Femicidio en el estacionamiento del Bingo: en Azul consideran al caso prácticamente esclarecido

Las investigaciones, pericias y relatos de testigo complicaron aún más al militar azuleño retirado por el crimen de su expareja Silvia Noemí Machesi. La reconstrucción de la historia da cuenta de una trama de persecución, agresiones y sometimiento a lo largo de los últimos años, relata el diario El Tiempo de Azul.

----------------
Fuente Diario El Tiempo de Azul

Las testimoniales recabadas en las últimas horas darían la cuenta de un caso de violencia de género paradigmático. Persecución, agresiones, sometimiento. Todas esas situaciones se habrían dado de forma conjunta en los últimos años.

La investigación por el crimen de Silvia Noemí Machesi complica la situación del único imputado, el militar retirado, José Melitón Tapia y ex pareja de la víctima.

“Es un caso absoluto de violencia de género”. La sentencia pertenece a uno de los investigadores que ha tomado parte en la instrucción de la causa iniciada a raíz del violento crimen registrado días atrás en el estacionamiento del bingo de Olavarría.

De a poco algunos peritajes y evidencias van llegando a manos de la fiscal, mientras aún se aguarda por estudios y análisis de rigor - que aún demorarán varios días más- . Sin embargo, en el transcurso de las últimas jornadas se han tomado diversas declaraciones testimoniales, toda a la par de la confirmación de la detención del único acusado, en cuya resolución le fueron confirmadas cada una de las figuras delictivas que habían sido pedidas por la fiscal de la causa.

Si bien el dictamen aún no habría llegado de forma impresa por diversas cuestiones, los investigadores ya habrían recibido un informe oral de la autopsia, en donde se detalló que la mujer recibió un solo tiro, pero que ingresó por su pecho y la impactó directamente en el corazón, generándole heridas irreversibles y la muerte instantes después.

Esa fue una de las últimas novedades en el marco de la causa, a la par de la confirmación de la detención de Tapia, dispuesta por el juez de Garantías Carlos Villamarín a pedido de la fiscal interviniente, Susana Alonso.

El dato no menor de esa resolución es que el magistrado revalidó también cada una de las figuras delictivas iniciadas por titular de la Unidad Funcional de Instrucción Nº 7. En otras palabras, avaló que Melitón Tapia quedara imputado por “Homicidio doblemente agravado por femicidio y empleo de arma de fuego”, “portación ilegal de arma de guerra” y “abuso de arma”. Una condena por estos delitos contempla penas de prisión perpetua.

Por estas horas el acusado permanece alojado en los calabozos de la sede policial de Tapalqué, aunque no se descarta que en las próximas horas sea remitido a una sede carcelaria de la zona.

Asimismo, en la mesa de trabajo de la doctora Susana Alonso ya se habría recibido un CD con las capturas de las cámaras de seguridad del estacionamiento del bingo. Ahora restaría la visualización y el trabajo sobre esas imágenes, para que formalmente sean ingresadas como una de las evidencias más esclarecedoras del hecho, a la par de la palabra del hombre que se encontraba en el vehículo junto con la víctima y los trabajadores de la zona de estacionamiento.

En contrapartida, sigue la espera acerca de los estudios derivados de la extracción de sangre al único acusado. Entre otras pericias, se realizarán cotejos de ADN y dermotest. Esos resultados recién llegarán en los próximos días y serían aguardados para utilizarlos en la requisitoria de prisión preventiva, que ya sería elevada a fines de la próxima semana.

Una de las declaraciones interesantes que se logró llevar adelante en los últimos días fue precisamente la de una de las hijas de Machesi, de 20 años. La joven viajó en distintas ocasiones a la vecina ciudad y en ellas se reunió con la fiscal Susana Alonso. Algunos de esos encuentros se limitaron a cuestiones más protocolares y organizativas que de la instrucción de la causa en sí.

Sin embargo, en los últimos días logró declarar luego de un intento fallido a partir de una descompensación que hizo cancelar todo de forma abrupta. Lo reciente y doloroso del caso no es para nada menor, teniendo en cuenta que sus padres son víctima y victimario del lamentable episodio. Pese a que no puede declarar en contra de su padre, su palabra sirvió para ir conociendo el contexto y la relación que sostenían Machesi y Tapia.

Su palabra, junto con la de otros testigos, permitió conocer que ya hacía cerca de cinco años que habían cortado la relación, pero que igualmente se seguían viendo de forma frecuente. Vale destacar que ambos tenían sus casas a pocos metros entre sí. En las testimoniales se habría descripto una situación violenta, de sometimiento, teniendo al acusado como la persona que ejercía el control de todo.

Los viajes a la casa de juegos de Olavarría serían tan sólo uno de los ejemplos de las actividades que la mujer habría hecho a escondidas de su ex pareja. Se supo que ella habría sido muy cuidadosa de sus amistades y vínculos, precisamente por el temor de que el hombre agreda o protagonice algún tipo de disturbio con cualquiera que se le acerque. En ese sentido, se explicó que ella nunca habría tenido temor de que los ataques sean hacia ella, pero sí hacia las personas de su vínculo. Para reforzar o refutar esta situación se realizaría en los próximos días un relevamiento con los compañeros de trabajo y amigos de la víctima.

Vale destacar que Tapia prefirió no declarar cuando tuvo la posibilidad y optó por retirarse en silencio por consejo del defensor oficial Martín Marcelli. Asimismo, trascendió que el hombre no descartaría contar con el asesoramiento legal de un abogado particular olavarriense.



Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario