Estudiantes de la Facultad de Ingeniería viajaron a Francia para reforzar su aprendizaje

Se trata de Gisela Córdoba y Manuela Fernández, estudiantes de Ingeniería Civil y Tecnología de los alimentos. Las jóvenes están en Lille, Francia, en el marco del programa ARFITEC (Argentina Francia Ingenieros Tecnología). Ya terminaron de cursar y sólo algunos finales las separan del título, y contaron que “el intercambio fue desde el primer momento una gran aventura”.

------------

Conocer otras culturas y poder integrarse a una comunidad diferente es un desafío que pone a prueba la integridad, y sobre todo requiere de muchas ganas de aprender. Con este concepto en mente es que Gisela Córdoba y Manuela Fernández, estudiantes de la Facultad de Ingeniería, viajaron a Francia en el marco del programa ARFITEC (Argentina Francia Ingenieros Tecnología), en busca de nuevos contenidos y experiencias para volcar en su formación profesional.

Para las estudiantes, quienes ya terminaron de cursar y sólo algunos finales las separan del título, el intercambio fue desde el primer momento una gran aventura. “Desde que llegamos al aeropuerto de Roma hasta el día de hoy es un desafío todos los días”, contaron sobre su llegada a fines de enero a Lille, ciudad en el norte de Francia y sede de la Escuela Politécnica Universitaria de Lille, Polytech Lille, donde las chicas completarán un semestre.

Gisela y Manuela contaron que les “pareció interesante aprovechar esta oportunidad de viajar porque los enfoques son diferentes, hay muchas materias que acá son cursos y allá están orientadas a distintas cosas que están definidas por las necesidades de cada institución y sus profesionales”, destacaron las estudiantes de Ingeniería Civil, y Licenciatura en Tecnología de los Alimento, respectivamente. Además, el programa contempla equivalencias con el plan de estudios de la Facultad local, lo que significa un importante avance en materia académica.

La Escuela politécnica francesa está situada en el cruce de las principales vías de autopistas para París, Gand, Bruselas y Amberes, en una de las ciudades más grandes de Francia. Viajando en el tren TGV de alta velocidad desde allí, uno puede estar en una hora en París, o en el doble de tiempo, en Londres. Tiene siete departamentos en las especialidades de Mecánica, Ingeniería Informática y estadística, Geotécnica, Ingeniería civil, Ingeniería agroalimentaria, Informática, Microelectrónica automática, Instrumentación científica y Ciencia de los materiales.

Mundos distintos


Las diferencias culturales, según las estudiantes, son bastante marcadas, sobre todo en el trato interpersonal. “La gente acá es, en general, mucho más distante y fría, pero siempre cordial y amable”, señalaron. El sistema educativo es muy distinto, similar a la escuela secundaria, y los cursos son con asistencia obligatoria. Respecto al plan de estudios, está diagramado de manera que los estudiantes son los mismos en todos los años, o sea que el grupo que ingresa a la universidad es el mismo al momento de la finalización de la carrera.

La cursada es de lunes a viernes de 8 a 18, por lo tanto es imposible trabajar durante la carrera: “Así, es cierto, los chicos se reciben rápido, en el tiempo que está establecido el plan de estudios, pero es notable la diferencia en comparación a los alumnos avanzados en Argentina”, consideró Gisela.

Para Manuela, estudiante de la Licenciatura en Tecnología de los Alimentos, la exigencia desde el departamento de Ingeniería biológica y alimentaria es “bastante grande. Hacemos todas las materias de cuarto año excepto dos y el cuatrimestre es corto, así que cursamos varias horas por día. Los compañeros de clase son todos muy amables y en general nos ayudan con lo que no entendemos de la clase”.


Las estudiantes de la Facultad de Ingeniería antes de viajar a la Polytech Lille para cursar un semestre


De todas maneras, las estudiantes de la FIO no están solas. Antes de viajar con ARFITEC, se contactaron con una estudiante de Ingeniería en Alimentos de la Universidad Nacional del Sur de Bahía Blanca. “Varias tareas las hago con ella y nos ayudamos la una a la otra. En cuanto al semestre en el que vinimos, es un poco particular para los que estudiamos Alimentos, ya que nuestros compañeros tienen que hacer sus prácticas en una empresa, así que todos lo hacen entre el 15 de abril y el 20 de junio”, explicó Manuela, quien realizará su práctica en los laboratorios de Polytech Lille.

¿Parlez vous français?


En cuanto al idioma, para cada una fue la experiencia fue diferente. En el caso de Gisela, quien tenía una base de francés, costó acostumbrar el oído pero ya puede entender casi todo lo que hablan en clase, “ya que las conversaciones de mis compañeros siguen siendo un tanto difíciles de entender por la velocidad y el lenguaje que usan. La expresión tanto oral como escrita sigue siendo un problema personalmente”, contó, y agregó que “muchos estudiantes saben hablar y quieren practicar español, así que es más lo que hablo en español que en francés”.

Para Marina, que no tuvo mucho acercamiento previo con el idioma, “fue bastante complicado sobre todo al principio. Con el correr del tiempo se va haciendo más fácil, de todas formas la expresión escrita es un gran desafío y más que nada en los exámenes, donde hay que saber contenido, cómo expresarlo y ajustarse al tiempo previsto para la realización de las evaluaciones”, destacó, “y sigue resultando bastante complicado entender a los jóvenes cuando hablan entre sí, ya que lo hacen rápido y utilizan expresiones informales. Aún así, si nos tienen paciencia y nos repiten algunas cosas podemos entender perfectamente”, finalizó la estudiante. Las jóvenes pudieron conocer Amiens y Bruselas (Bélgica), y esperan con ganas el receso de primavera para engrosar la lista de destinos turísticos.

Como toda experiencia nueva, es enriquecedora desde lo personal y lo profesional, y es fundamental el incentivo de la Facultad de Ingeniería para ayudar a la concreción de este tipo de proyectos de movilidad estudiantil, que estimulan los intercambios internacionales y permite dar cuenta de la calidad académica de la institución local.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario