


En septiembre pasado, la Sala IV de Casación rechazó los recursos de apelación de los acusados. De esa manera ratificó la pena de siete años de cárcel para Fontanet, líder de Callejeros; seis para el baterista Vázquez, condenado además a perpetua por el homicidio de su esposa, Wanda Taddei, ocurrido en 2010; cinco para los músicos Djerfy, Delgado, Torrejón y Carbone, y tres, para Cardell, el escenógrafo del grupo.


Villarreal recibió seis años de prisión por estrago culposo seguido de muerte y participación necesaria en cohecho activo. El condenado era el hombre de confianza de Chabán, el organizador de espectáculos fallecido en noviembre de 2014 y que había sido condenado a 20 años de prisión en 2009.


Además, por estrago culposo e incumplimiento de los deberes de funcionario público está condenada a cuatro años de cárcel Fiszbin, la ex subsecretaria de Control Comunal, mientras que recibió una pena de tres años y nueve meses Torres, el entonces director del área de fiscalización. Fernández fue sentenciada a dos años y diez meses de prisión.


Por la causa también están condenados a 18 años de prisión el subcomisario Carlos Díaz y Diego Argañaraz, manager de Callejeros, mientras que Rafael Levy, propietario de Cromagnon, fue condenado en 2012 a cuatro años de prisión.


Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario