"Las diferencias hay que dirimirlas en elecciones"

El sub administrador del Instituto de la Vivienda, José González Hueso salió a responderle a la Jefa de Gabinete, Margarita Arregui a días de la firma de las escrituras para las viviendas del Procrear. “Desde la arbitrariedad se cierran y adoptan una actitud pasiva intentando sacarse la responsabilidad de encima” lanzó y consideró que “el desafío es lograr apertura, diálogo, trabajo en conjunto por Olavarría”.

--------------

A pocos días del anuncio de la firma de escrituras de retrocesión de los terrenos del Pikelado al Municipio para que este pueda luego venderlos a los beneficiarios al PROCREAR – el acto se realizará el próximo martes- el sub administrador del Instituto de la Vivienda, José González Hueso salió a responderle a la Jefa de Gabinete, Margarita Arregui.

Mediante un comunicado, recordó que la Jefa de Gabinete aseveró que “venían esperando esto desde hace un año” y que el trámite “estaba estancado en Escribanía” por un conflicto gremial.

En respuesta, González Hueso sostuvo: “ya lo dijimos varias veces, el 15 de mayo le enviamos a Escribanía las Resoluciones del Instituto que ordenaron la retrocesión. La firma no se hizo enseguida porque faltaban, por parte de la Municipalidad, los proyectos y presupuestos de las obras de infraestructura, y porque el sorteo que hicieron no sirvió para el PROCREAR y hubo que cambiar la estructura de la venta: la Ordenanza que solucionó esto recién fue enviada al Concejo Deliberante en octubre. Sin esa Ordenanza no se podían hacer las escrituras” dijo.

“Lo que no ayuda y complica la resolución de estos temas es la actitud de diferentes funcionarios municipales que desde la arbitrariedad se cierran y adoptan una actitud pasiva intentando sacarse la responsabilidad de encima. Con poco diálogo. Con relaciones ásperas. Hablan del encuentro entre los argentinos, de transitar la ancha avenida del medio, pero hacen lo contrario” advirtió el funcionario provincial.


Al mismo tiempo, González Hueso señaló: “tenemos varios temas más que solucionar con la Municipalidad para los vecinos de Olavarría. La obligación de cada uno, desde su lugar, es hacer las cosas más fáciles, no complicarlos. Sea para solucionar el tema de una persona o para lograr que 500 familias puedan construir su casa, como en este caso. Ese es el desafío: apertura, diálogo, trabajo en conjunto por Olavarría y buena fe. Las diferencias políticas las dirimimos en las elecciones” concluyó.



Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario