Habló el argentino secuestrado: "Messi me salvó la vida"

El ingeniero agrónomo que fue liberado el viernes tras haber estado cautivo varios días en Nigeria contó cómo cambió todo cuando nombró a la estrella del Barcelona.


Santiago López Menéndez, de 28 años, se encuentra sano y salvo en la embajada argentina en Nigeria tras haber pagado el rescate pedido por sus captores.

Según contó a su familia, sus captores pensaban que era norteamericano. Una y otra vez intentó explicarles que era argentino, pero ellos no entendían inglés ni castellano y él no hablaba su idioma.

Desesperado, Santiago empezó a gritar "Messi, Messi, Messi". Después de unos minutos de confusión, los secuestradores disminuyeron notablemente el nivel de violencia con lo que lo trataban, según contó su hermano Jorge López Menéndez.

"Fue difícil... Caminó más de 150 kilómetros y sin comida. Tomó agua de charco, está muy flaco. Estuvieron todo el tiempo caminando, dormían de a ratos en el medio del campo", relató el hermano del ingeniero agrónomo secuestrado. Él también es ingeniero y vive en África, aunque no en Nigeria: su trabajo está en Sierra Leona.

Jorge detalló que "también le pegaron y lo amenazaban todo el tiempo, lo apuntaban con las armas y disparaban al aire". Pero no eran los hombres quienes lo mantenían cautivo los encargados de negociar. Las llamadas para pedir el dinero se producían desde otro lugar, hasta el momento desconocido.


Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario