La cronología del atrincheramiento que conmovió a la Ciudad

Fueron casi diez horas de máxima tensión en pleno microcentro de la Ciudad. Todo se inició cerca de las 06:00 cuando un llamado de la ex pareja del penitenciario que alertó a agentes del CPC. Disparos, tensas negociaciones, Comité de Crisis y una intervención decisiva del grupo Halcón en un hecho de características inéditas para Olavarría.

Los hechos ocurridos el último sábado cuando un penitenciario fuertemente armado se atrincheró por casi diez horas no registran antecedentes en la historia local.


Escenas de máxima tensión, más frecuentes en los grandes centros urbanos, se apoderaron de la tranquilidad habitual de un fin de semana en la Ciudad y llegaron a las pantallas de los canales de televisión de todo el país.


Todo se inició cerca de las 06:00 con un llamado de la ex pareja del penitenciario Walter Galarza. La comunicación alertó a agentes del CPC sobre un conflicto familiar en una vivienda de calle Belgrano entre 9 de Julio y Pringles que se habría desencadenado tras la determinación de la víctima de formalizar los trámites de una separación, ya producida de hecho.


Hasta el lugar se acercaron, a los pocos minutos, móviles del Comando de Patrullas Olavarría. En la planta baja el agente penitenciario discutía con los efectivos mientras la denunciante y sus dos hijos habían logrado llegar hasta el segundo piso de la casa.


Mientras los ánimos subían de tono, algunos de los agentes habrían aprovechado la distracción para poder rescatar a la mujer y sus dos hijos menores de edad.


En ese momento, cerca de las 06:15, el penitenciario tenía en su poder dos armas 9 mm y una escopeta 1270 y se encontraba en la planta baja. Disparó y provocó daños en uno de las patrullas y a su propio automóvil, un Peugeot 206. Afortunadamente no hubo heridos.


Desde ese momento, se dispuso un perímetro policial a 150 metros de la vivienda con efectivos del CPO y uno de 250 metros con agentes de Control Urbano.


A media mañana ya estaban presentes el Jefe de la Policía Departamental Azul, Comisario Mayor Fabián Alvarado, la fiscal de turno Viviana Beytía y funcionarios municipales quienes conformaron un comité de crisis en un hotel ubicado en las inmediaciones de la casa.


Mientras se incrementaba la presencia policial, la noticia se nacionalizaba en los portales y canales de televisión.


En el lugar también trabajaba como mediador es el Lic. Hernán Nievas co-coordinador de la Red Argentina de Prevención de Suicidología junto a ex superiores de Galarza que habían sido convocados para intentar convencerlo de deponer su actitud hostil.


Al mismo tiempo y mientras las negociaciones no prosperaban se esperaba por el arribo desde La Plata de una división del grupo Halcón, que llegó a la Ciudad cerca del mediodía. El equipo incluía un negociador y un psicólogo.


Durante esas horas seguían los momentos de tensión. Visiblemente nervioso, el penitenciario arrojó no menos de cuatro disparos al aire.


Fue casi a las 15:00 cuando llegó el desenlace. Un francotirador del grupo Halcón, apostado en una vivienda cercana, realizó un preciso disparo que hirió en ambas manos al agresor.


Inmediatamente fue reducido y trasladado en una ambulancia al Hospital Municipal.


Minutos más tarde concurrieron a la escena personal de Policía Científica y una unidad de la División Explosivos para descartar la posibilidad de la existencia de un artefacto explosivo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario