Estudiante local trabaja en el avance de los biocombustibles

Franco Troncoso, estudiante de ingeniería química en la Facultad de Ingeniería, se encuentra diseñando un proceso global de purificación de glicerina, para alentar su uso en diversas industrias, innovando en su tamaño a menor escala y brindando un proceso que busca ser rentable y sustentable a partir de una reducción casi total del consumo del agua que interviene en la refinación.

-------------------------------

La industria del biodiesel en la Argentina encierra actualmente una paradoja a raíz del crecimiento del consumo interno. Este biocombustible, que busca ser una alternativa a los combustibles derivados del petróleo, tiene residuos que generan un impacto ambiental negativo si no reciben un tratamiento adecuado. La glicerina es uno de estos co productos que luego de atravesar un proceso purificador, puede ser reutilizable en otras industrias como la cosmetológica, la farmacéutica y la alimenticia. Actualmente, hay sólo cuatro empresas en el país encargadas de purificar este residuo.

Consciente de la escasez de las plantas purificadoras y del impacto ambiental que esto ocasiona, un estudiante de la Facultad de Ingeniería de la Unicén se encuentra diseñando un proceso global de purificación de glicerina, para alentar su uso en diversas industrias, innovando en su tamaño a menor escala y brindando un proceso que busca ser rentable y sustentable a partir de una reducción casi total del consumo del agua que interviene en la refinación.

El biodiesel es un combustible elaborado a partir de aceites vegetales como el de girasol, colza, soja y palma, entre otros. En el caso específico de Argentina se obtiene del aceite de soja y un cuarto de su plantación es destinado para producir este biocombustible.

El co-producto del biodiesel es la glicerina, un alcohol que en el proceso de elaboración del biocombustible es separado y considerada un residuo. Franco Troncoso, estudiante de Ingeniería Química, explicó que “una vez que se obtiene el biodiesel con glicerina, esta última se separa y en el 90 % de los casos se desecha”.

Esto se debe a que luego del proceso de separación, la glicerina es impura y de color marrón “por ello muchas veces se la vende como combustible o se le da otro uso pero con poco valor” manifestó Franco. “Habitualmente tiene más de mil usos, sin embargo estos dependen de la cantidad de pureza que se le dé en el procesos de refinación. El diseño del proceso en el cual estamos trabajando es para obtener una glicerina con una pureza mayor al 99,7%, cumpliendo con esta condición se puede utilizar en el mercado de alimentos y de cosméticos”.

Usos y aplicaciones

La glicerina en la industria de la cosmética es utilizada para la producción de cremas, jabones y humectantes. En el caso de los alimentos se usa como agregado para estabilizar y mejorar la conservación de los mismos.

En la actualidad la venta de este subproducto depende de su pureza, que lleva controles muy rigurosos debido a la utilización que se le dé. “Se está desarrollando un proceso que pueda purificar la glicerina proveniente de cada tipo de aceite que genera biodiesel y que al mismo tiempo cumpla con los requisitos de calidad para su utilización en cosméticos y alimentos. Al mismo tiempo que sea sustentable, disminuyendo el impacto ambiental” explicó Troncoso.



El tamaño de la planta y de la producción, fue seleccionado para aquellas industrias que producen en promedio 120.000 toneladas de biodiesel por año, son las más pequeñas asociadas a la Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO). “La prestación que va a ofrecer esta planta es la posibilidad de ser acoplada a diferentes plantas de biodiesel, siempre teniendo en cuenta el espacio disponible que se estipula en el marco legal vigente para estas cuestiones. Lo innovador es hacerlo en menor escala” detalló. “En este caso lo que se está diseñando hasta ahora es un proceso que cumple con las normas legales, tratando de reducir el impacto ambiental y obteniendo una viabilidad técnica del proceso”.

“Esto representaría un beneficio para las empresas, ya que supone un mayor ingreso a partir de la glicerina que para muchas constituye un residuo” sintetizó el estudiante de Ingeniería Química de la Facultad de Ingeniería de Olavarría.

Para realizar este trabajo de investigación, Franco Troncoso fue beneficiario de la Beca de Iniciación Científico Tecnológica que ofrece la Facultad con el objetivo de generar vocación temprana de los jóvenes en la formación en investigación.

Etapa de investigación

Con relación a la etapa de la investigación, Franco Troncoso detalló que “todo el proceso técnico ya está desarrollado, al igual que los aspectos de seguridad”. A su vez destacó que “hay que diferenciar lo realizable de lo rentable. Que se puede hacer quiere decir que técnicamente sea viable. Por otro lado, para que sea rentable se espera que la ganancia sea suficiente y en cuanto a la sustentabilidad, se trata de disminuir el mayor impacto posible. A su vez debe ser seguro y estar avalado legalmente”, explicó.

Para el diseño del proceso se partió de datos reales aportados por las empresas acerca de las composiciones, caudales, entre otros. Se arribará a un modelo de simulación del proceso mediante un software específico de ingeniería química, que brindará resultados para su posterior analizados determinando la calidad del producto y la optimización de cada etapa del proceso.

Lo que se busca es “innovar un proceso rentable y sustentable para purificar y refinar la glicerina hasta altos niveles de pureza. Así se dispondrá de una materia prima para procesos industriales que se transforme en un valor agregado dentro de la industria del biodiesel” sintetizó Troncoso.

La industria del biodiesel en Argentina

El boom del biocombustible en el país se inició en 2007 y lo posicionó como cuarto productor y primer exportador mundial. Pero este escenario se revirtió en 2012 cuando la Unión Europea, principal mercado de la industria nacional, restringió las exportaciones y obligó a un aumento del consumo interno. En tanto, a partir de principio de este año por disposición del gobierno argentino, se incorporó un 10% de biodiesel en el gasoil, mezcla destinada para consumo de vehículos y centrales termoeléctricas.

Fuente: Prensa Ingeniería.




Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario