Las voces después del bochorno

Los protagonistas del escándalo en la final de la Monomarca 1100 de este domingo, el más perjudicado y hasta el comisario deportivo, hablaron en el programa radial Puesta a Punto por FM 90.7. Afortunadamente hoy Cesareo sólo lamenta lesiones leves, pero lo que pasó después alertó a todos. Ya se encendió la alarma sobre lo que pueda ocurrir en la última fecha en “La Bota”.

---------------------
Andrés Arouxet, especial para Infoeme.

Guido Vernice y Juan José Cassou, los protagonistas de la doble maniobra, el doble toque por el que se desató el escándalo, dieron su testimonio. Vernice resalta que los que agredieron a Cassou no eran de su equipo, mientras Cassou responde con nombres y apellidos. Sobre el toque en la pista Vernice indica que hay mala intención, Cassou explica el porqué del toque.

El Comisario Deportivo, José Vigo, explicó su decisión y resalta que en primera instancia, ambos pilotos son excluidos por los incidentes, pero que después de ver las cámaras ambos fueron culpables, primero en un toque y luego en el otro.
“La verdad que es lamentable lo que sucede porque la parte deportiva se podía solucionar de otra manera”, comenzó la charla Vigo.

“El resto de lo que sucedió todos ya lo saben, el tribunal ahora tendrá que ver lo que decide con todo lo que le podamos aportar. Ambos quedan excluidos automáticamente por lo que sucede después, yo de los toques no tenía la información necesaria, a mí me informan los oficiales de pista que la gente del equipo de Guido (Vernice) estaba rompiendo el auto de Cassou, y de “Juanjo” (Cassou) me dicen que de forma intempestiva casi choca a todo el mundo por sacar el auto del lugar”, así resolvió en primera instancia el comisario deportivo.

Una vez culminada la final José Vigo resolvió tras ver cinco cámaras distintas: “Después de ver varias cámaras de distintos pilotos que venían atrás, y una de Jorge Obregoso que se ve clarito el toque de Guido Vernice a Cassou, y después Cassou cuando logra poner su auto derecho lo toca a Vernice en el guardabarros trasero izquierdo y lo hace hacer un trompo. Después todos vimos que se lo choca Gonzalo Cesareo, que es el que se lleva la peor parte, afortunadamente no quedó de costado porque si no hubiese sido mucho peor”.

El más perjudicado, Gonzalo Cesareo, está dolorido y muy amargado por la situación: “Me duele todo, el miércoles están los resultados de la resonancia magnética, hay que ver si se ve algo en los meniscos de la rodilla, que en principio creímos que era una fractura. Pero después me duele todo, el cuello, el piel, el tobillo, los hombros, todo.
En relación a la maniobra dijo: “No lo puedo creer de un piloto tan experimentado, no puede hacer eso, yo lo admiraba pero la verdad me defraudó”, dijo en relación a Juan José Cassou. “No me dio tiempo a nada, yo venía detrás y lo veo clarito, pero venía tan cerca que no pude esquivar a Guido”, culminó Cesareo.

Guido Vernice también sufrió por quedar cruzado en la pista, fue uno de los grandes protagonistas del hecho del domingo y explicó: “Físicamente estoy más o menos, y moralmente mal. La verdad que hacemos un gran esfuerzo para correr y terminar de esta manera es lo peor que te puede pasar. Hoy a la mañana estuve en el sanatorio y me dijeron que afortunadamente sólo son los golpes, tengo la marca de los cinturones y la zona de la ingle bastante inflamada”.

“La maniobra se inicia a la mitad del curvón en la primera curva de la primera vuelta, “Juanjo” se abre por demás y logra meter mi auto hasta la mitad del auto de él, se empieza a cerrar y lo llevo cruzado delante de mi trompa, yo sigo acelerando para que no entre en trompo y le regalo la posición para no ser recargado. Cuando veníamos ya para la curva plana, él venía con la trompa de su auto a favor, levanta para tener la trompa de su auto a la altura del guardabarros trasero mío y pega el “volantazo” para la derecha que es donde venía yo, ahí hago el trompo, en la cámara de Fauret se ve claro”, contó Guido.

Después vino el susto, a lo que agregó: “Quedo cruzado, el auto me empieza salir marcha para atrás sobre la pista y logro doblar un poco para la izquierda y gracias a Dios el choque se produce de frente y no de costado, porque si hubiese quedado de costado hoy sería el guido Vernice que alguna vez fue Guido Falaschi. El toque es intencional, no hay ninguna duda”.

“Lo que pasó después yo me entero por boca de otros porque estaba siendo atendido en la ambulancia, la gente que ingresó a increpar no es gente de mi equipo, es gente que va a ver un espectáculo y que se indigna por un toque de esos. Es lo que a mí me contaron, se bajaron de la tribuna, se pusieron alrededor del auto de Cassou y comenzaron a increparlo verbalmente; él arrancó el auto, hizo un medio trompo arriba de la pista y los encaró”, explicó Vernice sobre los lamentables hechos ocurridos tras la maniobra
Por su parte, Juan José Cassou, también dijo lo suyo: “Estoy muy amargado por lo que pasó, nos tocó vivir un momento muy feo, para mí, para mi familia y para la gente que me acompaña. Lamento mucho lo que le pasó a Gonzalo (Cesareo) y a Guido (Vernice) también”.

A la hora de explicar la maniobra dijo: “Largamos, yo le alcanzó a poner un poquitito el guardabarros a Cobos, empiezo a ingresar al curvón y queda un hueco, el mismo del auto del “Flaco” (Cobos) y siento un golpe de costado que me lleva y nunca levanta, yo pensé que terminaba en trompo pero zafó no sé por qué, yo lo peleé lo que más pude pero zafó porque tenía que zafar. Después salimos los tres a la par con Yamil Sequi que venía por adentro y la realidad es que cuando Vernice salé para afuera que se toca con Sequi, yo agarró la unión de la pista, esa donde rompió la goma Vivarelli, y trato de zafar de agarrar el borde ese y cuando salgo para el medio, Vernice que vuelve de chapearse con Yamil (Sequi), se engancha con el auto mío y sale haciendo trompo. He corrido muchas veces y jamás tuve una maniobra como la que ellos interpretan, la maniobra se agranda porque después pasan un montón de cosas. En ningún momento fui a correr para ayudar a mi primo, la primera carrera que corrí la gané peleando con Fauret y con Vernice, y en ningún momento los toqué y lo hablé con ellos que fue una carrera espectacular. Tampoco entiendo porque él me pega semejante bombazo y me lleva cruzado, él me quiso sacar sí o sí de carrera, no entiendo por qué, si tranquilamente nos podíamos haber ido los dos para adelante, el campeonato se gana de otra manera”.

Por último, explicó lo que sucedió después: “De todos modos, más allá de todo, nada explica lo que pasó después. Yo volví a engrillarme porque no sabía si me iban a sancionar, porque se podía entender como un toque de carrera, y cuando estábamos en la recta con el motor parado lo mande a Jorge a buscar unas cosas para reparar algo de mi auto. Mientras estábamos ahí parados viene Daniel Crevatín y le pega una piña al acrílico del lado del acompañante y me amenaza que me quede tranquilo que él me iba a matar, después viene el hermano de Vernice, creo que se llama Agustín el que rema, y también me amenaza de muerte, viene mi viejo a separar, el hermano de Vernice lo empuja lo tira en el piso, le pagan, después viene el padre me agarraron el auto a patadas, y del resto no conozco a nadie más. Lo escuché a Vernice que dijo que no eran gente de él, son totalmente mentiras, a no ser que los que nombre no sean del equipo de él. Ya se van a ver las imágenes. Después siguieron apareciendo, eran cincuenta tipos y empezaron a los gritos vamos a volcárselo y se lo prendemos fuegos, la verdad me cagué hasta las patas, puse primera y me fui para adelante. Ahí vieron que venía uno con un bidón de nafta corriendo y me avisaron ándate porque vienen a prenderte fuego el auto, ahí fue cuando arranco por segunda vez y pego la famosa vuelta. Cuando encaro para entrar a boxes veo que el portón estaba cerrado, y ahí te juro que no sabía qué hacer, imagínate vos atado en un auto y con 50 tipos que te quieren prender fuego el auto, qué haces. Te lo juro por lo que más quiera que no sabía qué hacer, puse primera y pegué la vuelta para atrás, hice para adelante lo que necesitas para mover el auto, no podía poner marcha atrás y salir despacio, todo lo que moví para adelante son lo que necesito para salir para atrás, no es que me metí en el tumulto contra la gente. Puse primera, le doblé toda la dirección y pegué la vuelta para atrás. Se me venían todos corriendo, de hecho algunos salieron corriendo a la par del auto. En ningún momento atropellé a nadie, que quieran decir que yo quise atropellar a sultano o mengano, que lo digan, yo puse primera y salí porque me cagué en las patas. Yo no me puedo asustar si se pone de costado el auto o si vuelco, porque para eso estoy preparado, pero para esto no estoy preparado. Veía al costado a mi hijo, a mi mujer llorando; lo que hice fue por la situación, pero no de cagón. Si a mí el auto no me arranca, me lo prenden fuego y yo estoy muerto.

Los testimonios de los protagonistas son muy fuertes, se habla de mala intención y de otras cosas más graves, argumentos impropios de un deporte. Algo hay que hacer, la alarma se encendió antes de la realización de la última fecha en “La Bota”, el próximo 8 de diciembre. Varios pilotos, se hicieron eco de un reclamo y fueron contundentes: “así yo no voy más a correr”.



Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario