Exclusivo: el testimonio de la mujer que recuperó, 34 años después, a su hijo robado al nacer

Infoeme accedió a entrevistar a Marta Balbuena, a quien le fue apropiado su hijo recién nacido en una clínica local. Brindó estremecedores detalles de su historia, se refirió al reencuentro con Sebastián y agradeció la tarea del fiscal Martín Pizzolo para que la causa arribara a buen puerto.

Marta Balbuena es la mujer a la que hace 34 años le quitaron a su hijo recién nacido y fue entregado a un matrimonio que se lo llevó a Santa Fe. Este caso no solo reveló una red local dedicada a la apropiación ilegal de bebes y su presunta comercialización, sino que además Infoeme fue el medio elegido por Marta para dar a conocer esta estremecedora historia. Nuestro equipo viajó hasta la vecina ciudad de Azul para entrevistarla. Primero tuvo una charla con Carlos Burello, su pareja y quien la acompañó en esta búsqueda. Luego llegó ella, preparó el mate y comenzó una charla de alto contenido emocional.

sebestian-bebe1.jpg
Sebastián, cuando era bebé, hace 34 años. <br>
Sebastián, cuando era bebé, hace 34 años.

Las lágrimas y la angustia por recordar esos momentos hacen que su relato se interrumpa en varias oportunidades a lo largo de la entrevista. Se refiere a sus padres como "esta gente" y se emociona al hablar de su hijo y su reencuentro después de tantos años separados.

-Si bien era muy joven (tenía 14 años cuando quedó embarazada), ¿qué recuerdos tiene de aquel momento?

Yo estuve unos 6 o 7 meses "secuestrada". Estuve encerrada en una habitación, sin ver la luz del sol. Me acuerdo hasta la casa, la dirección, todo. Era la casa donde vivíamos.

En el momento en que mis padres (Osvaldo Balbuena y María Haydee Mañandé) supieron que yo estaba embarazada nos mudamos a esa casa. Ahí me tuvieron y siempre me llevaban a Olavarría tapada y escondida. Teníamos en ese momento un Gordini, me acuerdo. Me llevarían a control, no sé bien. Ahora pensándolo, se me ocurre que estaría sedada o dopada porque es como que después de que yo tuve a mi hijo desperté.


-Tenía 14 años y sus padres no la dejaban salir a ningún lado... ¿no iba a la escuela?

No, a mí no me vio prácticamente nadie. Dejé de ir porque quedé embarazada y ellos me dejaron metida dentro de la casa durante todo el embarazo.

A Olavarría me llevaron un par de veces, no sólo al momento del trabajo de parto, por eso me acuerdo los médicos quienes eran. Yo estaba en la cama y en una pieza oscura encerrada, que apenas veía luz.

sebastian-bebe.jpg
Sebastián. <br>
Sebastián.

-¿Y qué médicos la atendían en Olavarría?

(Julio) Sacher y (Norberto) Borzi. No me acuerdo mucho de Sacher, pero de Borzi sí...

Creo que siempre me llevaban de noche, pero no puedo recordar bien. En una oportunidad le vi la cara a ese doctor (por Borzi), porque era como que algo estaba mal. Hablaban entre ellos, pero yo estaba muerta de miedo. Aparte tenía el carácter bastante fuerte esta señora (se refiere a su madre)

Me atendían en la Clínica María Auxiliadora. Me hacían entrar por una calle del costado que no recuerdo, pero se dónde está. De la entrada principal por calle España, llegaba a la esquina y doblaba.

Me llevaban en el Gordini tapada con una frazada. Me ponían atrás, en el piso del auto y me tenía que tapar con una frazada. (En este momento Marta se quiebra por primera vez y llora)

Marta-balbuena4.jpg
Marta Balbuena, la misma chica que a los 14 años tuvo a su hijo Sebastián. <br>
Marta Balbuena, la misma chica que a los 14 años tuvo a su hijo Sebastián.

-¿Cómo fue la noche del parto?

Llegué de noche a la clínica. Fue una cesárea. Había una enfermera, no puedo recordarle la cara. Tendría unos treinta y pico de años. Después de la cesárea ella me quiso bajar para que yo viera a mi hijo. Y yo quería que me llevara porque era mi posibilidad para salir de donde yo estaba encerrada con llave y llegar a donde estaba mi hijo. Si yo llegaba no iba a pasar lo que me pasó. El miedo me paralizó porque si no yo hubiese hecho algo.

La enfermera me quiso llevar. Cuando iba a salir, que salgo de la habitación, una mujer (que era la jefa de enfermeras) nos dice "¿a dónde vas con esa paciente? Sabés muy bien que ella no puede salir de la habitación, no puede bajar escaleras".

Lo único que pudo hacer esa enfermera fue traerme un paquete de galletitas, que no me olvido más porque ni de comer me daban.

Es algo que me pongo a pensarlo, no se como estoy acá. No sé cómo vivo, no sé cómo seguir. Parece que te estoy contando una película.


DSC_0096.JPG

-¿Qué pasó después que dio a luz y le dijeron que su hijo supuestamente había fallecido?

Me trajeron de vuelta a Azul. No se podía hablar del tema. Siempre me trataron de loca, de mentirosa, que yo me había hecho un aborto. Me trataban mal. Yo lloraba de la impotencia. Y les mostraba la herida de la cesárea y les decía "¡esto qué es!". Mi mamá me decía que estaba loca, que estaba mal de la cabeza. Y después me decía "ya te dije que se murió, de eso no se habla más", y no se habló más.

Me costó mucho tiempo poder hablarlo. A mis primos, se están enterando bien ahora. Era como que me metían la duda de si estaba muerto o no. Y antes de fallecer mi tía María Angélica ella dijo, "si está muerto, que te digan dónde está el certificado de defunción y la sepultura".

Marta-balbuena-tapa.jpg
Marta logró contar su historia.<br>
Marta logró contar su historia.

-Más allá de sus dudas, ¿en qué momento comenzó a tener certezas sobre lo que había sucedido con su hijo?

Todo lo que yo sé, me lo entero por un arrepentido que habló. Una persona que sabía muy bien, que tenía todos los datos.

Dijo que a mi hijo lo habían vendido, una familia lo había comprado y se lo habían llevado a Santa Fe. Es una persona de Azul, me habló de esta señora Acuña (María Elena, madre adoptiva de su hijo) y dijo "fuimos en un vehículo, ella se puso un almohadón y salió con tu hijo en los brazos".


-¿Y qué pasó después de que usted se entera de esto?

Yo empecé a buscar información, a moverme y buscar. Un día me encuentro con que mi hijo me llama por teléfono, porque le había llegado la citación para el ADN y tenían que ver de qué manera se hacía. Dice que cuando recibió la citación dijo "me está buscando mi mamá". Y a él le pasaban cosas parecidas a las mías.

Él ya tenía la duda, de chiquito le decían que era adoptado. En la escuela, los vecinos. El también sufrió eso.

El certificado dice que él nació en Olavarría, no especifica donde. En el certificado de nacimiento dice que el día que nació, quienes son los padres Juan Carlos Chirino y María Elena Acuña y que nació en Olavarría. Y figura que lo asentaron acá en Azul.

En María Auxiliadora no hay nada. En todos los papeles de ese año no existe nada.

Sebastian-Primer-Baño.jpg
El primer baño de Sebastián. <br>
El primer baño de Sebastián.

-¿Cuándo comenzó la búsqueda?

Empecé a buscar a los 16 años. Le preguntaba a mi madre, siempre quedándome con eso. He ido a Olavarría, me presenté sin saber, no me acuerdo qué inventé para decir que necesitaba un papel. "No, no hay nada" me dijeron. "Los archivos se perdieron con la inundación", me dijeron, y la inundación fue un año antes.

Había personas que trataron de ayudarme, que fueron a averiguar y siempre les dijeron que no hay nada.


-Su primera presentación judicial fue en el año 2006...

Hice la denuncia en la DDI de Azul. Porque ya no encontraba nada. Yo buscaba a mi hijo. Buscaba que si detenían a mis padres ellos tenían que hablar, porque si ellos no hablaban, alguien los tenía que hacer hablar. Ellos a mí me decían que era una loca...

Me entero por la enfermera que a mi hijo lo vendieron. Ella me dijo que estaba vivo, que mis padres lo habían vendido a una familia que se lo llevó a Santa Fe. Chirino estaba con empresas en Azul en esa época. Trabajaba para San Lorenzo y venía a hacer trabajo de mantenimiento, entonces vivieron temporalmente acá en Azul. Nos enteramos de la comercialización cuando el testigo dijo lo mismo que había dicho la enfermera. Ellos lo compraron. No se cómo ni con quién arreglaron.


-¿Cómo fue el encuentro con Sebastián, su hijo?

A mi hijo le llega la citación de la justicia. Le querían hacer un ADN, pero había que buscar bajo qué motivos. Él no sabía nada de la situación. Entonces el fiscal le manda la citación por una causa en Olavarría sin decir por qué y él se dio cuenta enseguida que lo estaba buscando su mamá.

Él me llama por teléfono. Nosotros ya lo teníamos ubicado, fuimos a la DDI y apareció el documento, todo. Lo buscamos por Facebook, apareció todo. Sebastián tiene una hija, a la que le pone de nombre Abril, justo la fecha de nacimiento de él.

Para mí fue fuerte verlo. Nos quitaron el derecho de estar juntos. Lo conocí el día del cumpleaños. El 13 de abril de este año vino.

Le armaron un álbum de nacimiento de mentira. Yo de mi hijo no tengo ninguna foto embarazada. En el álbum tiene foto con los padrinos, que son de Azul. El peso al nacer no es real. Yo lo primero que miraba era todo lo que habían puesto tan prolijamente. Este álbum es como para justificar algo, todo tan detallado. Son ideas bastante siniestras, de la manera que ellos tuvieron al bebé y hacer esto.

Marta-y-su-hijo-Sebastian-el-día-que-se-encontraron.jpg
Marta y su hijo Sebastián, el día que se reencontraron. <br>
Marta y su hijo Sebastián, el día que se reencontraron.

Después de que llamó acá, llama al padrino que tiene una ferretería acá en Azul y le cuenta de la citación. La madrina le cuenta que la mamá, o sea yo, lo estaba buscando. Nosotros ya habíamos inventado una excusa de una máquina, lo metimos a Chirino, como para tener la firma de este padrino. Entonces nosotros teníamos todos los datos ya. Y después llamamos al testigo para que hable con la madrina y le preguntó por el chico, porque lo está buscando la madre.

Cuando Sebastián la llama a la madrina, ella le dice que la mamá lo está buscando. Le pasó el número de esta persona, y después habló con nosotros. Y al otro día se vino. Porque justo el 14 tenía que hacerse el ADN, y no aguantó y se vino. El ADN se lo hicieron acá en Azul.

Llegó a la madrugada, en el colectivo que viene de Rosario. Lo fui a buscar a la Terminal. Nos juntamos a hablar. Primero él me dejó hablar a mí, quería escucharme. Y después dijo que era lo que le habían contado. Desde ahí no nos separamos.


-¿Qué le contó su hijo en relación a sus padres adoptivos?

A él, Chirino y la mujer le dijeron que habían puesto mucha plata. Chirino no le negó nada, se dispuso a hablar y le dice las cosas que quiera saber. La que si lo niega es ella.

Por medio de Internet me he encontrado con historias similares. He escuchado de este médico (Sacher) asociado a la apropiación del nieto de Estela de Carlotto.

Eran médicos de la policía. Se moverían bastante impunes en esos momentos. Tiene que haber un negociado muy grande, porque Borzi no lo puede hacer por deporte. ¿Qué beneficios tienen ellos para hacer esto?

DSC_0092.JPG


La causa

El testigo aparece en este año 2015. Y declaró ante la justicia. Vivía al lado. Él tenía esa información guardada y le estaba haciendo ruido, estaba muy intranquilo. Dio los datos desde que salieron acá de Azul y cuando volvieron con el bebé. Y sabía de la comercialización. Dijo que de la negociación se encargó Chirino, pero falta alguien más, quién le dijo a Chirino, cómo supo.

No sé qué relación tenía él con mi padre, cómo se entera Chirino que yo estaba embarazada, como hacen el negocio que hacen. Sebastián dijo que supo que mientras yo estuve embarazada ya sabían. Dice que hay una carta que tiene la hermana de Chirino. Desde Santa Fe mandaron cartas acá preguntando cómo va la chica con el embarazo y también hay otras pidiendo plata.

A la familia Chirino no le va a quedar otra que hablar. Ellos son los que están comprometidos. Al respecto del delito, hay un delito consumado que está totalmente claro. Porque en los papeles no existe la adopción. O al menos es ilegal.

Lo que nosotros vemos es el funcionamiento en esa época dado a esta situación de querer tapar cosas por parte de los padres, la comercialización que es una locura, y de la parte que compra. Yo creo que alguien fue a María Auxiliadora y dijo: "yo tengo un hijo que me lo dan, o que lo compre, como hago para que sea propio".

En una cesárea hay una participación médica. Se ve que estas cosas serían moneda corriente en ese momento. Porque llegar a hacer todo esto con una persona, con que beneficio, que no es solamente económico. La parte de los que actuaron es bastante siniestra. Y por el lado de la clínica no sé cómo llamarlo.

Otra de las cosas que nosotros relacionamos es que esto no pudo haber sido si no había participación de parte llegada al gobierno. Son habilitaciones a gente que ya se sabía que hacían estas cosas y trabajaban tranquilamente porque sabían que nadie los iba a molestar. Está relacionado con la dictadura, no hace falta que figure un militar. Es una práctica permitida.

El 11 de febrero volvimos a hacer la apertura de la causa. El 30 de marzo me hice el ADN. Lo bueno que nos pasó con el fiscal (Martín) Pizzolo es que actuó rapidísimo, se preocupó. Ahora pasa a ser Federal la causa.

Después de lo nuestro van a seguir apareciendo casos. Acá hay un precedente que es muy claro. Ese bebé, comercializado o no, se entregó sin el consentimiento de su mamá, que era menor.


Encontrarse con un hijo tras una espera de 34 años

Sebastián tiene hijos, o sea que tengo nietos. Abril y Bastián. Con los chicos es como si nos hubiéramos tratado siempre. Cuando vino mi hijo era como una relación de siempre, con mis nietos también.

Sebastián dice que nunca le dijo mamá. Sin saber. Nunca le pudo decir mamá. Cuando ella lo tocaba él dice que sentía un rechazo.

Encontrarme con Sebastián me cambió la vida, estoy mucho más tranquila. No se puede explicar, fue muy fuerte.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario