Justicia envió oficio al Registro civil por apropiación de Ignacio

La Jueza Servini de Cubría solicitó a la dependencia local la partida de nacimiento del joven Ignacio Hurban, entre otros elementos. La investigación apunta a determinar como se falseó su acta de nacimiento. El diario Tiempo Argentino en una nota de este domingo apuntó las sospechas sobre un ginecólogo y obstetra local, aunque hay otros profesionales en la mira.

----------------------------

La historia oculta de vínculos y complicidades civiles locales con el poder militar durante la última dictadura comienza a ser el foco de las investigaciones judiciales, tras la recuperación en nuestra ciudad del nieto emblema de la lucha de Abuelas de Plaza de Mayo, Ignacio Guido.

Según pudo confirmar Infoeme en los últimos días hasta la sede local del Registro Civil llegó un oficio de la Jueza Servini de Cubría para solicitar la partida de nacimiento del joven, entre otros elementos.

La investigación busca desentrañar y reconstruir la cadena de actores individuales e institucionales que hicieron posible que el hijo de Laura Carlotto llegara a manos del matrimonio Hurban, que lo crió durante 36 años en un campo de Olavarría.

Tal como señaló este diario on line el último domingo, una denuncia radicada en Abuelas de Plaza de Mayo desde el 2010 señala al conocido productor local Carlos Francisco “Pancho” Aguilar, fallecido hace apenas cinco meses, como presunto apropiador de Guido Carlotto y quien lo habría entregado a sus peones- los Hurban- para que lo criaran.

Pero además del presunto entregador, necesariamente actuaron otras personas que posibilitaron la falsificación de la partida de nacimiento.

El diario Tiempo Argentino publicó este domingo una nota titulada “un médico de la Bonaerense falseó el acta de nacimiento de Guido” en donde señala al ginecólogo y obstetra local Julio Sacher como quien “falseó la partida de nacimiento por la que Guido creyó ser hijo de Clemente y Juana Hurban hasta el 2 de junio pasado” indica el matutino.

“El documento que sobrevivió casi cuatro décadas, bien guardado, fue el acta de nacimiento fraguada. Allí figuraría el nombre del niño, la firma de la delegada o delegado del registro civil (intervenido durante la última dictadura) y la firma de los padres. Del médico sólo figura su nombre: ‘Sacher, Julio Luis A’. No plasmó su firma ni su DNI ni su número de matrícula. Sacher, entonces integrante de la Policía Bonaerense, sabía que estaba cometiendo un delito. Y muy grave. Este diario intentó comunicarse con Sacher pero, curiosamente, durante tres días nadie atendió el teléfono en su consultorio, que permaneció cerrado en las últimas horas” expresa el diario porteño.

Pero además de Sacher, hay otros profesionales sospechados. Uno de ellos, es el subcomisario y médico policial Luis Alejandro Seambelar (urólogo), además de otros dos médicos.



Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario