¿Es importante la fecha de caducidad de los productos?


El yogur huele bien y se ve igual que siempre, pero termina en la basura. ¿El arroz vence? ¡Pero si se ve igual que siempre! De todas formas, mejor desecharlo... Esto pasa todos los días en millones de hogares. ¿Y por qué? Porque en el envase figura una fecha de caducidad que ya pasó. Pero el yogur se podría haber comido de todas formas.


A nadie le gusta tirar alimentos a la basura, pero se suele hacer con muchos productos por temor a comer algo en mal estado. Sin embargo, los especialistas apuntan que la fecha de caducidad no es lo mismo que la fecha de vencimiento. Sin embargo, casi nadie lo sabe, por lo que hay toneladas de alimentos que terminan todos los días en la bolsa de residuos.


La fecha de caducidad indica hasta cuándo un alimento abierto mantiene sus propiedades específicas si se lo conserva de forma adecuada. Es decir, hasta cuándo el color, el aroma, el gusto y los valores nutricionales son los mismos que cuando se lo compró.


La fecha de caducidad es responsabilidad de las empresas y la calculan con cierto margen. Por eso, muchos alimentos aún se pueden consumir aunque ésta haya vencido. Sin embargo, algunos alimentos, como el pollo o el pescado frescos, o la carne picada, tienen fecha de vencimiento, y no hay que confundirla con la fecha de caducidad. Los productos que tienen fecha de vencimiento pueden desarrollar rápidamente bacterias una vez que vencieron, por lo que no hay que comerlos.


¿Pero cuánto duran los alimentos? La leche, si está sin abrir, se puede consumir hasta tres días después de su fecha de caducidad. Los huevos pueden usarse hasta dos semanas después, aunque sólo deberían emplearse cocidos o para repostería y no consumirse crudos. La harina, el arroz y los fideos se pueden usar hasta varios meses después de la fecha de caducidad si estuvieron almacenados en un lugar seco.


Los productos lácteos vencidos se reconocen por el mal olor. Los hongos indican que el pan no se puede comer más. Incluso hay que tirar el pan aunque sólo tenga moho una parte. Si se consume pan con moho, se pueden sufrir molestias gastrointestinales, con vómitos incluidos.


Algunos tipos de quesos, como el roquefort, presentan hongos porque forman parte de su maduración. Pero si aparecen en el queso hongos adicionales rojizos, verdosos o grises, hay que tirarlo. Lo mismo rige para las manzanas en mal estado.




Fuente:

Deja tu comentario

banner loma
empresas

Las más Leídas en Infoeme