"La Máxima" forma parte del Proyecto de Conservación del Guacamayo Rojo

El Bioparque Municipal se suma así a una docena de instituciones de todo el país que están coordinando sus esfuerzos para producir individuos cuyo destino sea un futuro repoblamiento de esta especie en nuestro país.

Desde el año 2004, el Bioparque Municipal "La Máxima", forma parte del Proyecto de Conservación Cóndor Andino de la Fundación Bioandina Argentina. Tal es la importancia a nivel nacional de la protección de este tipo de ave, que la Fundación Bioandina, premia al Bioparque "La Máxima", con la posibilidad de incubar y ver nacer en algunas oportunidades pichones en la condorera olavarriense, ya que se considera al parque como un espacio propicio por su variada forestación, condiciones climáticas, respeto a los animales y por sobre todo el hábitat construido para tal fin.

En el marco de esta política pública, es que se ha formalizado el Proyecto de Conservación del Guacamayo Rojo, con la llegada de una hembra al Bioparque.

"Si bien La Máxima, durante años, logró la reproducción de esta especie, siendo el lugar más austral del continente en llegar a esto y habiendo donado, oportunamente, dos parejas al Centro de Rescate Güirá-Oga, para su reproducción y posterior liberación, es ahora cuando se cristaliza la asociación de varias instituciones, donde cada una aportará su experiencia", explicó el sirector del Bioparque Municipal "La Máxima", Horacio Grand.

Como ocurrió con otras grandes aves de los bosques, el Guacamayo Rojo, ha sido exterminado tempranamente en muchos sectores de su área de distribución debido a la persecución directa, la desaparición del hábitat y la falta de áreas protegidas.

La población que vivía en el sur de Paraguay y el norte de nuestro país, incluyendo Corrientes, también se extinguió aproximadamente hacia 1850.

Con el objetivo de reproducir nuevos individuos para un futuro programa de reintroducción, el Dr. Igor Berkunsky, investigador del CONICET en el IMEDES de Tandil, impulsa la formación de una red de cría ex-situ con bioparques y centros de custodia de vida silvestre de nuestro país, revalorizando la función social y científica que cumplen los mismos como guardas de la biodiversidad.

Para lograr que los animales se reproduzcan es necesario que todas las características del ambiente sean óptimas; si el animal no se encuentre bien alimentado o se siente amenazado, no va a poder reproducirse. "La Máxima", es considerado uno de los espacios más propicios para llevar adelante esta tarea y por eso es que se suma a esta "Red Ex situ", junto a especialistas de la Unicén, biólogos del Conicet y otros profesionales.

En la actualidad, casi una docena de instituciones que albergan Guacamayos Rojos, están coordinando sus esfuerzos para producir individuos cuyo destino sea un futuro repoblamiento de esta especie en nuestro país. Entre los socios más importantes de esta iniciativa se encuentran el Complejo Ecológico de América (Rivadavia, Pcia. de Buenos Aires), el Bioparque "La Máxima" (Olavarría, Pcia. de Buenos Aires), Bubalcó Patagonia (General Roca, Pcia. de Río Negro), el Centro de Rescates Guaycolec (Formosa), el Jardín Zoológico y Botánico de La Plata (Buenos Aires), el Centro de Rescates Güira-Ogá (Puerto Iguazú, Pcia. de Misiones) y Estación Biológica Sierra del Tigre (Tandil, Pcia. de Buenos Aires).

Actualmente, "La Máxima" cuenta con dos parejas de guacamayo rojo tras haber realizado el intercambio de un macho excedente por una hembra. De este modo se aporta un animal para ser liberado, lo cual sucederá a fin de este mes donde el ejemplar se liberará en la Reserva del Iberá en Corrientes, y por otro lado, se logra la formación de dos parejas para participar de forma activa en este nuevo proyecto.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario