Estudian la recuperación del Monumento al Trabajo

El intendente Ezequiel Galli se reunió con Claudio Filardo y su grupo de trabajo, quienes llevan adelante investigaciones permanentes sobre este emblema olavarriense.


El intendente Ezequiel Galli se reunió esta mañana con un grupo de vecinos que presentó la iniciativa de recuperación del histórico Monumento al Trabajo.

Los impulsores de este proyecto, hace tiempo se encuentran investigando acerca de los antecedentes históricos de este emblema olavarriense. Ellos son Omar Barbieri, Hugo Máximo Cura, Marcos Reynaldo Rodríguez y el escritor Claudio Filardo, quien realiza permanentes aportes a la historia local, dado que ha plasmado en sus obras los resultados de arduas investigaciones sobre personalidades de la talla de Leopoldo Boccazi, creador del célebre Monumento al Trabajo; Dámaso Arce, y José Herrero Sánchez.

Durante el encuentro, el Intendente se comprometió a que los olavarrienses puedan volver a tener en su ciudad el célebre Monumento al Trabajo. Se propuso que la re inauguración del mismo se lleve a cabo en 2017 en el marco de los festejos por el 150° Aniversario de Olavarría.


El Monumento y su historia, por Claudio Filardo (fragmento)

El 12 de Octubre de 1938, con la intención de reafirmar a Olavarria como una localidad laboriosa, se inauguraba mediante un significativo y brillante acto, el imponente y artístico Monumento al Trabajo, obra encargada por la Intendencia Municipal al destacado escultor Leopoldo Boccazzi.

El sitio elegido para su emplazamiento fue el sector que, por esa época, era la entrada o cabecera de ciudad, formado por la Avenida. Pellegrini (hoy Pringles, cuyo camino macadamizado llegaba desde Sierra Chica, Hinojo, Azul, etc.) y la intersección con la actual calle República del Líbano.

Aquella exuberante obra artística realizada en concreto, nacía contorneada por una hermosa escalinata, cuya belleza era una invitación a recorrerla con el tacto para percibir la suavidad de sus formas.

Sobre esa base se elevaba un rectángulo apoyado sobre su base mas fina, cuyos laterales estaban decorados por tres figuras masculinas a cada lado, representando las distintas labores que se realizaban en la ciudad. En la cara Sur se repetían estas imágenes, que unidas en tamaño más pequeño, terminaban junto a un escudo.

El remate se levantaba sobre una especie de tótem que concluía con un águila en su cima, debajo de la cuál se podía leer la siguiente inscripción sobre una placa en relieve: OLAVARRIA CIUDAD DE TRABAJO.

El Monumento fue inaugurado el 12 de octubre de 1938, siendo por aquel entonces intendente el Dr. Amadeo Grimaldi.

Durante varios años fue el emblema de la ciudad y con seguridad, la obra más destacada que poseía la comunidad olavarriense.

A principios de 1962, el Municipio era dirigido por el Dr. Carlos Víctor Portarrieu. Este había planificado una modernización de la ciudad y en nombre de esa modernidad, arrasó con todo elemento que dividiera en dos las avenidas, para convertirlas en arterias anchas y de tránsito más fluido.

No se salvaron pérgolas, paseos, descansos, plantas, bancos, estatuas y tampoco el Monumento identificatorio de la ciudad, que para febrero de 1964, ya había pasado a ser sólo un recuerdo, y su lugar, cubierto por un flamante y liso asfalto.

Siento que los olavarrienses todavía nos debemos a nosotros mismos la restitución de aquella fascinante creación de Leopoldo Boccazzi que fue el Monumento al Trabajo.

Fuente:

Deja tu comentario