Ignacio Montoya Carlotto "Parece que todo pasó hace como 10 millones de años"

Este miércoles se cumple el primer aniversario del encuentro y la recuperación de identidad de Ignacio Montoya Carlotto. El músico habló con Infoeme a un año de ser el nieto de Estela de Carlotto. Pasaron 365 días y millones de sensaciones, confesó "Pacho". Recuerdos de aquel día, la situación de sus padres adoptivos, la relación con su nueva familia, su vida diaria y el impacto en Olavarría.

Hoy se cumple un año de aquel 5 de agosto de 2014. Cerca de las 15.00 – minutos más, minutos menos – las redes sociales le dieron la bienvenida al #Nieto114, un nieto más que las Abuelas sumaban a sus encuentros. Enseguida comenzaron a conocerse los primeros indicios filtrados: el nieto encontrado era un músico de Olavarría y era, nada más y nada menos, que Guido, el nieto de Estela de Carlotto.

De allí, nuestra ciudad se revolucionó. En los minutos posteriores el tema de conversación de punta a punta del casco urbano y los alrededores fue "El nieto de Estela". En cuestión de segundos los teléfonos de las redacciones de los diarios ardieron, al mismo tiempo de que al #Nieto114 le pusimos cara: Ignacio Hurban. "Pacho", como lo conocíamos todos.

Resultó imposible la comunicación con él, luego nos enteraríamos que ni bien supo la noticia, él se refugió en sus más cercanos esperando el momento del encuentro con su abuela y su "nueva" familia.

En todo este año la vida de Ignacio cambió. De su laburo como Director de la Escuela Municipal de Música y sus presentaciones como pianista, pasó a llenar las tapas de los diarios y revistas y dió miles de entrevistas en radio y televisión. Hasta llegó a visitar al Papa, a la presidente y a recorrer el país con su música, entre un montón de momentos que sin dudas marcaron un antes y un después en su historia.

maxresdefault.jpg
El encuentro de nieto y abuela, con la presidente Cristina Fernández de Kirchner.
El encuentro de nieto y abuela, con la presidente Cristina Fernández de Kirchner.

"Lo viví largo a este año, parece que todo pasó hace como 10 millones de años. Han pasado tantas cosas en tan poco tiempo y parece que el tiempo transcurrió más lento. Tengo la sensación de haber vivido este año, pero que en realidad pasé muchos años. Ese 5 de agosto del año pasado me queda lejísimos, parece que me pasó hace como 25 años", contó Ignacio Montoya Carlotto a Infoeme.

Con respecto al 5 de agosto de 2014, manifestó que no tiene "muchos recuerdos en cuanto a lo que fue el día en si. Me acuerdo de la vorágine, la sensación de estar arriba de un avión y no poder parar. Fueron días muy apretados, muy rápidos, con muchas cosas juntas. Y un ritmo de vida diferente a mi vida que era extraordinariamente tranquila en comparación a esto".

Él mismo reconoció que "ha pasado un año bastante intenso, que con la abuela nos permitió acercarnos un montón, y toda esa vorágine de los primeros días, que en principio parecía que nos iba a devorar, nos hizo saltar un montón de etapas. Nos tocó conocernos más rápido y yo a eso lo veo como recontra positivo, eso nos ayudó a acercarnos más".

8bd03d2ab9ed5226610f6a7067003faf.jpg
La sonrisa de conocer tu identidad. Ignacio
La sonrisa de conocer tu identidad. Ignacio "Pacho" Hurban, nieto recuperado N° 114.

Fiel a su simpleza y cordialidad, contó sin vergüenzas el recuerdo de toda su familia presentándosele y "yo pensando ¿Cómo voy a hacer para acordarme los nombres de todos?. En el sur fueron mucho más prácticos, porque me daban una foto de ellos y en el reverso los nombres y los teléfonos con una breve descripción de quienes eran. Me quedan algunos familiares políticos por conocer. Estuve de vacaciones en el sur y ahora vuelvo el 31 porque es el cumpleaños de la abuela Hortensia que cumple 93. Me encanta estar ahí, pasa que me queda re lejos. Ya he construido muy lindas relaciones con los primos y los tíos, vamos bien".

Es raro, cambió todo y no cambió nada.

En el plano profesional y el cambio de todo este año, sostuvo que "lo que me sucedió fue que se abrieron un montón de puertas que creo que de todas maneras se hubieran abierto, pero con mucho más tiempo de golpearlas, porque en el arte es así. Me hubiera tomado mucho tiempo, quizás, poder tener la posibilidad de viajar a tocar. Pero todo eso llegó sin que yo haya gastado la energía para intentarlo, en ese sentido es muy bueno. Y yo sigo siendo el mismo tipo, pero a su vez no, porque estos cambios internos que se van sucediendo son gigantes".

Por suerte he tenido un entorno cercano que ha estado conmigo y que también se vio metido en esa vorágine y también cambiaron conmigo. Esto solo no lo hubiera podido pasar. Por suerte he tenido un entorno cercano que ha estado conmigo y que también se vio metido en esa vorágine y también cambiaron conmigo. Esto solo no lo hubiera podido pasar.

Los que lo conocimos antes del 5 de agosto de 2014, sabíamos que "Pacho" se dedicaba a la música. Un pianista apasionado que mandaba mails al diario para promocionar sus eventos o informar sobre diversas actividades de su rubro y entorno. Luego de ese día, ya no fue un vecino más, o sí, pero lleva consigo el reconocimiento social de ser símbolo de una lucha incansable, de ser un nieto recuperado, de ser ese bebé buscado por su abuela Estela.

ignacio montoya carlotto .JPG
Ignacio Montoya Carlotto saludando el pasado 24 de Marzo en el Parque de la Memoria en Olavarría. <br>
Ignacio Montoya Carlotto saludando el pasado 24 de Marzo en el Parque de la Memoria en Olavarría.

"Acá la gente en Olavarría sabe que me va a encontrar. Pero es más raro en otros lados, en otras ciudades del país, a veces del mundo, voy caminando y alguno me para preguntarme si yo soy yo. Y eso es raro. Es una situación extraña, pero de alguna forma me acostumbré a eso", manifestó.

Y además se refirió a las críticas, a las cuales no define como tal, sino que directamente sostiene que "la gente me insulta y a eso no puedo acostumbrarme. Es una falsa asociación que hacen conmigo y el kirchnerismo. Yo no milito. La abuela está, pero ella es ella y yo soy yo, y a veces para el común de la gente es difícil hacer esa disociación"

Eso me resulta difícil, y verdaderamente es complicado, porque de la noche a la mañana me ligo un montón de puteadas sin haber hecho nada, de gente que no me conoce ni sabe lo que pienso pero que por las dudas ya insultan.

No reniega de ese tipo de situaciones, pero considera verdaderamente que "eso es muy difícil, es bastante complicado. Y tiene que ver con tener un perfil público alto, que yo no lo busqué. Ahora va amainando, pero fue muy duro lidiar en un momento con tanta opinión de tanta gente que a veces se esconde detrás de un anonimato, por ejemplo en redes sociales, y te putea".

Estela-y-Guido1.jpg
Desde hace un año, Ignacio y Estela son nieto y abuela respectivamente. Y Argentina parece un poquito más justa.
Desde hace un año, Ignacio y Estela son nieto y abuela respectivamente. Y Argentina parece un poquito más justa.

SUS PADRES ADOPTIVOS

En una extensa charla en la que hablamos un poco de todo, se refirió a sus padres adoptivos y dijo que "están bien y viven tranquilos. Tenemos una relación que se ha visto un poco modificada, principalmente porque yo estoy menos acá y viajo mucho, pero el amor no es agua", dijo y citó una frase que dicen los españoles: "la sangre no es agua".

Finalmente, en relación a la causa de su apropiación no quiso dar detalles, porque sostuvo que "de la causa no se mucho más de lo que saben ustedes. Está el abogado con eso. Yo hice mi declaración hace un montón y ahora avanza acorde a los términos de la justicia. Hay que dejar actuar a la justicia y que tome la decisión que quiera".

Hace un año, Ignacio y Estela le contaban a la Argentina cómo se encontraron, y por qué el buscó su identidad. Dónde nació la duda, y la historia del parecido con su abuela.

Embed



Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario