Hepatitis C: detectarla a tiempo para prevenir cirrosis y cáncer

Puede no dar síntomas durante años, por eso es clave detectarla a tiempo para iniciar un tratamiento. En el Día de Concientización sobre esta enfermedad, instan a realizarse el análisis de sangre para arribar al diagnóstico.

En el día de la Concientización Nacional sobre la Hepatitis C, que se celebra todos los 19 de mayo, el gobierno de la Provincia de Buenos Aires dio a conocer los resultados preliminares de la campaña de testeo que se está llevando a cabo en nueve centros públicos de la provincia e instó a los grupos de riesgo a realizarse el análisis de sangre que permite diagnosticar la enfermedad y evitar que desemboque en cirrosis, cáncer y en la necesidad de un trasplante.

La hepatitis C, suele ser lenta y no dar síntomas por mucho tiempo.

De acuerdo con los datos que maneja el ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires se contagia, en la mayoría de los casos, por compartir jeringas y "canutos" para la inhalación de cocaína. También el contacto sexual sin preservativo es una vía frecuente de transmisión.

La detección temprana es el puntapié inicial para iniciar un tratamiento que impida el agravamiento irreversible de la hepatitis C.

Desde la Dirección Provincial de Atención Primaria detallaron que los testeos, gratuitos y confidenciales, están especialmente indicados para mayores de 18 años que consumen o consumieron drogas inhalatorias o endovenosas, mantuvieron algún contacto sexual de riesgo, conviven o han convivido con personas con hepatitis virales crónicas o se hicieron alguna vez tatuajes o piercings.

Además, en abril de 2011 el Gobierno de la Provincia incorporó el diagnóstico, seguimiento y atención clínica de las hepatitis virales a su programa de VIH-Sida y Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), que distribuye los medicamentos antirretrovirales (a cargo del Estado nacional) a las personas que conviven con esa enfermedad en territorio bonaerense y carecen de cobertura de obra social.

PRIMEROS RESULTADOS

De los primeros 1.600 casos testeados durante la campaña que la Provincia inició en abril se obtuvo un resultado positivo para el 1,4 por ciento de las personas que se analizaron. De ese total, el 63,2 por ciento fueron hombres y la mayoría refirió el consumo de drogas como origen de la enfermedad.

Los especialistas de la Fundación Icalma, la institución especializada en hepatitis que trabaja en conjunto con la Provincia, hacen hincapié en la necesidad de someterse a un testeo "al menos una vez en la vida", porque esta prueba, a la que se puede acceder sin orden médica, de manera gratuita y confidencial, es la única manera de conocer la enfermedad. Sucede que una de sus particularidades es que no reporta síntomas hasta el momento en el que deriva en serias complicaciones hepáticas, como el cáncer o la cirrosis.

"Si bien en ocasiones el virus puede ser fulminante, en la mayoría de los casos pasan hasta 10 años sin que la enfermedad reporte síntomas", señaló la coordinadora del programa de VIH, ITS y Hepatitis Virales, Sonia Quiruelas. De acuerdo a datos de la Fundación ICALMA , se estima que en Argentina hay unos 500 mil infectados por hepatitis B y C, pero sólo unos 20 mil tienen diagnóstico efectivo y apenas 5 mil están bajo tratamiento, lo que significa que la gran mayoría no sabe que tiene la enfermedad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario