Impulsan la búsqueda de joven mochilero que estaba en Bolivia

Amigos y familiares comenzaron una campaña a través de las redes sociales y los medios para saber si el joven, de 23 años, se encuentra aún en el país vecino. “Desde INTERPOL no nos facilitan la tarea”, contó a Infoeme María Inés, la mamá de Leonel Negrette. El joven se fue de la ciudad el 2 de enero, el 14 de marzo ingresó a Bolivia y tuvo el último contacto con sus padres el 21 de abril cuando se iba a trasladar a Cochabamba. Su meta era Perú.

--------------

La familia de un joven de 23 años que se fue de mochilero al norte del país comenzó su búsqueda a través de redes sociales y medios, tras no tener noticias de él desde el 21 de abril. Se trata del olavarriense Leonel Negrette, quien estaba en Bolivia al momento de la última comunicación con sus padres.

Negrette salió de Olavarría el 2 de enero para recorrer Argentina y el 14 de marzo ingresó a Bolivia. “Durante ese tiempo se comunica con nosotros vía mensaje de texto porque salió con la plata justa”, contó a Infoeme su mamá. “No pasaba varios días sin comunicarse, pero lo más importante es que siempre avisaba cuando se iba a trasladar a otro lado”, indicó María Inés.

Una vez que ingresó al país vecino, el joven estudiante de técnico auxiliar en análisis de sistema perdió la señal del celular por lo que el contacto comenzó a través de Facebook y siguió de esta manera por más de un mes. “El 21 de abril a las 20:30 de la noche es la última conversación que tiene con su papá desde Villa Tunari y le avisa que se iba a trasladar a la ciudad de Cochabamba. Ese trayecto lo había hecho varias veces”, señaló la madre.

Negrette viajaba solo. Cursó hasta el segundo año de Técnico auxiliar en análisis de sistema en el ISFD Nº 130 y trabajó en un comercio de electrónica hasta el 28 de diciembre porque decidió recorrer Sudamérica durante todo el 2014.

“Yo hablé con él mientras estaba dentro de Bolivia y en esa conversación nos cuenta que le gusta mucho y que tiene tres meses para estar”, según María Inés la meta de su hijo era Perú para después volver. “No sé si a vivir pero a visitarnos. Él salió de Olavarría porque sentía que no era su lugar. Me decía que cuando encontrara su lugar me iba a llevar para que lo ayudara a instalarse”, indicó la mujer.

Finalmente, su madre contó que como quería ir a Perú “hay una posibilidad que haya ido sin avisarnos, pero se contradice con lo que venía haciendo hasta el momento”, y destacó que desde INTERPOL “no nos facilitan ninguna información. Nos dicen ‘mañana, mañana’ y nosotros queremos saber si está adentro de Bolivia o afuera. Nos encantaría viajar hacia allá pero no tenemos los recursos”. Por último adelantó que cerca del mediodía de este viernes se reunirán con el intendente Eseverri para buscar alguna solución.



Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario