Las razones por las que Argentina se estancó en educación según el informe PISA

Argentina está entre los diez países que tienen más alumnos con bajo rendimiento escolar en matemáticas, lectura y ciencia, según el informe que presentó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) sobre 64 naciones basado en las pruebas PISA, el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes. Cómo incide el nivel socioeconómico y la estructura escolar, el ausentismo de los docentes, en esta problemática.

Esto quiere decir que, en al menos una de las tres asignaturas, puntúan por debajo de los niveles básicos. "Este análisis tiene un mayor foco en el área de matemáticas. Y los resultados son preocupantes porque Argentina no ha mostrado mejoras. Tiene un estancamiento brutal", dijo Agustina Blanco, directora ejecutiva de la Fundación Proyecto Educar 2050.

PISA evalúa con una graduación de 1 a 6 en las distintas asignaturas. Los alumnos que acceden a niveles 1 y 2 significa que no llegan a desempeños básicos.

"En matemáticas se traduce a que los chicos no pueden resolver problemas simples. Por ejemplo, regla de tres simple, cuentas de operaciones con problemas que impliquen suma, resta multiplicación y división", dijo Blanco.


La media sobre la que se midió el bajo rendimiento es 23%. Argentina supera el 66%.

Agregó la directora de Fundación Educar 2050: "Las causas de estos resultados son múltiples. La desmotivación de los docentes, la pobreza, la infraestructura y el presupuesto. Pero la variable que más influye y donde habría que hacer foco es en el funcionamiento de la institución escolar y el desempeño de los docentes e instructores, que tienen mucha vocación, pero requieren una mayor formación multidimensional".

"Muchas veces lo que se cree es que el contexto socioeconómico de origen es el gran responsable del bajo rendimiento escolar. Sin embargo, según el informe PISA antes mencionado sólo representa un 16% mientras que la organización misma de la escuela ocupó un 35%", señaló la experta en educación.

Esto incluye, por ejemplo, la expectativa que el docente tiene respecto de los alumnos o la detección temprana respecto de sus limitaciones. El ausentismo de los docentes y su formación, entre otros.

El estudio sostiene que los resultados educativos dependen de muchos más factores que simplemente la renta per cápita de un país, por lo que todas las naciones pueden mejorar el rendimiento de sus alumnos si implementan las políticas adecuadas.

Un gran desafío por delante. Los jóvenes de 15 años sin el nivel mínimo están en un riesgo mayor de abandonar los estudios, suelen acabar en trabajos peor pagados y poco gratificantes, participan menos en política y muestran una salud peor, según las conclusiones.


Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario