La venganza no vence

Un crimen sicarial narco mafioso. La víctima tenía antecedentes por causas criminales. Y estaba acá entre nosotros, como si nada.

------------------
Mauro Szeta, especial para Infoeme

Un crimen a la vista de todos, en plena tarde, artero, a traición. De arranque, el interés de una fuente policial, por aclarar que no se había tratado de un intento de robo. Luego, con el paso de los minutos, quedaba en claro, que no había sido un robo, pero la hipótesis novedosa, era más espeluznante aún.

La víctima era un colombiano, la sobreviviente su novia, y los asesinos, sicarios, es decir, asesinos a sueldo. Y algo más dramático aún. Un hombre apodado "El Diablo", el entregador de semejante ataque criminal.

Así las cosas, reflexionaba la misma fuente que se cansó de repetir que no era un robo común, hubiese sido conveniente que lo fuera, que se tratara en realidad de un hecho más, de los tantos que hay todos los días, y no, como parece ser, de un crimen sicarial narco mafioso, digitado desde Colombia.

Lo concreto es que a Carlos Alberto Gutiérrez Camacho, lo asesinaron a balazos en pleno Palermo mientras andaba en bicicleta.

Después se determinó que en Colombia, con ese nombre había cuatro personas en total. Pero el que era, tenía antecedentes por causas criminales. Y estaba acá entre nosotros, como si nada.
Había entrado por primera vez a Argentina en 1997. Decía vivir como fotógrafo. La forma en que lo mataron amerita a pensar en algo más, y que su novia, que no cuenta nada, o miente por miedo, o también fue víctima del engaño.

Lo cierto es que otra vez un crimen por encargo a la vista de todos, aterrorizó a Buenos Aires. Y eso, duele, y parece no tener solución.

Que los narcos llegaron para quedarse ya no es noticia, no sorprende. Ahí están haciendo de las suyas, es decir, matando a sangre fría. En su jerga, no dejan dudas. La venganza no tiene fecha de caducidad y eso, se nota.

Fuente:

Deja tu comentario