Las emociones invadieron en la apertura del Museo Emiliozzi

Este sábado, quedó formalmente inaugurado el sitio donde los “Gringos” de Olavarría quedarán presentes para el resto de la historia. Sus hijas, nietos y bisnietos estuvieron en la apertura que reunió a todo el ambiente tuerca local y de distintos puntos del país. Galería de imágenes.

----------
Fotos: Alejandro Casamayou / Andrés Arouxet, especial para Infoeme

La calle Necochea “cortada” en la intersección con 9 de Julio ya auguraba lo que se venía para este sábado. A las 18:00 comenzó la ceremonia de apertura del Museo Municipal Hermanos Emiliozzi, una obra que llevó su tiempo pero valió la pena esperar.

Varios rostros con los ojos vidriosos, voces entrecortadas por las emociones, el reencuentro con gente del ambiente y el recuerdo de muchas anécdotas de historias vividas por aquellas épocas fue el común denominador de la jornada.

Es que muchos nombres muy importantes en la historia del deporte y de nuestra ciudad dijeron presentes. Algunos de ellos: “Cacho” Fangio, Carlos Pairetti, gente de la escudería Emiliozzi como Roberto Desimoni, Jorge y Héctor Sandini, Héctor Morales, Coco Orlando, Beto Emiliozzi, Nuchi Spinella, Luis Leone y Jorge Sgarboza.



También estuvieron en la cita ex dirigentes del AMCO, dirigentes políticos (oficialistas y oposición) Fermín Ascárate (Fundación Fangio) y varios pilotos locales como Nicolás Pezzucchi, Agustín Herrera y Leopoldo Cirioli. Periodistas de diferentes ciudades no quisieron perderse esta inauguración. De hecho llegaron reporteros de Bahía Blanca, Río Cuarto, del programa Rojo 7000 de Mar del Plata, por nombrar algunos.

Claro que no podían perderse esto los familiares directos de Dante y Torcuato. Las hijas de Tito, Irma y Silvia, vinieron acompañadas de sus hijos y nietos.

Adentro del museo, “La Galera” como otra de las estrellas de la noche. Las copas, motores, entrevistas, fotos y todo lo que tiene que tener este flamante espacio para mostrar que los “Gringos” no se fueron y siempre estarán entre nosotros.

Y esta apertura que terminó con la lluvia aunque para uno de los espectadores “fueron las lágrimas de los Gringos porque ahora tienen el lugar que se merecen”. Seguro que es así.




Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario