La Orquesta Escuela compartió su música con el barrio

Los jóvenes brindaron un concierto y demostraron sus aprendizajes a todos los vecinos que se acercaron.

------------------------------

El salón del Servicio Territorial Nº 1 estuvo colmado el pasado sábado. Todos asistieron vestidos especialmente para la ocasión. Toda la familia concurrió a ver y acompañar a los jóvenes músicos. Padres, madres con bebés en brazos, hermanas con sus novios, abuelas.

El coordinador del Servicio, Walter Salvareschi, hizo de presentador vestido de camisa y corbata; con la misma elegancia de un concierto profesional. La muestra de la Orquesta Escuela Municipal es un mini concierto en el barrio. Mientras afuera jugaban los perros sueltos, adentro empezaba a sonar la delicadeza de un violín. La presentación se desarrolló en dos partes: la individual y la grupal; la orquesta propiamente dicha.



La primera es la más desafiante para los chicos porque se enfrentan al público solos o acompañados por el docente, pero el desafío es justamente ése. “El objetivo es generar estos espacios para que los chicos se puedan encontrar con el público y de a poco ir rompiendo la barrera de la vergüenza y el nerviosismo que les genera tocar frente a otras personas porque una cosa es tocar en grupo y otra cosa muy diferente es tocar solo o acompañados por su profesor o un compañero”, explicó el subsecretario de Cultura, Educación y Turismo, Diego Lurbe, quien aplaudió cada avance de los jóvenes con visible orgullo.

Es lo que sintió Susana, de 15 años, quien asiste a la Orquesta Escuela desde hace un año. “Estaba nerviosa, se me desacomodó la viola y me salieron varias notas mal”, confesó. El paso por el espacio municipal la entusiasma en proyectos personales. “Me gustaría estudiar más instrumentos y después seguir musicología, una carrera en la que a través de la música y distintos instrumentos se estimula a chicos especiales”, contó. Alejandra, de 16 años, oriunda de Paraguay, toca desde hace seis, pero aún se pone ansiosa frente al público. “Estaba nerviosa aunque no se me notaba mucho”.



La Orquesta Escuela funciona en Olavarría desde 2009 y desde hace dos años comenzaron las muestras abiertas frente al público. Una única orquesta trabaja en dos núcelos barriales (el Facundo Quiroga y el Lourdes) que siempre tocan como conjunto. Más de 40 jóvenes de distintas edades aprenden gratuitamente a tocar cualquiera de los instrumentos de la orquesta. Pero la meta no es meramente musical.

En las actuaciones se mezcla lo “sofisticado” con lo popular. El Himno a la Alegría de Beethoven con Darte un Beso de Prince Royce. Cuando sonaron las melodías de moda, el público no pudo evitar marcar el ritmo con los pies o balancear un poco el cuerpo sobre la silla. Durante todo el concierto las familias y amigos escucharon con respeto, aún en los momentos en los que el nerviosismo provocó algún traspié en los músicos más noveles. Los bebés se adormecían con la música suave, despertaban con los aplausos y volvían a dormir.





Fuente:

Deja tu comentario