Las lluvias y el mercado complican la siembra de trigo

Analistas coinciden en que la superficie de trigo sembrada hasta el momento sólo alcanza entre un 20% y el 25%. Para el ingeniero agrónomo, Alberto Miotti, “se ha perdido casi toda la posibilidad de siembra de trigo largo” aunque consideró que hasta fines de agosto “cambiando las variedades, los ciclos, podemos sembrar trigo si deja de llover”. Las zonas de Mapis, Durañona, Santa Luisa, El Luchador y 16 de julio son las más complicadas. Preocupan además la baja del precio del trigo y los mayores costos de producción. Para Fabricio Lacoste, en algunos lugares “directamente los suelos son de agua”.

----------------------

Las lluvias y las condiciones de mercado redujeron gran parte de las posibilidades para la siembra fina en Olavarría.

Consultados por Infoeme, los ingenieros agrónomos Alberto Miotti y Fabricio Lacoste coincidieron en que la superficie de trigo sembrada hasta el momento no supera el 25%.

Miotti, señaló que en las actuales condiciones “se ha perdido casi toda la posibilidad de siembra de trigo largo porque se pasó la fecha se siembra encharcado. Lo poco que se pudo sembrar temprano hay que ir revisando si se superó el encharcamiento” dijo.

Describió que en el Partido de Olavarría “hay lotes en los que no se va a poder sembrar de trigo, va a pasar directo a la gruesa, aún con dificultades de caminos o en otros a los que podes llegar pero los lotes están barrosos, no tiene piso. Y el caso extremo es el lote en donde el lote está inundado y el camino está cortado” sostuvo Miotti.

El ingeniero agrónomo especificó que hay dos zonas muy complicadas por las lluvias: “la zona de Mapis, no el camino que está accesible sino los caminos laterales de acceso a los campos y los campos están complicados. Después hay una zona muy complicada entre Durañona, Santa Luisa, El Luchador y 16 de julio que está muy complicado para el lado de campo Belgrano, la zona de la bajada a Crotto”.

Añadió que hay “problemas de falta de pisos en la sierras en algunos lotes porque en algunos lugares se han abierto algunas vertientes que se habían perdido con la seca y ahora en pleno cerro empieza a verter agua, se hace un hilito y abajo en una zona llana buena, ahí tenés un problema de falta de piso porque hay barro”.

Pese a ello, consideró sobre “lo que se perdió de sembrar como área” que “todavía tenemos hasta el 31 de agosto, cambiando las variedades, los ciclos, podemos sembrar trigo si deja de llover y si se mantiene el buen tiempo en aquellos lotes en los que el agua se evapore o se escurra” dijo.

“Si hay diez días como el de hoy una parte de los potenciales de trigo se va recuperar. De las intenciones de trigo difícilmente se haya sembrado más el 25%. No se ha perdido el 75%, todavía una parte se puede recuperar” indicó.

Pero además de los factores climáticos las condiciones de mercado desalientan la siembra de trigo: “Si se seca y hay caminos estamos muy preocupados por la baja de los precios de trigo, la suba de la tasa de interés que nos permiten financiarnos y las dificultades macroeconómicos”.

“Hace una semana falta de siembra de trigo era por cuestiones climáticas. Hoy aquellas personas a las que se les empiezan a secar los lotes se hace con una preocupación por la suba de costos, combustible, costo de vida y el trigo no solo no acompaña sino que bajó”.

Por último, Miotti informó que además “disminuyó la siembra de cebada por cuestiones climáticas”.

Para el ingeniero agrónomo Fabricio Lacoste, la situación es “sumamente complicada”. En este sentido especificó que “algunos productores empezaron a sembrar el sábado, forzando la situación de sectores puntuales en zonas altas del Partido”.

El profesional destacó que “la siembra de cebada se perdió” y estimó que “el trigo comenzará a sembrarse en agosto con semillas de ciclo corto” pero aclaró que hay faltante de estas semillas.

Estimó que “si el tiempo acompaña la siembra puede llegar a ser del 50%, pero está muy complicado”. Coincidió con Miotti al observar que zonas como 16 de Julio, El Luchador y L’Amalí hacia Chillar “directamente los suelos son de agua”.

“Para algunas zonas, que lluevan 10 mm. es una inundación”, analizó Lacoste.




Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario