Investigadora de la Facultad de Sociales en España

La docente de la FACSO, Dra. Eugenia Conforti realizó una estancia de investigación en el país europeo y desarrolló un proyecto de comunicación pública del patrimonio arqueológico en el sitio de Atapuerca.

La docente investigadora de la Facultad de Ciencias Sociales (FACSO), Unicén, Dra. Eugenia Conforti, realizó una estancia de investigación en la Universidad de Burgos, España, donde desarrolló un proyecto de comunicación pública del patrimonio arqueológico en el sitio de Atapuerca.

En España, Eugenia fue recibida por un equipo de investigadores con los que pudo compartir su experiencia en Argentina y enriquecerse de otras miradas: "Interactuar con un grupo de investigadores fuera del país fue un gran desafío y el resultado fue altamente positivo", destacó la docente.

La Universidad de Burgos es una Universidad pública muy joven, creada en 1994, ubicada en la comunidad autónoma de Castilla y León, situada en el norte de la península ibérica en España. Es muy prestigiosa gracias al trabajo de investigación y divulgación de la ciencia que se realizan no solo en España sino también trascendiendo las fronteras llegando a países latinoamericanos.

"En la Universidad de Burgos tienen proyectos impresionantes donde la comunicación científica es una profesión rentada, están formados en el área de comunicación pública de la ciencia, a lo cual se le está dando mucha importancia pero a su vez le está faltando el diálogo con la comunidad", analizó la Dra. Conforti.

Es algo nuevo para la arqueología pública que viene con modelos deficitarios de comunicación donde la divulgación es la que prima, el público pensado como pasivo. Todo eso se hace pero rara vez se para a reflexionar. Esto era una cuestión pendiente que tenían allá.

La investigación consistió en estudiar el impacto comunicacional que producen las muestras de los museos en la comunidad, ver cómo son recepcionadas por el público, y esto se realiza fundamentalmente a través de entrevistas a los visitantes.

Conforti explicó que trabajó en tres etapas: primero, con dos comunidades que están al pie de la Sierra Atapuerca, llamadas Atapuerca e Ibeas de Juarros; luego, con la Muestra Museográfica de Evolución que está montada en Tecnópolis (Argentina) a través de un convenio con la Universidad de Burgos y el MINCYT (Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva), y por último, en el Museo de la Evolución (Burgos, España).

En la Sierra de Atapuerca "se realizó un relevamiento etnográfico, de identificación de grupos de interés, entrevistas en profundidad para ver el impacto que se produjo con el desarrollo de la Sierra a partir de que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO", destaco la investigadora.


En cuanto a la Muestra Museográfica de Evolución montada en Tecnópolis, dijo que "allí se realizó un estudio en profundidad a partir de entrevistas y encuestan a los asistentes. Esta Muestra permitió que se excediera la frontera europea y se lleven las investigaciones de evolución humana al resto del mundo. Luego, ya en la estadía en España con el equipo analizamos las muestras".

Respecto al trabajo realizado en el Museo de la Evolución (Burgos, España) Conforti explicó que "Si bien el museo desde su creación implementa encuestas a los visitantes lo que no se ha hecho es analizarlas, sistematizarlas y publicarlas. Lo que se hizo con este estudio de público, es ver el impacto comunicacional que tiene la muestra permanente. Puntualmente, el trabajo consistió en una encuesta al público para comprobar cómo opera la comunicación pública de la evolución en el imaginario de la gente y ver cómo han impactado ciertos temas de evolución, lo cual no se había hecho hasta el momento".

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario